Contáctenos  


home :: Notas :: FERTILIDAD: Lo primero es evaluar a la pareja

FERTILIDAD: Lo primero es evaluar a la pareja
Buenos Aires, Martes, 13 junio a las 13:44:17

Como la esterilidad tiene causas diversas es fundamental un diagnóstico certero. Se realizan estudios variados tanto en el hombre como en la mujer, e incluso en la interacción entre los espermatozoides y el aparato reproductor femenino. Estas evaluaciones son fundamentales para estipular el plan de tratamiento a llevar a cabo en cada pareja.


Generalmente, la evaluación del hombre es más sencilla que la de la mujer ya que sus órganos sexuales están fuera del cuerpo y, en la mayor parte de los casos, la obtención de la muestra de semen se realiza con cierta facilidad. El buen diagnóstico es un paso fundamental para la elección del tratamiento más adecuado. El interrogatorio que habitualmente se realiza en una primera consulta apunta a orientar la dirección del diagnóstico. Tanto al hombre como a la mujer, se los interrogará acerca de su edad, su estado de salud en general, operaciones o enfermedades mayores, infecciones urinarias o de transmisión sexual. En cuanto a la pareja, el médico podrá preguntar acerca de la frecuencia de las relaciones sexuales, si han intentado coincidir con algún período concreto del ciclo de la mujer o si se presentaron problemas en la relación sexual en algún momento, como eyaculación precoz, dispareunia –dolor vaginal- o algún trastorno que dificulte el coito. Además se les realizará un examen físico general, un examen de mamas y un chequeo pélvico a la mujer, y El andrólogo examinará en el hombre los testículos, su tamaño, consistencia, la vía espermática y si existe la presencia de algún bulto o un varicocele –várices en las venas que irrigan los testículos-, que es una de las causas más comunes de infertilidad.
El cuestionario que usualmente se realiza en la consulta inicial se inscribe en términos de marca el camino del diagnóstico. Para completar la evaluación se requerirá al hombre un espermograma como parte del chequeo de rutina.  Es un análisis de laboratorio que permite observar la cantidad, movilidad y forma de los espermatozoides. En la mujer, la recuperación de ovocitos para su estudio no es tan sencillo como la recuperación de espermatozoides en el hombre cuando se realiza un espermograma. Para hacer un pronóstico de la producción de ovocitos y su calidad se indican estudios indirectos de la ovulación: temperatura basal, ecografía, que es un estudio muy utilizado en medicina para examinar los órganos internos del cuerpo mediante ondas de ultrasonido de alta frecuencia totalmente inocuas y que permite observar la presencia de folículos en los ovarios y medir su diámetro, para evaluar su desarrollo y calcular junto a otros valores de laboratorio la fecha probable de ovulación. También pueden pedirse dosajes hormonales en sangre o una biopsia de endometrio que permite confirmar si, al menos en ese ciclo, ha habido ovulación y que la cavidad uterina está dispuesta para poder recibir un embarazo.

Más estudios para ajustar el diagnóstico


Otro de los estudios solicitados puede ser el test postcoital que consiste en investigar cómo interactúan los espermatozoides en la vagina y cuello del útero. Se evalúa la compatibilidad entre el moco cervical de la mujer y los espermatozoides. Si los espermogramas o el test postcoital dan resultados alterados debe buscarse la causa posible. Generalmente, el paso siguiente será la realización de otros estudios, como análisis hormonales en sangre para medir las cantidades de hormonas responsables de la producción espermática, evaluación inmunológica para examinar los anticuerpos y asegurarse que no son los responsables de la infertilidad, estudios de semen, genéticos, detección de alguna obstrucción de la vía espermática, ecografía de testículos y vías espermáticas que es indolora y no tiene riesgo alguno, entre otros. Es decir, si los resultados no son favorables, la investigación continúa con estudios genéticos, inmunológicos y cultivos en ambos miembros de la pareja para detectar posibles infecciones.
Si durante la entrevista preliminar o durante el examen físico con el médico aparecen síntomas o signos de alguna anormalidad hormonal se realiza un estudio pormenorizado del sistema endocrino. El médico también puede pedir al hombre una biopsia testicular. Este estudio es raramente solicitada salvo en casos en que existe ausencia de espermatozoides en el semen. Consiste en la remoción de una pequeña porción de tejido testicular como muestra para una evaluación microscópica. Se realiza bajo anestesia general.
En el caso de la mujer, eventualmente, el médico puede indicar una histerosalpingografía que permite observar si existe permeabilidad en las trompas de Falopio, ante la sospecha de una obstrucción de las mismas. La histerosalpingografía consiste en el estudio radiográfico que se realiza luego de introducir un líquido de contraste a través del cuello uterino mediante el uso de un catéter. De considerarlo necesario el médico puede determinar la realización de estos microquirúrgicos que permiten la evaluación desde adentro de la pelvis y los órganos genitales internos.
En la mujer si es necesario confirmar la presencia de endometriosis, fibromas que requieran ser operado debido a su tamaño, adherencias pélvicas que afectan a los órganos de la reproducción –ovarios, trompas, útero-, o si hay pólipos o sinequias dentro del útero, entre otros trastornos. En estos casos se puede recurrir a una laparoscopia para observar la cavidad pelviana y diagnosticar u operar si es necesario, o a una histeroscopía, cuando el problema se encuentra dentro de la cavidad uterina. En el hombre la microcirugía también es un recurso muy valioso en ciertos casos de azoospermia –ausencia de espermatozoides en el eyaculado- por factores obstructivos, pero poseen gametos en el testículo o el epidídimo. También cuando es necesario corregir una varicocele u otros trastornos del tracto genital masculino, previos a un tratamiento de fertilización asistida.
La correcta evaluación de cada caso es un elemento esencial para la selección del método más conveniente.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible