Contáctenos  


home :: Notas :: CIRUGÍA PERINATAL | Las intervenciones dentro y fuera del útero

CIRUGÍA PERINATAL | Las intervenciones dentro y fuera del útero
Buenos Aires, Jueves, 05 junio a las 15:59:41

Hay enfermedades que padecen los bebés durante la gestación que no pueden ser tratadas después del parto y otras que requieren llevarse a cabo a un recién nacido. Aún consideradas especialidades relativamente nuevas, la cirugía fetal se practica desde 1981, y abarca un grupo específico de patologías y la cirugía neonatal ha crecido hasta lograr ser mínimamente invasiva. Dos opciones, siempre un acto de amor y compromiso.


La diferencia fundamental entre la cirugía fetal y la cirugía neonatal es que en la primera el cirujano debe operar sobre un feto, aún en el útero y la cirugía neonatal se lleva a cabo una vez que el bebé está fuera del útero. Para realizar una cirugía fetal y poner en riesgo a la mamá y al bebé debe tratarse de una enfermedad donde esté en juego la vida del feto.
Estrechamente ligada al intenso avance de los métodos diagnósticos, la cirugía fetal permite por primera vez considerar al bebé en gestación como un paciente, indefectiblemente ligado a su madre pero tenido en cuenta como individuo.
“En los casos en que se decide llevar a cabo una cirugía fetal, el equipo médico carga con una enorme responsabilidad porque se trata a la madre y al bebé de forma simultánea y para salvar la vida de un feto con una malformación invariablemente se pone en riesgo a su madre que se encuentra sana. No todas las patologías que se presentan en un feto requieren una cirugía fetal, sólo aquellas en que si no lo operan el feto puede morir. Por otro lado, en el caso inverso, una madre embarazada que requiere tratamiento quirúrgico por una enfermedad, es igual, invariablemente ponemos en riesgo a su hijo que está sano”, sostiene el Dr. Marcelo Martínez Ferro, Médico especialista en Cirugía Infantil, Jefe del Departamento de Cirugía del Hospital Privado de Niños y Co-Director del Centro de Diagnóstico y Cirugía Fetal del CEMIC.
Anteriormente, la imposibilidad de estudiar al feto no le permitía ocupar el centro de la escena de la investigación. Si bien la mayor parte de las patologías se tratan mejor post parto, el desarrollo de este tipo de cirugías parte de la realidad de que, muchas veces, la patología no permite esperar a que el bebé nazca porque está en juego su vida o su desarrollo. Hoy las indicaciones para este tipo de cirugía son muy puntuales:

* Procedimientos que deben hacerse bajo ecografía por punción
* Procedimientos que deben hacerse por fetoscopía
* Procedimientos abiertos en los que debe abrirse el útero, operar al feto fuera del útero y volver a ubicarlo y cerrarlo
* Procedimiento EXIT (se opera al feto fuera del útero, antes de cortar el cordón)

Hay que calcular que las cirugías fetales son muy poco frecuentes. Aproximadamente una de cada cien consultas que llegan derivadas requieren tratamiento prenatal. Es utilizada fundamentalmente para la corrección quirúrgica de algunas malformaciones congénitas durante la gestación- una pequeña cantidad de malformaciones congénitas (hernias diafragmáticas, ciertas malformaciones pulmonares, obstrucciones del tracto urinario, mielomeningocele, principalmente) pueden ser corregidas mediante este tipo de intervenciones y, de no ser tratadas amenazan las vidas de los bebés incluso antes del parto, o se constituyen en un manifiesto riesgo de causar discapacidades severas luego del nacimiento. Pero estas patologías no son de lo más frecuentes, se calcula que 1 de cada 2000 recién nacidos padecen mielomeningocele o hernia diafragmática, por ejemplo.

Según el Dr. Martínez Ferro, “existen cuatro tipos de procedimientos quirúrgicos fetales:
* La punción bajo ecografía.
* Procedimientos fetoscópicos (los médicos ingresamos con una fibra óptica dentro del útero).
* Procedimientos abiertos (en los que se abre el útero para realizar la operación).
* Procedimientos intraparto (consiste en operar mientras el bebé está naciendo, ya fuera del útero, antes de cortar el cordón umbilical).

Las patologías que pueden resolverse mediante cirugía fetal son aquellas que son consideradas operables y pueden salvar la vida del feto. No pondríamos en riesgo a una mamá si podemos operar al bebé recién nacido. Por ejemplo, un labio leporino no debe operarse intraútero porque no corre riesgo la vida del feto. Para que podamos tener una idea, de cada 100 consultas que llegan a un centro médico, sólo una requiere cirugía fetal”.

“El desafío mayor de la cirugía fetal es la selección de los casos en que se requiere recurrir a ella, para ello existen índices predictores, y en esto juega también un rol fundamental el diagnóstico prenatal. Creo que también es importante remarcar que la cantidad de bebés que presentan defectos congénitos –una de las causas principales de mortalidad infantil en nuestro país- es mucho mayor que aquellos que pueden beneficiarse de una cirugía fetal. El mayor de los beneficios del diagnóstico temprano es preparar a médicos y papás para el momento del parto.”, sostiene el Dr. Martínez Ferro.


Cirugía neonatal

En caso de que el riesgo que implica una operación antes del nacimiento sean mayores a lo esperado o si la patología es factible de resolver realizando la operación al recién nacido, los médicos recomiendan esperar y operar a los recién nacidos. Esta cirugía es denominada neonatal.

“Cualquier bebé que nazca con una malformación congénita en cualquiera de sus órganos es pasible de una cirugía neonatal. En algunos casos es imperioso operar al bebé dentro del mes de vida para que ese bebé sobreviva. Al hablar de cirugía neonatal nos referimos a bebés operados antes del mes de vida.
Las cirugías pueden ser tanto en el tórax como en el abdomen. Algunas malformaciones que requieren cirugía de tórax son:

• Malformaciones esofágicas
• Resecciones pulmonares
• Anomalías diafragmáticas
• Enfermedades pleurales
• Duplicaciones
• División de ductus
• Aortopexia

Otro grupo requiere operaciones en el abdomen, como:

• Anomalías diafragmáticas
• Malformaciones duodenales
• Atresia de vías biliares
•  Intestinal (Atresias, duplicaciones)
•  Tumores retroperitoneales
•  Malformaciones anorectales
•  Agangleonosis intestinal
•  Malrotación intestinal
•  Quistes y tumores ováricos
•  Malformaciones urológicas

“Lo más novedoso en cirugía neonatal es que hoy uno puede operar a los bebés de manera mínimamente invasiva. Esa es la gran novedad, se puede operar sin dejar ni siquiera una marquita pero no todas las patologías pueden ser operadas de esta forma. No hay un chico igual a otro. Las malformaciones del pulmón, la hernia diafragmática, la atresia esofágica, la cirugía del hígado, entre otras, pueden ser operadas de esta forma. Por la hernia diafragmática congénita, por ejemplo, acá en la Argentina se mueren la mitad de los chicos. Se utiliza una fibra óptica, una especie de cámara de televisión, logrando así que la incisión sea muchísimo más pequeña y no deje marcas en el cuerpo del bebé o del niño”, sostiene el Dr. Ferro. Y continúa “Es una forma segura, posible, que permite buenos resultados”.
El especialista hace hincapié en la necesidad de padres y de médicos de ocuparse de estas patologías. “Muchas veces hay diagnósticos prenatales que permiten la derivación al especialista en cirugía neonatal y preparar a los papás. Si un ecografista de rutina detecta algo, lo deriva a un ecografista especialista en malformaciones y este último, mediante un scan detallado que permite registrar todas las malformaciones, da aviso a un cirujano o idealmente, derivarlo a un grupo de diagnóstico prenatal. Donde haya alguien que pueda realizar un estudio genético, donde haya alguien que pueda contener psicológicamente a los papás, donde haya un team preparado. Debe ser un centro de alta complejidad”, dice.
“Dentro o fuera del útero, la lucha de esos padres por salvar la vida de su hijo, a veces incluso poniendo en riesgo la propia, es uno de los actos de amor más grandes. Y los médicos a veces tenemos la responsabilidad de llevarlo a cabo. Es una pasión y un compromiso”, concluye.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible