Contáctenos  


home :: Notas :: CRIOPRESERVACIÓN: UNA OPORTUNIDAD A FUTURO

CRIOPRESERVACIÓN: UNA OPORTUNIDAD A FUTURO
Buenos Aires, Viernes, 10 junio a las 09:39:33

La criopreservación consiste en utilizar muy bajas temperaturas para disminuir las funciones vitales de una célula y poder mantenerla en condiciones durante mucho tiempo. Las células se mezclan con soluciones "crioprotectoras" especiales y luego son almacenadas en nitrógeno líquido a -196°C en tanques especiales hasta el momento en que serán utilizadas.


Paternidad o maternidad diferida

La criopreservación de gametas, embriones, tejido ovárico o tejido testicular es una opción posible para paternidad o maternidad diferida.
En el tratamiento del cáncer, por ejemplo, están involucradas una serie de opciones como la cirugía, la radiación y la quimioterapia que pueden producir trastornos de la fertilidad por deterioro. La afectación ovárica tras radioterapia depende de la dosis y de la edad en el momento del tratamiento.
“La técnica de preservación de óvulos en frío es una alternativa válida para aquellos casos en los que la mujer va a ser sometida a tratamientos que van a afectar el funcionamiento del ovario, que  no tiene pareja y se puede recurrir a la estimulación de los ovarios para obtener los óvulos y criopreservarlos. También es una alternativa válida para aquellos casos de mujeres jóvenes fundamentalmente que por decisión propia o por distintas circunstancias van a ver dilatada la búsqueda de su embarazo y de alguna forma quieren preservar esa eventual fertilidad futura preservando en frío los óvulos. Esta preservación en frío de óvulos ha sido mejorada en los últimos años y al día de hoy, si bien los resultados son menores que ciropreservando embriones en cuanto a su efectividad, es una alternativa posible. Es preferible que la mujer tenga menos de 35 años ya que después la calidad y la cantidad de óvulos que se obtienen mediante la estimulación disminuye drásticamente reduciendo las chances”, expresa el Dr. Pasqualini.
Este procedimiento de preservación en frío permite también al varón conservar su semen en caso de que por estar desplazándose constantemente su presencia no coincide con los períodos fértiles de la pareja o que vaya a ser sometido a vasectomía, cirugía prostática, cirugía testicular, quimioterapia o radioterapia.
“El semen a diferencia del óvulo cuya preservación en frío es menos frecuente y menos efectiva, puede ser congelado y  mantenerlo de esa forma. Para ello existen los bancos. Los bancos de semen son frecuentes, a diferencia de los óvulos que se utilizan cuando se recurre a la ovodonación que son preferentemente frescos, es decir, sin haberlos congelado porque al preservarlos en frío pueden perder su viabilidad”, dice Pasqualini.
En el caso de los espermatozoides, la técnica para su conservación es simple ya que se obtienen por eyaculación, punción de epidídimo o biopsia testicular, y tiene muy buenos resultados.
No un hay tiempo determinado para almacenar los espermatozoides o los óvulos y la tasa de sobrevida luego de descongelado dependerá fundamentalmente de aquello que se preservó, pueden mantenerse congelados muchos años, ya que la temperatura de -196°C hace que la actividad molecular, si bien no es cero absoluto en esa temperatura sea prácticamente nula y, por lo tanto, no se vean afectados en el tiempo que lleven criopreservados.
Antes del almacenamiento de las muestras se realizan estudios para descartar enfermedades infecciosas ya que en el tanque de nitrógeno puede difundirse el virus de la Hepatitis C, el virus del HIV y podría eventualmente contaminar las demás muestras. Es importante  entonces, que todas las muestras que se criopreservan sean sometidas a estos estudios.

Preservación de tejido ovárico

La preservación de tejido ovárico es una alternativa para aquellos casos de pacientes que van a perder su función ovárica y que no reúnen las condiciones para criopreservar embriones ya sea porque el apremio para comenzar la quimioterapia hace que no se pueda esperar el tiempo que se requiere para la estimulación y la obtención de óvulos y embriones o porque, muchas veces, la situación del paciente que quizás lleva un tumor hormonodependiente hace que esa estimulación ovárica con el consiguiente aumento de estrógenos pueda ser perjudicial para su proceso oncológico. 
El director médico de Halitus Instituto Médico, el Dr. Sergio Pasqualini, señala: “La técnica de congelamiento de tejido ovárico permitirá resguardar un ovario para ser utilizado posteriormente en aquellas mujeres que por la necesidad de algún tratamiento se pueden afectar sus ovarios y desean tener hijos propios. También sirve en las que priorizan su carrera profesional y postergan su maternidad hasta tener más de treinta años, cuando su fertilidad ha empezado a declinar. Esta técnica permite intentar un embarazo futuro”.
La preservación de tejido ovárico consiste en tomar pequeñas muestras de la corteza ovárica que contiene gran concentración de folículos inmaduros que son más resistentes a todo el procedimiento de congelamiento y descongelamiento que aquellos más desarrollados. La técnica consiste en extraer un ovario por laparoscopía y luego se lo criopreserva. Se procesa el ovario y se congela en tanques de nitrógeno líquido a menos 196 grados centígrados donde puede permanecer sin límite de tiempo. “Cuando la mujer decide tener un bebé, entonces se descongelaría su tejido ovárico, se estimularían los óvulos In Vitro y luego se realizaría la fecundación”, explica el Dr. Pasqualini.

Preservación de tejido testicular

Lo mismo ocurre con el tejido testicular, si bien es diferente, ya que todavía nadie en el mundo ha logrado poner a punto la maduración In Vitro de esos óvulos bien inmaduros criopreservados en el tejido ovárico. “De todas formas uno preserva en frío ese tejido ovárico con la expectativa de que se descubra cómo madurarlos y así poder utilizarlos. Del tejido testicular se pueden obtener los espermatozoides perfectamente al descongelarlo y ser utilizados salvo en aquellos casos de chicos pre púberes que uno va a obtener tejido testicular con inmadurez porque no ha llegado a su pubertad. De cualquier forma, se está trabajando con resultados interesantes en el autotrasplante de ese tejido ovárico a futuro y también de la maduración In Vitro de ese tejido testicular inmaduro para que pueda lograrse satisfactoriamente en algún momento”, manifiesta el Dr. Pasqualini.
El congelamiento de tejidos y células permite conservar sus características y estructura aún luego del descongelamiento. Sin embargo, la preservación en frío de gametos tiene menos posibilidades que la de embriones.

Informarse es tener más oportunidades

En Halitus logramos los primeros bebés del país que nacieron a partir de embriones congelados en 1991. “La criopreservación para maternidad o paternidad diferida debe ser difundida y recomendada  para que aquellos pacientes que tengan un proceso oncológico o alguna enfermedad que haga que su medicación o la misma enfermedad amenacen su fertilidad puedan tener la posibilidad de la preservación en frío para que el deseo de tener un hijo a futuro sea una realidad. Y si en su momento no preservaron  en frío las gametas o los embriones o el tejido no van a poder cumplir su sueño. No decirle al paciente que existe esta posibilidad, es quitarle oportunidades y cada persona debe consultar con su médico particular para asesorarse sobre lo que se puede hacer”, sostiene Pasqualini.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible