Contáctenos  


home :: Notas :: Cuando la incontinencia afecta la vida

Cuando la incontinencia afecta la vida
Buenos Aires, Lunes, 27 marzo a las 12:48:06

Muchas mujeres tienen problemas para controlar a voluntad su necesidad de orinar y la incontinencia urinaria es mucho más frecuente de lo que se cree usualmente. Existen tratamientos simples para resolverla y recuperar la vida cotidiana sin problemas.


Cuando las pérdidas accidentales de orina se repiten con frecuencia se convierte en un trastorno que se conoce con el nombre de incontinencia urinaria, que puede transformarse en un problema incómodo y puede afectar varios aspectos de la vida personal de la paciente. Los problemas del control de la vejiga afectan a cerca de 17 millones de personas de en los Estados Unidos y en nuestro país si bien han aumentado las consultas no hay cifras oficiales del porcentaje de la población afectado por esta dolencia. Puede producirse a partir de partos o infecciones, efectos secundarios de algún medicamento o una infección vaginal o en las vías urinarias, problemas hormonales, por debilidad de los músculos involucrados o incluso por desórdenes neurológicos. El Dr. Sergio Pasqualini, Director de Halitus Instituto Médico explica: “La prevalencia de la incontinencia de orina aumenta con la edad, y afecta en mayor medida a las mujeres que a los hombres. Pero, si bien es más frecuente con la edad, la incontinencia no es normal a ninguna edad y requiere de atención y tratamiento. Los estudios han demostrado que hasta un 50% de las mujeres que padecen incontinencia no lo reportan a su médico.”
Las causas
Puede entonces tener diferentes causas que generan trastornos en la vejiga, el sistema nervioso o la uretra y los músculos próximos a ella. Uno de los errores más frecuentes que se deben evitar es creer que está relacionado con la edad avanzada de la mujer o confundir los síntomas con el prolapso uterino (debilitamiento de suelo pélvico y salida de las paredes vaginales o del útero).

Pero además, existen factores de riesgo que deben ser tenidos en cuenta:
Factores de riesgo
- Obesidad
- Constipación
- Ejercicio de alto impacto
- Problemas pulmonares crónicos.
- Tos crónica
- Tabaquismo
- Depresión
- Embarazo
- Parto Vaginal
- Problemas de movilidad

La orina es producida por los riñones y llega a la vejiga a través de los uréteres, donde se almacena y a través de la uretra sale al exterior del cuerpo. Un anillo especial de músculo llamado esfínter rodea a la uretra. A medida que se llena la vejiga un complejo sistema nervioso mantiene contraído al esfínter mientras el músculo de la vejiga está relajado. Cuando la vejiga llega a cierto nivel, se envía una señal nerviosa al cerebro la cual informa que se esta llenado.
Esto permite que la vejiga se llene sin que se produzca incontinencia de orina, dando lugar a una micción normal. Todos los individuos vacían la vejiga cada 3 a 4 horas durante el día, y se levantan una vez durante la noche. Pero varios son los problemas que pueden dar lugar al mal funcionamiento miccional:
- La vejiga se contrae cuando no lo tiene que hacer. Esta es una de las causas más frecuentes de incontinencia.
- El esfínter no se cierra correctamente o no se mantiene cerrado cuando la persona aumenta la presión (al toser o estornudar) intra abdominal, permitiendo que se escape la orina. Esta es otra de las causas de incontinencia.
- La uretra es obstruida y no permite un adecuado vaciado de la vejiga llevando a la incontinencia por rebosamiento a través de la obstrucción. Es un problema frecuente en los hombres con problemas prostáticos.
Si bien cada individuo puede experimentar los síntomas de una forma diferente, los síntomas más comunes son:
SÍNTOMAS
* Incapacidad para orinar.
* Dolor relacionado con el llenado de la vejiga o dolor relacionado con la micción sin comprobarse infección de la vejiga.
* Debilidad progresiva del chorro urinario con o sin sensación de completo vaciado de la vejiga.
* Aumento de la frecuencia al orinar sin que haya infección de la vejiga.
* Necesidad de alcanzar el baño rápidamente o derrame de orina si no alcanza el baño a tiempo.
* Cambio o anormalidad al orinar relacionados con el sistema nervioso.
* Anormalidades tales como derrame cerebral, lesión de la médula espinal, esclerosis múltiple.
* Derrame de orina que impide las actividades.
* Derrame de orina que comenzó o continuó después de la cirugía.
* Derrame de orina que ocasiona incomodidad social.
* Infecciones frecuentes de la vejiga.
Los síntomas de la incontinencia urinaria pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Las pérdidas de orina pueden ser temporales o crónicas pero cualquiera sea el caso, este es un problema que sólo requiere que la mujer se acerque a un especialista.

Diagnóstico
Se le realizará un examen físico, pruebas clínicas y además, es importante el reconocer el momento y las características de los episodios de incontinencia. Así como también, conocer los antecedentes clínicos de cada persona. Se le pedirá a la paciente que haga un Diario miccional en el cual se anotará la hora y el volumen de cada micción, los episodios de incontinencia y los posibles factores desencadenantes (como la tos o el estornudo). Durante la consulta se hará hincapié en los síntomas relacionados con los episodios de pérdidas de orina para hacer un diagnóstico clínico del tipo de incontinencia. Y además se intentará determinar factores agravantes como algunas comidas o bebidas. Si es necesario se le pedirán estudios complementarios como cultivos de orina, análisis de sangre. Para tratar de determinar si hay alguna causa temporaria o reversible como una infección. Se puede completar el estudio con: una ecografía para ver los riñones y la vejiga, un estudio urodinámico por el cual se miden las presiones de la vejiga durante la fase de llenado y el flujo de orina durante el vaciado, una cistoscopia que se utiliza un tubo muy finito a través de la uretra para observar la vejiga por dentro.
Tipos de incontinencia urinaria

Existen distintos tipos de incontinencia urinaria:
* Incontinencia de urgencia: Este tipo de incontinencia ocurre cuando la vejiga se contrae cuando no debiera. En algunas mujeres mayores estas contracciones son débiles y llevan a incontinencia y a una alteración en el vaciado de la vejiga. Los médicos llaman a esta afección vejiga hiperactiva. La urgencia y la incontinencia pueden ocurrir en respuesta a diversos estímulos, como anticiparse a la micción (como por ejemplo al llegar al hogar y abrir la puerta), la exposición al frío, lavarse las manos. Es el más común de incontinencia en mujeres añosas y generalmente se trata fácilmente con la medicación.
* Incontinencia de esfuerzo: La incontinencia de esfuerzo ocurre cuando los mecanismos de esfínter urinario no llegan a cerrarse ante aumentos en la presión abdominal. Es la pérdida de orina durante el toser, el estornudo, reír, levantar algo pesado o la actividad física, actividades que causan un aumento en la presión del abdomen, que fuerza la orina fuera de la vejiga. Este tipo de incontinencia ocurre casi exclusivamente en mujeres y es causada por una debilidad en los músculos y tejidos que sostienen la pelvis, es decir, los músculos que ayudan a cerrar el esfínter son débiles e inefectivos. En menor medida, este tipo de incontinencia puede ser causada por una deficiencia en el esfínter de la uretra, y esta condición es conocida como deficiencia intrínseca del esfínter.
* Incontinencia mixta: Es la combinación de incontinencia de orina de esfuerzo y de urgencia. Es frecuente en mujeres jóvenes y de edad media.
* Incontinencia por rebosamiento: La incontinencia por rebosamiento ocurre cuando la vejiga falla en vaciarse completamente con la micción ya sea por obstrucción (más común en hombres) o por debilidad del músculo de la vejiga. Esencialmente, la vejiga se sobrellena y los escapes de orina ocurren porque se excede la capacidad máxima de reserva de orina, esto es, sería como el agua que filtra sobre la tapa de una presa porque ha superado su capacidad.

Tratamientos

Existen diferentes tratamientos para revertir este inconveniente y su utilización depende del caso particular de cada paciente teniendo en cuenta su edad, el estadio de la dolencia, la preferencia y la tolerancia de medicamentos del paciente.
El tratamiento puede ir desde la toma de medicamentos y las técnicas de comportamiento y ejercicios pélvicos hasta la cirugía. El tratamiento va a depender en el tipo y la causa presumible de la incontinencia. En todos los casos el tratamiento va a comenzar con el menos invasivo como cambios en el estilo de vida. A medida que se requiera se realizarán los tratamientos con drogas o con cirugía. Una de las opciones es el entrenamiento vesical que puede mejorar la incontinencia de urgencia y de esfuerzo. Este régimen ayuda a mantener los volúmenes vesicales bajos, y re entrenar a los músculos pelvianos para un mejor control de las contracciones. Implica orinar a determinados intervalos durante el día (habitualmente cada 2 hrs.) sin tener en cuenta si hay urgencia o no. Los ejercicios del piso pelviano, también conocidos como ejercicios de Kegel, y están destinados a fortalecer la musculatura del piso de la pelvis. Estos ejercicios son como cualquier entrenamiento, hay que hacer énfasis en repeticiones cortas y de contracciones fuertes. Y, realizados correctamente, pueden ayudar a disminuir la urgencia y ser útiles con la incontinencia de esfuerzo. No obstante, para realizar estos ejercicios la paciente debe primero identificar con correctamente los músculos.
Hay mas de 150 operaciones descriptas en la literatura médica para el tratamiento de la incontinencia de orina. Desafortunadamente, muchas de estas operaciones que se realizan comúnmente a través del mundo tienen tasas de éxito quirúrgico muy bajas. Uno de los tratamientos quirúrgicos más novedosos son los llamados TVT y TOT. "El TVT y TOT son intervenciones mínimamente invasivas que se realizan con incisiones muy pequeñas que permiten corregir la falla que impide a la mujer controlar la pérdida de orina, conllevan poco tiempo quirúrgico y tienen una tasa de curación similar a la cirugía convencional de Burch. Se utilizan en otros países con gran éxito desde hace 8 años y han sido incorporadas en el Instituto Halitus con gran éxito en nuestras pacientes. Es fundamental no perder de vista que la incontinencia de orina no es una enfermedad pero debe ser reconocida como un problema porque afecta la vida cotidiana del paciente”, explica el Dr. Agustín Pasqualini.
“El TVT o swing pubo vaginal libre de tensión, es una intervención quirúrgica mínima que realiza incisiones muy pequeñas y permite corregir la falla que no permite a la mujer controlar las emisiones de orina. El tratamiento dura poco tiempo y no deja ningún tipo de cicatriz. Se está utilizando en otros países del mundo desde hace 8 años y ha sido incorporado en el instituto Halitus con un gran éxito en las pacientes. TVT consiste en dos pequeñas incisiones de dos centímetros a cada lado por encima del pubis, una pequeña incisión en vagina y la colocación de una cinta que trabaja a modo de cincha por debajo de la uretra –que es el tubo a través del cual se expulsa la orina. Esta suerte de cincha hace las veces de un sostén de la uretra, con lo cual se evita la pérdida involuntaria de orina”, sostiene el Dr. Fabián Lorenzo de Halitus Instituto Médico. “El sling pubo vaginal libre de tensión (TVT) fue introducido por primera vez en Suecia a mediados de los 90 por Ulf Ulmsten y Papa Petros. El swing TVT es un adelanto técnico de una operación tradicional conocida como sling (hamaca) suburetral, pubouretral o pubovaginal. El sling TVT esta indicado para el tratamiento de la incontinencia de orina de esfuerzo que resulta de hipermovilidad uretral y/o de deficiencia intrínseca del esfínter. A diferencia de otros procedimientos, no son necesarias suturas de anclaje a los huesos ni ligamentos.” expresa por su parte el Dr. Agustín Pasqualini.
El Dr. Sergio Pasqualini describe el procedimiento: “Este procedimiento se realiza en quirófano bajo anestesia, es mínimamente invasivo (dos incisiones de medio centímetro a cada lado sobre el pubis y una incisión de 2 cm en la vagina), mínimo dolor, la cirugía tiene una duración de 20-30 minutos y la paciente se va a casa el mismo día o el día siguiente. La tasa de éxito es de aproximadamente el 85% para las pacientes que han tenido la cirugía hace 5 años”.
El procedimiento de TOT (por vía Transobturatriz) para seres humanos fue introducido en Francia en 2001, y resultados a corto plazo fueron similares a los del TVT. Esta técnica presenta algunas ventajas: es más rápida, más segura, con menores riesgos y presenta una posición más anatómica de la cinta. El Dr. Lorenzo describe el procedimiento: “Las incisiones son muy pequeñas y se realizan en las ingles, una en cada lado, y en la vagina se realiza la misma incisión que para el TVT debajo de la uretra, permitiendo que la cincha sea colocada debajo de la uretra sin tener que pasar las agujas a través del espacio retropúbico y de la pared abdominal. El espacio por el cual pasa la aguja se ha estudiado y es un espacio muy seguro para trabajar. No hay riesgo de sangrado importante ni de lesión de la vejiga”.
Siempre es importante la consulta médica para el diagnóstico mediante un examen físico con énfasis en el sistema urinario y nervioso, los órganos reproductores y un examen de orina. Y la determinación de la causa real de esta dolencia es fundamental para un buen diagnóstico y un tratamiento efectivo que no en todos los casos requiere la intervención quirúrgica. Pero ante todo, no debe perderse de vista que la incontinencia urinaria no es una enfermedad pero es una dolencia que tiene solución.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible