Contáctenos  


home :: Notas :: TROMBOFILIA: cuando la sangre es responsable

TROMBOFILIA: cuando la sangre es responsable
Buenos Aires, Martes, 06 diciembre a las 11:54:22

El Primer Simposio Internacional sobre “Avances en la investigación básica y clínica de aspectos genéticos, inmunológicos y hematológicos de la reproducción” organizado por Halitus Instituto Médico en noviembre último se llevó a cabo con varios invitados extranjeros como el Dr. Benjamin Brenner, Jefe del Departamento de Hemostasia y Trombosis de Centro Médico Rambam de Haifa, Israel y la Dra. Ana Maria Otero de Montevideo Uruguay. También participaron invitados nacionales como la Dra. Susana Mesenchieser, la Dra. Beatriz Grand, la Dra. Mónica Harraca y la Dra. Adriana Sarto, jefa del Departamento de Hematología de la Reproducción de Halitus Instituto Médico,  se reunieron para tratar los avances en hematología en "Trombofilia y Complicaciones Gestacionales".
El Dr. Benjamin Brenner tuvo a su cargo dos de las conferencias. Durante la primera trató la relación de las trombofilias con las complicaciones gestacionales y expuso su experiencia diagnóstica en estas patologías. Mencionó que él justifica un estudio completo de trombofilia en aquellas pacientes que presentan antecedentes de tales complicaciones. Presentó los resultados de un estudio colaborativo multicéntrico que él mismo dirigió en Israel (estudio LIVE-ENOX) en el cual se trataron 180 mujeres con antecedentes de pérdidas de embarazo y trombofilia con medicación antitrombótica (HBPM) en dos dosis diferentes. Se obtuvo una tasa de nacidos vivos en ambos grupos del 80%.
Según Brenner, “la trombofilia es la tendencia a la hipercoagulabilidad y durante los últimos 10 años ha crecido el interés sobre este terreno dado que si bien en el pasado la trombofilia se asociaba con trombosis venosa, esto es, lo más frecuente son coágulos en los miembros inferiores, hoy se conoce mucho más sobre la relación de la trombofilia con complicaciones durante el embarazo con abortos recurrentes, muerte fetal intrauterina, hipertensión severa, preeclampsia y también con retardo del crecimiento intrauterino. Todas estas complicaciones están ahora asociadas con la coagulación sanguínea, con la trombofilia.”
“Hay que entender que la trombofilia no es una enfermedad”, dice la Dra. Sarto, “es un desorden de la coagulación que es frecuente. En términos generales la trombofilia afecta al 10% de la población mundial, hay lugares como Israel donde la prevalencia es un poco más alta. En Argentina no hay estadísticas locales importantes.”
Desde 1996 diferentes estudios e investigaciones han demostrado que la trombofilia, desorden padecido por cerca del 10% de la población femenina en edad fértil, puede ser la causante de abortos recurrentes y problemas de implantación.


¿Quién puede tener trombofilia?

“Cuando uno toma una población de riesgo determinada como por ejemplo las mujeres que tienen abortos repetidos inexplicables donde se han descartado otras causas, en realidad el 60% de esas mujeres con aborto repetido inexplicable tiene trombofilia”, agrega la Dra. Sarto.
“La trombofilia es muy común”, aseguró Brenner, “cerca de 1 de cada 5 personas en mi país, en Israel, sufren de trombofilia y esto aumenta el riesgo de formación de coágulos sanguíneos entre tres a cinco veces. Hemos descubierto que en mujeres que presentan abortos recurrentes o pérdidas tardías del embarazo, dos tercios, es decir el 66% padecen de trombofilia. Luego de este descubrimiento, hemos realizado un estudio multicéntrico en doce centros médicos israelíes, donde se utilizó un anticoagulante llamado Heparina de bajo peso molecular o Clexane, que en estas mujeres es aplicado mediante inyecciones a lo largo del embarazo, una o dos inyecciones diarias y esto diluye la sangre materna y así se puede llegar a  término con el embarazo y lograr un buen índice de nacidos vivos con un peso de 3kgs en alrededor del 80 al 85% de los casos.”
En Halitus Instituto Médico se han obtenido resultados similares con los cual el equipo de la Dra. Sarto y del Dr. Pasqualini ha hecho un aporte invaluable al área no sólo para la población sudamericana sino a nivel mundial. La Dra. Adriana Sarto, jefa del Departamento de Hematología de Halitus Instituto Médico expuso los resultados terapéuticos de ese estudio colaborativo realizado en Halitus que consistió en tratar 600 embarazos de mujeres con antecedentes de aborto recurrente (preclínicos y/o clínicos) con Heparina de Bajo Peso Molecular en esquema preconcepcional y gestacional, logrando una tasa de nacidos vivos del 85%. “Este primer trabajo demostró que el tratamiento con anticoagulante es fundamental”, explica la Dra. Sarto, “Hay que considerar que desde un primer momento cuando se empezó a relacionar la trombofilia con las pérdidas de embarazo, se hablaba de las pérdidas de embarazo clínicas, es decir, cuando ya puede verse un embrión en la ecografía. En el instituto hace casi 10 años comenzamos a ver que estas pérdidas muchas veces se relacionaban con abortos preclínicos, muy tempranitos y no se llegaban a ver en la ecografía, esto nos hizo adaptar los esquemas que se estaban utilizando en el mundo a un esquema preconcepcional de tratamiento y acompañando la búsqueda del embarazo con el uso de anticoagulante tanto en los tratamientos de Fertilización in Vitro como las mujeres que buscaban naturalmente. Esto dio como resultado la comprobación de que también en estos casos esta terapia previene los abortos preclínicos.”
La Dra. Susana Meschengieser, jefa del Departamento de Hemostasia y Trombosis del IIHEMA de la Academia Nacional de Medicina,  expuso la experiencia diagnóstica y terapéutica con la que cuentan en dicha Institución. Y la Dra. Beatriz Grand comentó su experiencia en el tema con resultados semejantes y los motivos de consulta más frecuentes en el Hospital Fernández, Institución con la cual colabora.

¿Qué depara el futuro?

El Dr. Brenner se refirió además a los avances por venir y a las investigaciones en curso. “En este momento estamos estudiando la posibilidad de que esta trombofilia esté asociada también con fallas de implantación y problemas de infertilidad en mujeres que no logran concebir. Este es el foco de las nuevas investigaciones de nuestro grupo y también del grupo aquí en Buenos Aires. Realmente espero que con estos resultados preliminares que hemos obtenido en el área podamos mejorar los resultados a nivel mundial.”
“También nosotros en el instituto investigamos si esta terapia anticoagulante podía mejorar la probabilidad de embarazo en mujeres con fallas reiteradas de implantación en fertilización in Vitro portadoras de trombofilias. En eso estamos trabajando y en Israel también recién ahora están comenzando con esta línea de investigación”, concluyó la Dra. Sarto.
En la mesa de discusión general, a la que además asistió la Dra. Mónica Harraca de la ciudad de Rosario, los especialistas se pusieron de acuerdo en algunos puntos. Es necesario realizar estudios de trombofilia en mujeres con antecedentes de abortos recurrentes o complicaciones vasculares tardías y plantear entonces terapia antitrombótica con Heparina de Bajo Peso Molecular como prevención en futuros embarazos. Y además, es fundamental realizar un seguimiento con doppler obstétrico a partir de la semana 22 del embarazo y que el tratamiento y control se lleve a cabo por un equipo multidisciplinario. Quedaron algunos puntos sin concensuar relacionados con la dosis de heparina a utilizar y la necesidad y el método para monitorear dicha dosis.

La muerte de Cristo

Otro de los temas que apasiona a este científico es la muerte de Jesús, es por ello que expone su teoría y la sustenta.
“Recientemente he publicado una tesis en la edición de septiembre ultimo del Diario de trombosis y hemostasis cuyo título era ‘¿Cristo murió de una embolia pulmonar?’. La razón para elaborar esa posibilidad es la noción regularmente establecida en el público es que durante la crucifixión la causa de muerte fue la pérdida de sangre y eso queda a la vista cuando observamos las pinturas o esculturas. Sin embargo, a lo largo  de los años varios diarios de medicina han intentado dar cuenta de las razones de la muerte de Cristo. La última teoría fue publicada en el Diario de la Asociación Médica Americana donde se hacía un profundo análisis del Viejo y el Nuevo Testamento y otras fuentes históricas, y donde se sostenía que no se podía dilucidar la razón por la cual Cristo murió.”
El científico expone las razones por las cuales cree que Cristo no murió en la cruz por pérdida de sangre sino por padecer un tromboembolismo pulmonar debido a un conjunto de situaciones que desencadenaron el cuadro. Así lo explica: “Con el conocimiento ganado en los últimos 20 años en el área de trombosis y hemostasia podemos entender que existen varios riesgos trombóticos que pueden desencadenar una embolia pulmonar. Esto es, una formación de coágulos sanguíneos que comienzan en la pierna, luego los coágulos embolizan, se trasladan hasta los pulmones y esto puede darse en una situación de fuerte deshidratación, traumas múltiples y cuando existe inmovilidad. En todas estas situaciones, que tuvieron lugar en el caso de la crucifixión de Cristo ya que debió cargar la pesada cruz sin ingerir agua, estaba traumatizado por la flagelación por parte de los soldados romanos, lo cual podría entenderse como un trauma múltiple, y luego fue clavado a la cruz, ahora entendemos que esto último aumentó la coagulación y luego fue colocado en forma vertical sin posibilidad de mover las piernas, lo cual, hoy se sabe que incrementa la formación de coágulos sanguíneos en las piernas. Incluso hoy sabemos que las personas que realizan largos viajes en avión y no mueven sus piernas pueden padecer de lo que llamamos trombosis del viajero o Síndrome de la clase turista, dada por la inmovilidad durante el vuelo. Esta situación es similar a la de la crucifixión. Realmente, la muerte en la crucifixión fue rápida debido a la embolia, esa fue la causa de muerte en todos los casos de crucifixión.”
Los avances recientes y los últimos descubrimientos podrían dar lugar a esta teoría.
Sin embargo, el Dr. Brenner hizo hincapié en lo importante de brindar a la gente información sobre esta dolencia y sobre las situaciones que aumentarían el riesgo de padecerla.
“Creo que esto debería alertar a la gente sobre la posibilidad de tromboembolismo venoso, una de las mayores causas de muerte, que puede afectar a los jóvenes y que no exige la existencia previa de enfermedades pero si están en situaciones en las que el riesgo aumenta como deshidratación o inmovilidad o durante un procedimiento quirúrgico o si una mujer está bajo terapia hormonal o anticonceptivos, todo ello aumenta el riesgo de trombosis y debemos estar alertas y ahora con las terapias modernas puede prevenirse la embolia pulmonar dándole anticoagulantes para prevenir complicaciones catastróficas”, concluyó el médico. 

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible