Contáctenos  


home :: Notas :: El Parkinson hoy

El Parkinson hoy
Buenos Aires, Martes, 16 mayo a las 12:16:18

Los últimos avances podrían abrir una nueva posibilidad para el mal de Parkinson. Cómo se trata este mal hoy y cuáles son las posibilidades a futuro.


La enfermedad de Parkinson es un desorden progresivo degenerativo del sistema nervioso caracterizado por un temblor en los músculos cuando están en reposo, lentitud en los movimientos voluntarios y rigidez muscular. Esta enfermedad se presenta tanto en hombres como en mujeres, es uno de los trastornos más frecuentes entre personas de edad avanzada y, a nivel mundial, afecta a una de cada mil personas. Se sabe que es consecuencia de la degeneración de los ganglios basales, que son los que ayudan a suavizar movimientos musculares y coordinar cambios en la postura. Como todas las células nerviosas, aquellas presentes en los ganglios basales  poseen neurotransmisores que disparan a la siguiente célula nerviosa en el envío de un impulso. El neurotransmisor más importante en los ganglios basales es la dopamina cuyo rol principal es aumentar las señales nerviosas a los músculos. En la Enfermedad de Parkinson parte de las células nerviosas de los ganglios basales se degeneran provocando un déficit importante de dopamina y el consecuente temblor, falta de coordinación y lentitud y reducción del movimiento. Y es que el mal de Parkinson es causado por el deterioro progresivo de las células nerviosas de la parte del cerebro que controla el movimiento muscular. Además de la pérdida del control muscular, algunas personas con el mal de Parkinson pueden presentar una depresión severa, lo cual puede deberse a la pérdida de dopamina en ciertas áreas del cerebro relacionadas con el placer y el estado de ánimo. La falta de dopamina también puede afectar la motivación y la capacidad de iniciar movimientos voluntarios.
Al día de hoy, las causas de esta enfermedad permanecen desconocidas, sin embargo, se cree que su origen tiene distintos factores: ambiental (exposición a determinados tóxicos, como pesticidas) y factores genéticos, fundamentalmente. En algunos pacientes la predisposición a padecer el problema se hereda pero si el paciente no se expone a sustancias tóxicas, probablemente la enfermedad no se manifieste. Existen casos de Parkinson inducido por traumatismos, drogodependencias y el abuso de medicamentos.
Se habla de Parkinsonismo ante la presencia de un desorden que presenta uno o varios síntomas de la enfermedad de Parkinson. La mayor parte de los síntomas del parkinsonismo aparecen lentamente y sin seguir un orden en particular. De hecho, pueden transcurrir muchos años antes de que los primeros síntomas, como el temblor o la dificultad del movimiento, lleguen a ser algo más que una molestia.

Síntomas:
> Temblor en una mano o un brazo que generalmente disminuye con la actividad física o durante el sueño.
> Rigidez muscular o falta de flexibilidad
> Sensación de pesadez en los pies y esfuerzo para caminar
> Disminución de la expresión facial
> Pérdida del equilibrio
> Pérdida de la destreza motriz fina
> Estreñimiento
A veces puede aparecer pérdida de la memoria y depresión

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de la enfermedad no es complicado, pero no es tan simple, especialmente al inicio, ya que no hay un estudio específico que pueda confirmarlo. Normalmente éste se basa en la historia clínica, el examen físico - neurológico, la respuesta a la medicación antiparkinsoniana y el descarte de otras enfermedades. Los exámenes para la enfermedad de Parkinson no son generalmente específicos, pero pueden ser necesarios para descartar otros trastornos que causan síntomas similares. Según el Dr. Marcelo Merello, del departamento de Neurociencias del FLENI: “no todos los pacientes son candidatos quirúrgicos y la cirugía es una muy buena herramienta para un porcentaje de enfermos. Mucha gente quiere la operación pero no todos son operables. Depende de los síntomas. La cirugía tampoco es curativa sino que es paliativa y lo que hace es llevar la enfermedad hacia atrás 10 años en cuanto a los síntomas del paciente. Tiene sus riesgos y por eso uno no la ofrece en todos los casos sino que sólo un 10% de los pacientes llegan a una condición tan crítica que requieren de la cirugía.”
Lo que se hace es implantar unos chips en unos núcleos subtalámicos, se hace por una cirugía donde se registra la descarga neuronal y se implantan estos neuroestimuladores en un núcleo y uno los programa desde afuera para que tengan determinadas descargas eléctricas que balancean el funcionamiento de los ganglios basales que son todos los núcleos que generan el movimiento y de esta manera se pueden mejorar dramáticamente el temblor y la rigidez.

El tratamiento está orientado fundamentalmente a controlar los síntomas y mejorar su calidad de vida pero debe ajustarse específicamente al paciente. Es importante tener una buena nutrición y salud en general, continuar el ejercicio, ajustando la actividad a los niveles de energía cambiantes que se puedan presentar y evitar el estrés, ya que la fatiga o el estrés pueden empeorar los síntomas. Como el de otros padecimientos crónicos, el tratamiento de la enfermedad de Parkinson debe ser continuo. El beneficio para la mayor parte de los pacientes consiste en la mejoría de los síntomas y la capacidad de mantener una actividad física adecuada.
En la medida en que aumenten los conocimientos sobre la enfermedad de Parkinson, el tratamiento y el manejo de este padecimiento también seguirá progresando. “El Mal de Parkinson no tiene cura hoy. Creemos que es una realidad que se va a modificar en los próximos años pero hoy por hoy es una enfermedad que no tiene cura”, dice el Dr. Merello.

El futuro: las células madre

Las células madre son células que tienen tanta potencialidad que nosotros las podemos derivar hacia cualquier tipo de célula para que después comience a dividirse. Y se pueden obtener de diferentes maneras: células madre embrionarias, que se producen a partir de la unión de un óvulo y un espermatozoide, o sea de un embrión, pueden ser producidas por transferencia nuclear, uno toma un óvulo, directamente le coloca un núcleo de otra célula del organismo de la misma persona y de ahí obtiene las células madre; o puede ser partenogénesis, que es el que tiene menos problemas éticos y que significa directamente transformar un óvulo en células madre sin que medie ningún cambio nuclear ni ninguna unión sexual de gametas. “No hay ninguna evidencia científica hoy por hoy de que las células madre de sangre de cordón puedan tener un rol como las células madre de las que acabo de hablar. Hoy x hoy las células madre son una terapia provisoria”, sostiene el Dr. Merello.

Seguramente, el Parkinson va a ser la enfermedad degenerativa que se va a beneficiar más rápidamente por las células madre porque es aquella de la cual se conoce un modelo animal y de la cual se conoce perfectamente el circuito que funciona mal para la enfermedad. Entonces lo que puede hacerse a partir de las células madre es generar células como las que se degeneraron, colocarlas en el lugar donde estaban esas células muertas, que ellas comiencen a secretar dopaminas y de esta manera restaurar el funcionamiento normal. “Se ha visto que si uno coloca esas células derivadas en el lugar esas células viven pero no funcionan como nosotros quisiéramos que funcionen, no se incorporan al sistema y ese es el problema más grande que enfrenta hoy la terapia de implante celular en el Parkinson. Y el otro punto que hay que nombrar a partir de células madre, es una especie de hormona cerebral que uno la podría inyectar en aquellos pacientes que tienen Parkinson y eso detendría el proceso degenerativo y, es más, aumentaría la regeneración neuronal. La hormona se produce in Vitro y se podría inyectar en el lugar, y esto parece ser un paso mucho más cercano que la utilización de células madre para implantarlas directamente en el cerebro”, describe el Dr. Merello.
Las perspectivas de avances en esta enfermedad son enormes pero aún habrá que esperar para ver los resultados finales de las últimas investigaciones en el campo. Mientras tanto, la consulta precoz con un especialista y el correcto diagnóstico permitirán el logro de una mejor calidad de vida, a la espera de que la ciencia convierta el futuro en presente.

DR. MARCELO MERELLO
FLENI 5777-3200

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible