Contáctenos  


home :: Notas :: SCREENING DE CÁNCER DE COLON | LA DETECCIÓN PRECOZ HACE LA DIFERENCIA

SCREENING DE CÁNCER DE COLON | LA DETECCIÓN PRECOZ HACE LA DIFERENCIA
Buenos Aires, Lunes, 18 septiembre a las 12:15:39

El cáncer de colon o recto es la segunda causa de muerte de cáncer
en Argentina y, en países con la misma prevalencia mueren entre 5.000 y 6.000 personas por año y aparecen entre 15.000 y 18.000 nuevos casos al año. La importancia de los antecedentes familiares y de la detección precoz.


El cáncer de colon o recto es una afección por la cual se produce degeneración de las células mucosas del colon  por mutaciones genéticas y puede o no provenir de un pólipo (crecimiento anárquico de un sector de la mucosa del colon que
puede tomar forma de verruga, hongo o ser plano). Generalmente no ofrece síntomas. Sin embargo debe estarse alerta ante la aparición de dolor abdominal severo, diarrea persistente o mayor frecuencia en la necesidad de ir al baño, sangrado durante la evacuación o algún bulto en la zona del abdomen. Estos síntomas no necesariamente indican la presencia de cáncer colorrectal pero si persisten más de un mes requieren la consulta médica sin dudas. Pero existe además un método de prevención que se presenta siempre como la mejor solución para el diagnóstico precoz: el screening.
Screening
“El screening es un procedimiento que se lleva a cabo mientras el paciente goza de buena salud para detectar o encontrar tempranamente si existen anormalidades, antes de la presencia de síntomas o enfermedad. Este tipo de estudios relacionados al cáncer colorrectal permite detectar precozmente el cáncer en sus inicios (asintomático) o pólipos y realizar su resección. Si bien un pólipo no necesariamente significa la presencia de cáncer, debe ser extraído porque en el tiempo puede evolucionar hasta serlo”, explica el Dr. Luis Caro, Director de GEDYT (Gastroenterología Diagnóstica y Tratamiento). Existen distintos tipos de estudios que conforman un screening de este tipo:
* Test de sangre oculta en deposiciones: “Los vasos sanguíneos expuestos en pólipos y tumores colorrectales suelen ser frágiles y fácilmente dañados por el paso de las heces. Este examen permite evaluar la presencia de esos rastros sanguíneos ocultos”, expresa el Dr. Caro, también Jefe de Gastroenterología del Instituto A. Fleming. Si el resultado es positivo, se recomienda realizar una colonoscopía para determinar la fuente de esa pérdida sanguínea.  
* Test inmunoquímico de materia fecal: Es un test similar al de sangre oculta en heces pero algo más moderno. Detecta la presencia de sangre oculta en una molécula de hemoglobina y funciona igual que el anterior pero más específicamente, reduciendo la posibilidad de error. También si da resultado positivo requiere la realización de una colonoscopía para efectuar un diagnóstico.
* Enema de bario: Consiste en una serie de rayos X a realizarse luego de la introducción de líquido con bario por el recto que funciona como contraste.
* Sigmoidoscopía flexible o rectoscopía: consiste en introducir un tubo flexible en el recto para examinar el recto y hasta el 40% del colon, que está conectado a una cámara y permite detectar anomalías. Si el médico determina que necesita aún más chequeos puede solicitar una biopsia para determinar la presencia o no de cáncer.
* Colonoscopía: Es un examen más profundo que la sigmoidoscopía, que permite un examen más exhaustivo del colon en toda su extensión. También está conectada a una cámara y permite que ante la presencia de un pólipo el médico pueda extirparlo durante el mismo procedimiento. Exige una dieta líquida y otro tipo de preparación por parte del paciente y suele durar entre 20 y 30 minutos. Debe ser llevada a cabo por expertos para minimizar el riesgo de perforación del colon o del recto, lo que ocurre en menos de un 1% de los casos.
* Videocolonoscopía: Suele llevarse a cabo bajo sedación y consiste en la introducción de un endoscopio por el recto para la exploración exhaustiva de todos los segmentos del colon. Previamente se insufla aire para permitir la mejor observación pero no permite al médico realizar una biopsia o extirpar pólipos de ser necesario.
Existen factores de riesgo a tener en cuenta como:
* Alta ingesta de grasas y baja ingesta de fibras
* Sedentarismo
* Consumo de tabaco y alcohol
“Después de los 50 años la población general debería hacerse un estudio de colon para evidenciar si hay lesiones pre-neoplásicas que, según últimos estudios, podrían evolucionar hacia un cáncer.El screening permite la detección temprana de varias patologías antes de que el paciente presente síntomas. Es como curar en salud. Y no debe perderse de vista que el 75% de los paciente que presentan cáncer de colon no tenían antecedentes ni personales ni familiares; por eso es tan importante el screening.”, expresa el gastroenterólogo. Pero, además, la presencia de uno o más de los siguientes factores de riesgo sugiere un paciente de alto riesgo:
* Historia personal previa de pólipos o cáncer de colon, recto, endometrio, ovario o mama o de colitis ulcerativa o enfermedad de Crohn
* Historia familiar de cáncer de colon o recto
“El screening se recomienda en pacientes de 50 años, hombres y mujeres, que presenten un riesgo promedio de desarrollar cáncer de colon. Aquellas personas con antecedentes personales de pólipos deberían realizarse una colonoscopía cada tres años después de la detección del pólipo. En aquellos casos de antecedentes personales de cáncer colorrectal, la colonoscopía debería realizarse al año de la resección del tumor y luego cada 3 años. Cuando el paciente presenta antecedentes familiares debería someterse a una colonoscopía a la edad de 40 años y luego repetir el estudio cada 5 o 10 años dependiendo del grado de relación familiar.  Pero la consulta médica temprana es siempre la forma más segura de conservar la salud”, concluye el Dr. Caro.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible