Contáctenos  


home :: Notas :: El uso del DIU: ventajas y desventajas de un método conocido

El uso del DIU: ventajas y desventajas de un método conocido
Buenos Aires, Martes, 26 julio a las 12:17:38

El DIU, o dispositivo intrauterino es un dispositivo de control natal cuya forma más frecuente es de T o de herradura que debe ser colocado en el útero de la mujer por un profesional médico y funciona cambiando el ambiente del canal intrauterino. En general, presenta algunas ventajas: es entre 96 y 98% eficaz como método para evitar el embarazo, no interfiere en el acto sexual, sólo requiere reposición cada 3 a 5 años y, luego de quitarlo, las mujeres, en general, no tienen mayores dificultades para lograr el embarazo.



¿Cómo es? ¿Para quién está indicado el DIU?

Generalmente, el DIU es de plástico y posee un cordón que permite su colocación y su extracción. Los más utilizados son los dispositivos intrauterinos con cobre y con Progesterona. El primero, inventado por el Dr. Jaime Zipper en los años ’60, habitualmente tiene forma de herradura y viene en dos tamaños, uno estándar para las mujeres que ya han tenido hijos y uno corto para aquellas mujeres que aún no han sido madres. El segundo tiene forma de T rodeada por un cilindro que libera la hormona (Levonorgestrel) a dosis muy bajas sólo dentro de la cavidad uterina y se presenta en un único tamaño. Su mecanismo de acción depende principalmente de la acción directa del progestágeno sobre el endometrio, provee un efecto local con bajo nivel sistémico de progestágenos a lo largo de varios años y la función ovárica se ve muy poco afectada tras el uso prolongado.
El DIU puede ser utilizado prácticamente en cualquier mujer con necesidad de anticoncepción, aunque es principalmente recomendado para mujeres que han estado embarazadas, ya que la inserción es más fácil en ellas. Es el médico quien finalmente decidirá si la mujer puede utilizar este método. “Normalmente intentamos evitar colocar un dispositivo intrauterino de cualquier tipo en mujeres que no han sido madres aún porque hay mayor cantidad de casos de rechazo que en casos de mujeres que ya han sido madres. Es una evaluación que debe realizar el médico según el caso porque, si bien es poco probable que se salga o se expulse, el rechazo puede generar una infección que podría afectar la fertilidad futura de esa mujer”, explica el , Director de Halitus Instituto Médico.

Colocación y efectividad

Puede ser colocado durante el período menstrual o, si la mujer ya poseía un DIU y es momento de cambiarlo, en cualquier momento del ciclo. Si se coloca en una mujer que tuvo un bebé, se espera hasta 6 semanas luego del momento del parto. Una vez colocado, el DIU que contiene alambre de cobre generalmente tiene efecto de entre 2 a 5 años pero puede permanecer en el útero hasta 10 años y aquel que posee hormona, hasta 5 años. “De todas formas siempre es recomendable luego de la colocación de un dispositivo intrauterino, realizar un control ecográfico para asegurarse de que el DIU quedó bien ubicado y no fue movido por las contracciones normales que su colocación genera en el útero. En todos los casos, además, se recomienda realizar un examen pélvico y estar atentos a la posibilidad de que la mujer lo expulse espontáneamente. Un aumento inusual de la cantidad de sangrado durante el período menstrual puede ser una señal de alerta y deben utilizarse otros métodos anticonceptivos hasta la consulta médica. Además, pasado el tiempo correspondiente, siempre es conveniente cambiar el dispositivo que por el paso del tiempo va perdiendo efectividad, ya sea por desgaste del cobre o porque se acaba la hormona presente en el DIU”, sostiene el Dr. Pasqualini.

¿Cómo funciona el DIU?

En cualquiera de los dos casos, con Progesterona o con cobre, el DIU es muy efectivo y su efecto es inmediatamente reversible. En el caso de aquel con Progesterona funciona provocando efectos a nivel local, liberando levonorgestrel (hormona sintética femenina).
Si bien su principal indicación es la anticoncepción, también se utiliza para detener sangrados intensos que no responden a otros tratamientos y como complemento en la terapia hormonal de reemplazo para la mujer menopáusica. Como anticonceptivo, espesa el moco cervical dificultándole el paso a los espermatozoides, disminuye el crecimiento mensual del endometrio, el levonorgestrel logra una significativa reducción del sangrado menstrual con el consiguiente aumento de los niveles de hemoglobina y las reservas corporales totales de hierro al provocar un período menstrual más breve, y no interfiere en la función ovárica. Además puede disminuir la dismenorrea (dolor menstrual), el síntoma más frecuentemente referido por las mujeres que padecen endometriosis, e hipermenorrea (aumento de pérdidas menstruales) y previene enfermedades endometriales. Está comprobado que la inserción del sistema intrauterino liberador de levonorgestrel luego de efectuar una cirugía laparoscópica para el tratamiento de la endometriosis sintomática reduce el riesgo de recurrencia a mediano plazo de la dismenorrea moderada o intensa por efecto de la progesterona a nivel local. “La menorragia idiopática o menstruación abundante es una de las patologías ginecológicas más frecuentes; las mujeres que la padecen presentan anemia, entre otras patologías físicas y mentales. Cuando el tratamiento médico falla se presenta la opción quirúrgica, que abarca desde el raspado uterino terapéutico y la ablación endometrial a la histerectomía”, sostiene el Dr. Pasqualini.
Aquel dispositivo que contiene levonorgestrel reduce la cantidad de sangrado y calambres durante la menstruación. Además, previene la hiperplasia endometrial en la terapia de reemplazo estrogénico, es decir, nivela las cantidades de estrógenos que se sugiere para tratamiento de la menopausia con la progesterona que se aplica a nivel local. También puede ser utilizado durante la lactancia ya que no tiene ningún tipo de incidencia sobre la leche materna porque el efecto es local y a nivel sanguíneo es mínimo.

Contraindicaciones y recaudos

“Sin embargo, este método tiene también algunas contraindicaciones. No debe utilizarse si la mujer padece cáncer del útero o del cuello del útero, si presenta sangrado vaginal sin explicación alguna, si tiene o tuvo enfermedad pélvica inflamatoria, si tiene infección urinaria o del cervix, si la mujer presenta anomalías del útero o miomas que lo deforman, o ante la sospecha de embarazo. Además, debe tenerse en cuenta que no debe usarse un DIU de cobre si tiene alergia al cobre u otros metales. Los efectos anticonceptivos de cada método y aquellos efectos terapéuticos del dispositivo con levonorgestrel son importantes para mejorar la salud reproductiva, pero requieren siempre una evaluación del caso y una decisión médico - paciente teniendo en cuenta la situación de cada mujer en particular”, concluye el Dr. Pasqualini.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible