Contáctenos  


home :: Notas :: Selección del sexo del bebé

Selección del sexo del bebé
Buenos Aires, Miércoles, 25 octubre a las 08:31:15

Cuando una pareja espera la llegada de un hijo algunos puntos parecen ser prioritarios y si bien el primero es que “sea sanito”, muchas veces el deseo de tener un hijo o hija puede ser de importancia. Cuándo y cómo determinar el sexo del bebé por venir.


Si bien mucho se ha hablado sobre la posibilidad de seleccionar el sexo del hijo por venir, ya sea por factores sociales o por indicación médica ante la presencia de alguna enfermedad hereditaria, la manera que aparece como más efectiva hoy es por medio de Fertilización In Vitro.
“Lo que va a determinar el sexo del bebé es el espermatozoide. Dentro de los espermatozoides están los que van a formar varones, que llevan el cromosoma Y y los que van a formar una mujer que son los que llevan el cromosoma X. En cambio los óvulos siempre llevan el cromosoma X. Por lo tanto, cuando se une un óvulo X con un espermatozoide X, la célula resultante será X-X y por lo tanto, una nena; en cambio cuando se junta con un espermatozoide Y será una célula X-Y y va a dar origen a un varón”, explica el Dr. Sergio Pasqualini, Director de Halitus Instituto Médico.
Hay quienes afirman que tres meses antes de la concepción una serie de alimentos podrían funcionar predisponiendo para engendrar niños o niñas: una dieta rica en calcio y magnesio favorecería la concepción de una nena y alimentos ricos en sodio y potasio serían predisponentes para concebir un varón. Pero aunque estas recetas de la abuela continúan en boga, científicamente no hay pruebas.


Espermatozoides X y Y; nenas o varones

Recientemente investigadores israelíes han creado un sistema por el cual sostienen que se puede decidir el sexo del bebé por métodos naturales antes de ser engendrado. Estos científicos han diseñado un aparato para ayudar a los futuros padres a elegir naturalmente el sexo del bebé antes de mantener relaciones sexuales. Este aparato mide el nivel de acidez de los órganos sexuales de la mujer y de acuerdo a ese nivel podrán saber cuáles son las probabilidades de concebir una nena o un varón si en ese momento tratan de concebir.
“Esto es algo más que aparentemente diseñaron para potenciar el efecto de algo de lo que se viene hablando hace mucho tiempo desde el punto de vista de cómo hacerlo naturalmente. La teoría es la siguiente: así como el porcentaje de hombres y mujeres se mantiene estable, quizás con una ligera tendencia a que haya un poco más de mujeres que hombres, en la población de espermatozoides ocurre lo mismo. Si uno los analiza genéticamente se va a encontrar con una población parecida. Pero hay algunas familias, aunque son casos esporádicos, en las cuales el hombre tiene casi todos espermatozoides de un tipo, son aquellos casos en los cuales la mayoría de los hijos son de determinado sexo. Ahora, ¿qué diferencias hay entre el espermatozoide X y el Y? El espermatozoide Y es más pequeño que el X y por lo tanto tiene menor cantidad de ADN, que es la información genética, entonces la diferencia es que el espermatozoide Y es más rápido que el X pero es más lábil, más frágil, menos resistente. A diferencia del espermatozoide X que es más lento pero más resistente. En base a estos datos comenzaron distintas teorías en cuanto a por qué pude nacer un varón o una nena en forma natural de acuerdo a las características de los espermatozoides”, sostiene el Dr. Pasqualini.

Medio ácido o alcalino

Cuando la ovulación se produce, ese óvulo puede ser fertilizado correctamente por un lapso de 12 horas, entonces si la relación sexual se mantiene antes o después de la ovulación en ese lapso, variarán las condiciones del útero presentándose más o menos complicaciones para el paso de los espermatozoides. Esta sería la razón del cálculo natural para engendrar nenas o varones. Al avanzar los espermatozoides se adherirán a la superficie externa del óvulo y uno penetrará, se cierran las compuertas y no pueden entrar los otros. Teóricamente al ser más rápido el espermatozoide Y llegará primero pero también para que llegue primero será necesario un camino sin grandes agresiones porque es más lábil. Para eso, un medio alcalino es menos tóxico que un medio ácido para la supervivencia de estos espermatozoides.
“Por eso se dijo en una época que una ducha vaginal con agua con bicarbonato alcalinizaría el medio vaginal que naturalmente es ácido y podría ser favorable para engendrar varones. Pero no hay pruebas científicas de esto, la base es que en un medio ácido, pasarán probablemente los espermatozoides más fuertes pero aquellos menos resistentes, los Y, que combinados con el óvulo fertilizado darían lugar a varones, quedarían en el camino. Por otro lado, la acidez que naturalmente existe pero acentuada por ejemplo por un lavado vaginal con vinagre diluido en agua podría afectar a los espermatozoides más lábiles que son los Y, entonces un medio un poco ácido y tiempo antes de la ovulación sería bueno para tener nenas. Ahora es importante saber cuándo tener relaciones. Ahora bien, hace poco que fue noticia que científicos israelíes que aparentemente diseñaron un aparato para detectar no sé si solamente la acidez vaginal o el momento de la ovulación porque lo bueno sería que fueran las dos cosas. Eso es un método casero. También se habló de la dieta. La dieta actuaría de la misma forma alcalinizando o acidificando el medio vaginal y todo lo demás son mitos”, dice el ginecólogo, especialista en fertilidad.

Sexo social o indicación médica

Existen dos tipos de selección del sexo, aquella por indicación médica y aquella que se llama ‘gender sex’ o sexo social. Todas las condiciones que pueden ser diagnosticadas durante el período prenatal o durante el embarazo, son llevadas a cabo antes de la transferencia del embrión al útero. Uno de los criterios utilizados para esa selección es la forma en que el embrión se desarrolla y luego, cuál de estos embriones tiene predisposición para una enfermedad genética. “El sexo no es una enfermedad y no podemos igualarlo al diagnóstico de enfermedades pero al realizar un estudio cromosómico es inevitable al estudiar los distintos cromosomas y saber el sexo del futuro bebé. Ahora yo creo que esa información pertenece al paciente y es quien puede decir quiero que este o aquel embrión sea transferido y pueden decidir con el médico cuál transferir. Uno elige los embriones por el mejor aspecto y no por el sexo, pero si la pareja solicita esa información hay que dársela porque están en su derecho, esa información es de ellos y ellos deciden. La realidad es que cuando se habla de esto dicen que se va a alterar el equilibrio de hombres y mujeres a nivel mundial, es un disparate porque todo esto es para una población selecta de gente y no todo el mundo piensa en esto pero si hay alguien tiene tres nenas y quiere un varón, siempre y cuando uno no descarte los embriones que no sean del sexo deseado, hay formas de hacerlo. Y los embriones que quedan se criopreservan o pueden donarse”, explica el Dr. Pasqualini.
En Estados Unidos, la American Society of Reproductive Medicine (La Sociedad Americana de Medicina Reproductiva) estableció que para balance familiar está bien realizar el diagnóstico genético preimplantatorio para la selección del sexo. Pero las legislaciones varían de un país a otro.
“Pero además, en algunos casos la determinación del sexo está relacionada con enfermedades ligadas al sexo, enfermedades que están en los cromosomas sexuales, en las cuales es necesario saber el sexo porque la transmisión de la enfermedad dependerá del sexo del futuro bebé. Entonces, la técnica del FISH que hacemos en Halitus permite estudiar los cromosomas y seleccionar el sexo”, expresa el médico. Este es el caso por ejemplo, de enfermedades como:
* Hemofilia A
* Hemofilia B
* Distrofia Muscular de Duchenne
* Distrofia Muscular de Becker
* Síndrome de Hunter (Mucopolisacaridosis)
* Síndrome de Alport (Sordera y nefritis)
* Inmunodeficiencia de Wiskott Aldrich
* Adrenoleucodistrofia ligada al X
* Neuropatía de Charcot Marie Tooth ligada al X
* Hidrocefalia ligada al X
* Enfermedad de Norrie (retinopatía)

Selección de espermatozoides

Ahora bien, si pudieran seleccionarse los espermatozoides X y separarlos de los Y, podría realizarse con la población seleccionada según el sexo el tratamiento de reproducción asistida. De cualquier tratamiento suelen surgir un 50% de chances de que sean nenas y otro 50% de que sean varones, sin embargo, se calcula que un porcentaje de ellos será anormal, mediante la selección de espermatozoides se logrará tener el doble de embriones del sexo deseado luego del In Vitro.
 “Halitus Instituto Médico es uno de los dos representantes de la Argentina de Genetics & IVF Institute, un centro norteamericano que integra alta tecnología en servicios de fertilidad y genética, donde enviamos la muestra de semen congelada, ellos la descongelan, la procesan separando los espermatozoides, vuelve a congelarse y la devuelven a nosotros para que realicemos el procedimiento. Como la población de espermatozoides recuperada generalmente no es muy numerosa, para pisar más sobre seguro, nosotros con esa muestra sugerimos hacer el In Vitro y el ICSI, que requiere un espermatozoide inyectado dentro del óvulo para lograr la fertilización. Pero si bien este procedimiento da altos porcentajes de éxito en la selección de sexo, tampoco es el 100%. La forma de obtener el 100% de la seguridad en cuanto al sexo buscado es a través del estudio genético del embrión. Lo ideal sería la separación de los espermatozoides que dará la mayoría de los embriones del sexo buscado, sino todos, y después hacer la confirmación por medio del estudio de PGD”, concluye el Dr. Pasqualini.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible