Contáctenos  


home :: Notas :: Cirugía de la obesidad: cuando las dietas no alcanzan

Cirugía de la obesidad: cuando las dietas no alcanzan
Buenos Aires, Viernes, 04 marzo a las 09:33:59

La obesidad es epidemia en el mundo y la Argentina no es excepción. Se entiende por obesidad el aumento excesivo de peso debido una enorme acumulación de grasa en nuestro organismo y la causa principal, según los especialistas, es la mala alimentación y el sedentarismo. En el hombre y en la mujer esa grasa se acumula generalmente en zonas diferentes. Es común que en los hombres se acumule en la zona del abdomen, dando la imagen de una manzana, y en las mujeres, se acumula principalmente en los glúteos, caderas y muslos tomando la forma de una pera.


Se calcula que existe alrededor de un 68% de la población estadounidense, por ejemplo, que tiene sobrepeso y un 31% de obesidad. Sin embargo, es importante destacar que la obesidad tiene distintas categorías. Dichas categorías varían según el índice de masa corporal (IMC), un parámetro que surge de dividir el peso por la talla en m2. Cuando el índice es menor de 25 se considera normal, más de 30 es obesidad y por encima de 35 puede indicarse la cirugía.

Cuando el IMC es mayor a 30 ya existe “Obesidad”.

Esto es, entre 30 y 35 se considera obesidad moderada, entre 35 y 39,99 se considera obesidad severa, entre 40 y 49,99 se considera obesidad mórbida, entre 50 y 59,99 se considera superobesidad, entre 60 y 65,99 se considera supersuperobesidad y más de 66 triple obesidad.

Se llama obesidad mórbida, entonces, a aquella obesidad que genera enfermedad, a aquella que acarrea problemas médicos, físicos, psicológicos, sociales o económicos. El aumento excesivo de peso genera problemas cardiovasculares, en las articulaciones, respiratorios, del metabolismo, anormalidades reproductivas e incluso, aumentan las posibilidades de algunos tipos de cáncer. Pero además, produce en muchos casos depresión y aislamiento e implica limitaciones para higienizarse, para seleccionar ropa, para caminar y subir escaleras y, a veces, discriminación social.

“Inicialmente, el tratamiento de la obesidad se realiza mediante un programa integrado por dieta, actividad física, medicamentos y apoyo psicológico. Sin embargo, este tipo de tratamientos convencionales no son de utilidad para el tratamiento de la obesidad mórbida ya que, como máximo, consiguen el 10% de la pérdida de peso pero el 98% aumenta de peso a los cinco años hasta pesar igual o más que al inicio. El tratamiento quirúrgico de la obesidad extrema es aceptado y realizado en la mayoría de los departamentos académicos de cirugía de EE.UU. y del resto del mundo, y es el único método que mantiene el descenso de peso a largo plazo, mejorando las enfermedades asociadas, la calidad de vida y el aspecto psicosocial”, explica el Dr. Carlos A. Casalnuovo, Presidente de la Sociedad Argentina de Cirugía de la Obesidad (SACO).

En Argentina, el Dr. Casalnuovo y su equipo lo realizan desde 1988 y, utilizando la técnica laparoscópica que no hace necesario abrir el abdomen reduciendo el riesgo, el tiempo de internación y el postoperatorio, desde 1994.
Ahora bien, este tipo de cirugía de la obesidad o bariátrica se recomienda a pacientes que tienen obesidad clase II y III, es decir que tienen IMC de entre 35 y 40 con enfermedades asociadas o factores comórbidos; ó mas de 40 por más de 5 años, aún sin estos factores pero que han fracasado con tratamientos médicos previos. “Para que el paciente sea factible de operar no debe presentar causas endocrinas, deben tener un riesgo quirúrgico aceptable y no padecer de alcoholismo crónico, drogadicción, trastornos psicológicos severos o algún tipo de cáncer no controlado”, explica el Dr. Casalnuovo.

La cirugía de la obesidad, actualmente, se resume en tres técnicas diferentes. La primera y la más utilizada por ser de mayor sencillez es la Banda Gástrica Ajustable, la operación es bajo anestesia general, dura aproximadamente 2 horas, el alta se obtiene generalmente a las 24hs y no requiere, en primera instancia, la ingesta de ningún tipo de suplemento ni altera el camino de la comida.



Banda Gástrica Ajustable


“Esta técnica consiste en colocar por vía laparoscópica una banda gástrica ajustable que actúa como un cinturón alrededor del estómago reduciendo así su capacidad y formando un pequeño nuevo estómago con una pequeña salida al resto del estómago que se llenará mucho más rápidamente y con menor cantidad de comida. La reducción de peso se produce por menor cantidad de ingesta por eso se la llama restrictiva. Los ajustes de la banda no requieren nuevas operaciones ya que durante la laparoscopía se coloca una válvula debajo de la piel del abdomen que permite ajustar la banda con una pequeña aguja (menor a 1 mm)”, sostiene Casalnuovo.

Otra técnica es la del by-pass gástrico o derivación gástrica. En este caso, el descenso de peso se debe a una disminución en la absorción de grasas, a una hormona y a la intolerancia de la ingesta de dulces; además de la restricción de la comida al ingerir. La técnica consiste en crear un pequeño reservorio gástrico superior que lo une al intestino delgado, excluyendo el resto del estómago y alterando el camino de la comida.



By-pass


Y la tercera técnica es llamada Diversión Biliopancreática y en este caso, el descenso de peso se debe, mayormente, a la disminución en la absorción de grasas. Consiste en reducir la capacidad del estómago para disminuir la ingesta y se realiza una separación del intestino delgado en 2 partes, una se une al estómago para transportar los alimentos y la otra transporta sólo los jugos pancreático e intestinal proximal para luego unirse ambas en la parte terminal del intestino, juntándose los alimentos con los jugos digestivos y reduciéndose la absorción de grasas. Esta última técnica requiere que el paciente ingiera suplementos de por vida ya que así como se disminuye la absorción de grasas reduce también la incorporación de minerales, vitaminas, proteínas, etc.

“Todas las intervenciones para adelgazar tienen riesgo, pero el de la Banda Gástrica (BG) es mínimo, pueden existir complicaciones no graves, no se altera la anatomía ni la fisiología del estómago o intestino y prácticamente no hay mortalidad. Con la Banda Gástrica Ajustable Laparoscópica en nuestra serie se obtiene un buen resultado general en el 70% de los pacientes, con un descenso de peso mayor al 50% del exceso de peso. El 30% restante si bien no logra descender más del 50% del exceso de peso, se debe tener en cuenta el mejoramiento de su calidad de vida y muchas enfermedades asociadas. Y éstos son los tres factores a tener también en cuenta a la hora de hablar de una operación exitosa”, expresa el Dr. Casalnuovo.


Diversión Biliopancreática

Para que el tratamiento de la obesidad severa sea exitoso, es necesario entender, por ejemplo, que la operación de banda gástrica, sólo limita la cantidad de los alimentos pero no la calidad. Es necesario un cambio de hábitos o conductas alimentarias con control de la calidad, la frecuencia y la consistencia en la alimentación. Debe lograrse además una armonía psicosocial para mejorar su calidad de vida así como un programa activo de ejercicios físicos. Tanto el manejo de la calidad de la comida como de los ejercicios físicos dependen, en todos los casos, del paciente- con ayuda del equipo médico-. Es por ello que podría hablarse de un programa de cirugía bariátrica en el que participan un equipo multidisciplinario de cirujanos, nutricionistas, endocrinólogos, clínicos, neumonólogos, psicólogos, cirujanos plásticos y reeducadores físicos. Es importante un Grupo de Apoyo para la cirugía bariátrica, con pacientes operados, donde se comunican problemas, se discuten soluciones y se brinda asesoramiento dietético, psicológico y de reeducación física, a fin de afrontar el cambio de estilo de vida que se produce luego de la cirugía. El seguimiento de los pacientes intervenidos debe ser realizado de por vida.

“Es muy importante la seriedad en la información sin cambiar la realidad y sin sobreindicaciones de cirugía. Así surge el concepto de “Centro de Excelencia”, o sea lugares aptos, con grupos de trabajo de especialidades múltiples, con la certificación necesaria y la infraestructura especializada para este tipo de cirugía. Estos conceptos son parte de los fundamentos que emanan de la Sociedad Argentina de Cirugía de la Obesidad (SACO), de la Federación Internacional de Cirugía de la Obesidad (IFSO) y de la Sociedad Americana de Cirugía Bariátrica (ASBS), a fin de que los pacientes reciban una atención y tratamientos óptimos”, concluye el Dr. Casalnuovo.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible