Contáctenos  


home :: Notas :: Debut sexual: No es un cuento de hadas

Debut sexual: No es un cuento de hadas
Buenos Aires, Viernes, 04 agosto a las 12:11:41

En nuestro país la edad del debut sexual parece estar en descenso y esto preocupa a familia y gobierno. Una especialista cuenta cuáles son los puntos a tener en cuenta para que ese momento, que poco tiene que ver con un cuento de hadas, sea el principio de un aprendizaje que lleve a los chicos a una sexualidad plena. Porque el primer paso puede marcar el rumbo.


Este año es un tiempo de definiciones para el tema de educación sexual en los colegios. En busca de un consenso entre todos los sectores sociales, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires quiere definir la posibilidad de que este tema sea incluido en la currícula el año próximo. Los proyectos en torno a este tema provocaron gran controversia y surgieron a partir del preocupante descenso en la edad del debut sexual entre los adolescentes y la cantidad de embarazos adolescentes que muestran las estadísticas en el país. Hoy vuelven a ocupar un lugar central aquellos 107 mil embarazos adolescentes por año, un cálculo que permite pensar que cada 13 días una niña adolescente se convierte en mamá. Es por ello que es fundamental tratar el tema del debut sexual.
“Tradicionalmente se llama debut sexual al primer encuentro en el cual existe una relación genital con penetración. La masturbación no es el momento del debut ya que la autoexploración se inicia muy temprana y sutilmente en los niños, de diferentes maneras, lo cual hace difícil determinar si esos episodios tienen para el niño o el púber una connotación erótica, tal vez se trata simplemente de formas de desahogar tensiones sexuales en un nivel inconsciente”, sostiene la Dra. Beatriz Literat, del Departamento de Sexualidad y Disfunciones sexuales de Halitus Instituto Médico.
El momento no es igual para hombres y mujeres. La últimas estadísticas hablan de una iniciación más temprana en las mujeres, probablemente porque el desarrollo hormonal de la mujer llega más temprano que en el varón y ya no existen los frenos sociales, religiosos y culturales que retrasaban o impedían las manifestaciones sexuales de las chicas de manera explícita; los chicos se dejan guiar por sus pares, liderados a su vez por sus modelos del ambiente mediático, como cantantes, deportistas, actores. “Si los padres dan mensajes diferentes, estos se enfrentan a la competencia del medio ambiente y casi siempre pierden los padres. Otras veces los mismos padres no saben como enfrentar esta situación ni donde ubicarse frente a sus hijos para no parecer anticuados o incomprensivos”, dice la Dra. Literat.
Las estadísticas en Argentina muestran que el 34% de las adolescentes no se cuidó en su debut sexual. Y de las que sí lo hicieron, sólo la mitad recurrió al preservativo según una encuesta nacional a chicas de entre 10 y 19 años. En nuestro país nacen, cada año, casi 110.000 bebés de mamás que tienen entre 10 y 19 años. Por todo esto, es indispensable que los adolescentes tengan la información necesaria para ingresar al mundo de la sexualidad con tranquilidad y cuidado y con la capacidad psicológica para hacerlo.

El momento ideal

Según la Dra. Literat, “existe un momento ideal. En mi opinión, el ideal es el encuentro en un momento de suficiente madurez física y emocional con la persona que se ama y se ha elegido como compañero/a, provistos ambos de una adecuada educación sexual que les permita disfrutar responsablemente de una sexualidad placentera y sin riesgos. Sin duda alguna, es el comienzo de un largo camino de aprendizaje. La primera vez no debe ser dolorosa para la mujer, si lo es, debe ser que falta conocimiento por ambas partes. Hoy existe un concepto nuevo de la sexualidad: la sexualidad en sí misma es como la función auditiva o digestiva, no es ni buena ni mala, depende de como cada persona la utilice. Por eso es tan importante aprender a utilizarla”.
Para lidiar con la ansiedad y los miedos de la primera vez es fundamental acercarse al ideal de relación descrito antes y consultando con el o la especialista en sexualidad, el ginecólogo o el urólogo, del mismo modo que si uno quisiera comenzar una dieta y es necesario consultar con el médico nutricionista.
En nuestro país la edad promedio del debut en mujeres y en hombres es diferente. Las chicas debutan alrededor de los 14 años y los varones generalmente a los 15 años según las últimas estadísticas publicadas. Tres de cada 20 argentinos son hijos de madres adolescentes y el 15% del total de nacimientos que se producen por año en nuestro país corresponde a chicas de entre 10 y 19 años. “A mi entender, la mayoría no se encuadra en el ideal que describimos antes y generalmente no lo pasan muy bien. Creo que es importante pensar al momento del debut  si se sienten seguros, si saben lo que hacen o se están guiando por las historias que cuentan sus amigos, si están dispuestos a asumir las consecuencias que emanen de sus acciones y sobre todo, es fundamental sentir respeto y amor por sí mismos y por su compañero/ra, lo cual incluye el cuidado de la salud y de los sentimientos de ambos. Creo que la educación y la información son las claves de equilibrio y el bienestar y para lograr una sexualidad plena”, explica Literat.

Autoestima, miedos y recaudos

El rol de la autoestima en el momento del debut también es significativo. Un chico o chica con buena autoestima no buscará seguramente en el sexo la confirmación de su valía, sino que asignará a la experiencia un significado que tiene que ver más con amor, altruismo y respeto por sí mismo. Para ello los adolescentes necesitan saber quiénes son, qué quieren y reconocer su propio valor.
Es un momento de intensa emoción, temido y deseado al mismo tiempo, en el cual entran en juego incertidumbres, fantasías, y angustias. Y la consulta con un especialista puede hacer la diferencia. “Las preguntas más frecuentes de quienes van a debutar son muchas. Las mujeres se preocupan por la desfloración, el sangrado del himen y el presunto dolor, también por la prevención de embarazos y posibles contagios de enfermedades de transmisión sexual. Los varones en cambio centran su preocupación en que no les falle la erección, principalmente, y si son sensibles, por no lastimar a la compañera y no dejarla embarazada. Hay mucho mito en torno al debut, obviamente por ignorancia. Si ambos miembros de la pareja son cuidadosos y amorosos, aunque la primera experiencia no sea completa tampoco tiene por qué ser desagradable. Y con la práctica y el aprendizaje todo va mejorando. Pero si la primera experiencia sexual fue descuidada, agresiva o violenta, la persona que padece el abuso o descuido del otro puede llegar a rechazar futuras experiencias y hasta desarrollar una fobia al contacto”, expresa la médica especialista en sexualidad.
Otro elemento importante en todo este proceso son los cambios físicos que se producen tras el debut. Según la Dra. Literat, “en la mayoría de las chicas la desfloración es el cambio principal, que es el desgarro del himen, una membrana que se encuentra en la entrada de la vagina, aunque hay casos en que la misma se desgarra completamente luego del segundo o tercer intento. También existe una técnica mediante la cual no hay sangrado ni dolor ni desgarro himeneal que yo enseño durante las consultas. En el varón no hay cambios físicos”.
La pérdida de la virginidad es uno de esos hitos en la vida de cada uno de nosotros que no sólo estará siempre presente sino que además puede marcar cómo será el sexo en el futuro de esa persona.
El rol de la familia ocupa en todo esto un  lugar central. “Y es que la familia debería desde edades tempranas definir las pautas con las cuales desea que sus hijos se eduquen, a pesar de que el entorno tenga ideas diferentes. Se trata de los valores que una familia sostiene y los padres deberían ser claros en la transmisión del mensaje, más allá de que los hijos sigan las pautas o no. Los hijos tienen que saber cuál es la posición de los padres y asumir la responsabilidad del desacuerdo. Los padres deben establecer en lo posible un diálogo en el cual los hijos sientan que éstos son sus aliados en el cuidado de su salud física y emocional, no dictadores que bajan línea con conceptos ‘pasados de moda’ que los chicos ven como lejanos a su sentir. Y para conseguir esto, la educación debe comenzar temprano, no cuando el hijo o hija ya están saliendo con sus amigovios”, expresa la médica.
“Lo ideal sería tener un buen diálogo con los hijos pero sino es importante ofrecerle que se acerque a un ginecólogo ya que el asesoramiento es fundamental, hay poca informació o mucha y muy mala y es importante que alguien los oriente”, expresa el Dr. Sergio Pasqualini, Director de Halitus Instituto Médico.
“La consulta médica antes del debut es esencial porque el inicio sexual es un tema de salud física y psicológica y no es un juego. Y la información que deberían manejar los jóvenes antes de su debut sexual incluye todo lo relacionado a valores, cuidados, respeto, placer y riesgos; sobre todo no creer en cuentos de hadas”, concluye la médica de Halitus.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible