Contáctenos  


home :: Notas :: ANTICONCEPCIÓN: LA ELECCIÓN DEL MÉTODO ES UNA ELECCIÓN DE VIDA

ANTICONCEPCIÓN: LA ELECCIÓN DEL MÉTODO ES UNA ELECCIÓN DE VIDA
Buenos Aires, Jueves, 07 septiembre a las 11:38:31

Elegir el método anticonceptivo requiere de análisis personal y ayuda médica, porque deben tenerse los intereses de la paciente, su historia clínica y sus deseos más hondos. Qué tener en cuenta a la hora de tomar la decisión y cuáles son los métodos posibles.


El sexo es generalmente impulsivo mientras que la anticoncepción requiere planeamiento y esfuerzo deliberado. Y el conocimiento del cuerpo propio es un ingrediente fundamental ya sea a la hora de la elección del método como a la hora de evitar embarazos no deseados. Si bien con los años han aumentado las posibilidades de elección de métodos anticonceptivos, muchas mujeres desconocen la cantidad de opciones que poseen para cuidarse. Esto puede limitar su poder de decisión. Es por ello que es tan importante informar a cada paciente sobre las distintas opciones disponibles en cada caso en particular.

La elección
Aquellos métodos que requieren una acción frecuente o una acción directa con el coito son particularmente vulnerables al uso imperfecto y a la falla por mal uso. Como resultado aquellos métodos que requieren menos acción por parte de la mujer o de la pareja resultan los más seguros. En la elección siempre es importante tener en cuenta el estilo de vida, es decir, la vida sexual, profesional y social de esa mujer que moldea las necesidades anticonceptivas de esa mujer y el éxito del método utilizado. Generalmente, las mujeres son influenciadas en su decisión por las recomendaciones médicas, es por ello, que el buen asesoramiento es fundamental. También es responsabilidad del médico hacerle llegar a esa mujer los métodos más nuevos y menos convencionales para que puedan ellas tomar la decisión teniendo un panorama completo de los métodos anticonceptivos disponibles. Sin embargo, aún cuando las mujeres necesitan más educación e información sobre todas las posibilidades anticonceptivas disponibles para ellas, el consejo profesional no debería ser una ruta de una sola vía sino un intercambio de información mediante un diálogo abierto entre el profesional y la paciente.
Según el Dr. Sergio Pasqualini, Director de Halitus Instituto Médico, “esencialmente, las mujeres eligen métodos que les permitan disfrutar de una relación sexual sin el miedo a un embarazo no deseado, sin poner en riesgo su fertilidad futura, minimizando los efectos secundarios y garantizando confiabilidad y seguridad. Otro elemento que suele tenerse en cuenta a la hora de elegir un método es la rapidez de reversibilidad, es decir, el tiempo que llevará estar preparadas para dejar el método y lograr el embarazo”.

Tipos de métodos
Existen métodos naturales, hormonales, no hormonales y quirúrgicos.

Naturales
Entre los naturales están el método de abstinencia (abstinencia en días fértiles basados en el control del ciclo durante 12 meses), el de control de la temperatura que consiste en determinar la ovulación y el período fértil por medición de la temperatura basal, por su aumento a partir de la ovulación También entre estos métodos se cuentan el método de Billings por el cual se determina el momento de la ovulación mediante la valoración de moco cervical, y el coitos interruptus, es decir, la terminación anticipada del coito. Si bien no tienen efectos secundarios, estos métodos exigen un gran conocimiento del cuerpo y del ritmo y un gran cuidado para evitar los embarazos no deseados.

Hormonales
Entre los métodos hormonales pueden contarse la píldora combinada, con estrógeno y progesterona, la minipíldora, que solo contiene progestágenos, el parche, el anillo vaginal, el implante, los inyectables y el DIU con levonorgestrel (endoceptivo).
* “La píldora y la minipíldora son de uso diario, funcionan inhibiendo la ovulación y tienen un alto porcentaje de efectividad si se es estricto en la toma. Pueden presentar algunos efectos secundarios no deseados como sangrado irregular y dejan de ser confiables si se la toma determinada cantidad de horas después de cuando corresponde. Además, la píldora no es recomendable para aquellas fumadoras mayores de 35 años o para quienes están amamantando y la minipíldora puede ser menos efectiva en mujeres con un peso mayor a 70kg.Incluso las nuevas píldoras no sólo previenen embarazos sino que muchas veces ofrecen algunos beneficios adicionales como protección de quistes de ovario, de enfermedades benignas de mama, de inflamación pélvica, de embarazos ectópicos, de fibromas y evita la pérdida ósea además de mejorar el cabello y la piel”, explica el Dr. Sergio Pasqualini, ginecólogo.
* El parche se coloca sobre la piel y funciona liberando dosis de hormonas semanalmente. Debe cambiarse una vez por semana durante tres semanas, luego debe evitarse durante una semana en la que se presentará el período y volverá a utilizarse a la semana siguiente. Debe tenerse en cuenta que pierde efectividad sobre las mujeres que pesan más de 90kgs.
*  El anillo vaginal es un aro plástico flexible que se inserta en la vagina donde libera hormonas evitando la ovulación. Se deja en la vagina durante 3 semanas antes de removerlo y luego, deberá estar una semana sin él antes de poder utilizar el siguiente. En general es bien tolerado y no tiene efecto sobre el peso.
* El implante anticonceptivo se ubica debajo de la piel, en el antebrazo, utilizando anestesia local y tiene una alta efectividad durante el primer año de uso que se reduce apenas en el transcurso de los 5 años. Debe ser colocado y retirado por un profesional. A diferencia de los anticonceptivos inyectables, puede removerse en cualquier momento y al retirarlo, la fertilidad de la mujer vuelve inmediatamente pero puede haber ganado peso a lo largo de los años y puede causar dolor de cabeza y sensibilidad mamaria durante su uso.
* Los anticonceptivos inyectables son altamente efectivos y consisten en una eyección que libera progesterona en el flujo sanguíneo deteniendo el proceso de ovulación. Debe aplicarse cada 8 o 12 semanas y no puede discontinuarse. Presenta efectos secundarios como la suba de peso o períodos irregulares especialmente durante los primeros meses y aunque no tienen efecto permanente sobre la fertilidad, el regreso de la fertilidad luego de su uso puede llevar un año o más.
* El DIU con hormonas se coloca en el útero donde libera progesterona y tiene alta protección automáticamente y durante de 3 años. Suele generar sangrado intermitente durante los  primeros 3 meses y tener efectos secundarios como sensibilidad mamaria y acné.

No hormonales
Entre los métodos no hormonales pueden enumerarse el preservativo femenino y masculino, el diafragma, la esponja y el DIU.
> “El preservativo femenino tiene una eficacia de alrededor del 95% si es bien utilizado, puede ser colocado en cualquier momento antes de la relación y protege de las enfermedades de transmisión sexual. Pero puede interrumpir el acto sexual, puede deslizarse y es de alto costo y poca difusión en nuestro país. Además, es menos efectivo que el preservativo masculino. El preservativo masculino tiene una efectividad del 98% si se usa correctamente, es de fácil acceso, protege de enfermedades de transmisión sexual (inclusive el HIV) pero exige ser cuidadoso una vez producida la eyaculación y cambiarlo luego da cada relación sexual. En ambos casos debe tenerse en cuenta que hay personas alérgicas al látex”, dice el Dr. Pasqualini.
> El diafragma es un elemento de goma que se inserta en el cuello del útero evitando el acceso de los espermatozoides formando una barrera. Es de bajo costo, debe colocarse antes de la relación y dejarse al menos hasta 6 horas después y debe tener el tamaño adecuado para evitar el embarazo. Además, es indispensable que se coloque acompañado de espermicida y cada relación sexual exige nuevo espermicida en la zona. También debe tenerse en cuenta que al retirarlo es fundamental lavarlo y guardarlo correctamente para su próximo uso y que es necesario tomar nuevas medidas para ver si debe cambiarse de tamaño al menos una vez por año o si hay un cambio en el peso corporal mayor a 3 kilos.
> La esponja se presenta la mayor parte de las veces como una alternativa al diafragma pero no requiere de la toma de medidas ni de la prescripción médica. Consiste en una pequeña esponja impregnada de espermicida que se coloca en la vagina de la mujer hasta 24 horas antes de la relación sexual y puede ser utilizada para más de una relación sexual sin la necesidad de agregar espermicida. Es poco utilizada en nuestro país.
> El DIU de cobre es un aparato en forma de T que se inserta en el útero de la mujer y previene de embarazos durante entre 5 y 10 años. Tiene alta eficacia a partir de su inserción pero puede aumentar la cantidad de menstruación, en algunos casos puede ocurrir una expulsión o una perforación que exija retirarlo y los 3 primeros meses puede haber sangrado intermenstrual.

Quirúrgicos
Y por último, existen métodos quirúrgicos permanentes como la ligadura de trompas o la vasectomía. “Las trompas, que liberan los óvulos en la mujer, son ligadas mediante una operación por la que se bloquean los conductos de las trompas de Falopio impidiendo el desplazamiento del óvulo por el conducto que lo llevará hasta la fecundación de forma que el esperma no puede ascender y fertilizar el óvulo. La vasectomía es un procedimiento quirúrgico en el cual se ligan y seccionan los conductos deferentes de un hombre con el objetivo de producir esterilidad permanente, evitando la presencia de los espermatozoides en el eyaculado y así permite evitar los embarazos no deseados. Ambos métodos pueden ser reversibles aunque no en el 100% de los casos y no deberían ser utilizados ante la duda de querer lograr un embarazo más adelante”, expresa el médico.

Conclusiones
Los embarazos no planeados ocurren ya sea porque no se utilizó un método anticonceptivo o porque el método utilizado falló. En cualquiera de los casos es fundamental que la pareja esté informada para poder tomar las decisiones que más se adapten a sus deseos y a sus planes. Y el Dr. Pasqualini concluye que “si bien el sexo es normalmente algo espontáneo e impulsivo mientras que la anticoncepción requiere planeamiento y decisiones deliberadas, la falta de entendimiento del funcionamiento del cuerpo propio y la gran cantidad de opciones anticonceptivas requiere indispensablemente el asesoramiento médico para elegir aquel método que más se ajuste a cada pareja. Sin embargo, aunque las mujeres sin lugar a dudas necesitan mayor asesoramiento y educación sobre las opciones que están a su disposición la recomendación médica no debería ser un monólogo de una sola vía sino que debería ser un diálogo abierto entre el médico y la paciente que tenga en cuenta la vida social y social de la mujer”.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible