Contáctenos  


home :: Notas :: SALUD FEMENINA DESPUÉS DE LOS 40 | MÁS INFORMACIÓN ES MEJOR CALIDAD DE VIDA

SALUD FEMENINA DESPUÉS DE LOS 40 | MÁS INFORMACIÓN ES MEJOR CALIDAD DE VIDA
Buenos Aires, Martes, 14 noviembre a las 10:53:33

El climaterio es tal vez la etapa más importante en la vida de una mujer porque los cambios que se producen en la mujer de más de 40 años están relacionados con la disminución de la función ovárica. Estos tienen que ver con lo psicológico, físico y social. “Todos los cambios asociados a lo fisiológico son aquellos que se conocen con el nombre de Síndrome Climatérico. Los cambios desde el punto de vista psicológico están asociados con los cambios de estado de ánimo y hay que diferenciarlos de lo que es una depresión como entidad psicopatológica, sino que son cambios de estado de humor. Generalmente, aquellos relacionados con una depresión psicopatológica tienen un diagnóstico psiquiátrico y a su vez llevan muchas veces a la medicación. Estos cambios de humor, muy parecidos a aquellos que tienen lugar durante el Síndrome premenstrual, en cambio, se tratan con terapia y con el reemplazo hormonal. Y con respecto a los cambios desde el punto de vista social, es exclusivamente la inserción de la mujer en esta edad en el mundo laboral y en la cultura en la que está inserta”, explica la Dra. Rosana Molina, miembro del departamento de Climaterio, Menopausia y Osteoporosis de Halitus Instituto Médico.
Los trastornos que se presentan durante esta etapa pueden darse desde el punto de vista sintomático a nivel general, conectados con la disminución hormonal, o asociados exclusivamente con la esfera urogenital. Según Rosana Molina, en la esfera urogenital aparecen la sequedad vaginal, que trae como consecuencia dolor durante la relación sexual, también conocido con el nombre de dispareunia; la aparición de infecciones urinarias a repetición, la exacerbación de los prolapsos cuando ya existían, las irregularidades menstruales, y el síntoma capital por el cual la paciente acude a la consulta que son los sofocos. Dentro de los cambios hormonales que se producen en esta etapa de la vida hay que mencionar aquellos que están relacionados con la prevención como la osteoporosis y las enfermedades cardiovasculares, que aparecen a largo plazo.
“Es importante la aparición del climaterio como sub-especialidad dentro de la ginecología porque le da a la mujer un lugar que antes no tenía, y ese espacio le permite conservar la calidad de vida, aún más en estas mujeres modernas que después de la menopausia viven muchos años más de los que vivían antes”, expresa la médica.


Objetivo: calidad de vida
El aumento de la expectativa de vida hace que las mujeres tengan que vivir en esta etapa y es necesario que puedan conservar la calidad de vida. Entonces, se replantea la necesidad de darles un lugar, un espacio a las mujeres mayores de 40 años y esto trae aparejado un significado diferente en las distintas culturas. “Un ejemplo típico es el de la India, donde las mujeres cuando estaban menstruando no podían asumir ningún rol protagónico ni podían llegar al poder y cuando llegaban a la menopausia tenían la sabiduría y podían hacerlo. En las culturas mayas también pasaba lo mismo o haciendo un paralelismo, en distintas culturas africanas no se ponen de acuerdo. En algunas la mujer es la madre la que trae la fecundidad y para otros tiene un rol secundario y tiene que trabajar un poco a la sombra de lo que es el hombre”, relata Molina.
En las culturas occidentales las mujeres tienen un rol más importante, a diferencia de las culturas orientales en general, pero sigue habiendo muchas veces una gran diferencia entre lo que es vivir el climaterio en la ciudad y lo que es vivirlo en el campo. Para las mujeres que viven en los lugares rurales, el climaterio pasa muchas veces desapercibido como pasa la adolescencia o la primera menstruación, no saben a lo mejor lo que es un sofoco o no le dan tanta importancia. En cambio, en la ciudad las mujeres no sólo consultan porque tienen sofocos o irregularidades menstruales sino que además, aún las mujeres asintomáticas, se informan de que con la disminución hormonal puede aparecer por ejemplo, la osteoporosis. La Dra Molina expresa: “Es muy importante saber dónde se trata el climaterio y quienes son las mujeres a las que se está tratando. De allí la importancia de las pautas socioculturales y las distintas formas de vivir esta etapa. Hoy por hoy la información o el acercamiento a ella es parte de la calidad de vida”.

¿Cómo conservar la calidad de vida de estas mujeres?
* La consulta médica, con la detección y prevención de patologías antes desconocidas
* El tratamiento
* La actividad física
* La dieta balanceada
“Lo que hay que darle a esa mujer más que años por vivir es calidad a esos años. Cuando hablamos de aspectos socioculturales del climaterio uno debe remontarse un poco a lo que significaba la menstruación para las distintas comunidades a lo largo de los años. Por ejemplo, si hablamos de momentos en los que la mujer se moría muy joven, como en la época del Imperio Romano, se morían a los 35 años, las mujeres no vivían el climaterio y la menopausia porque se morían antes, no sabían lo que era”, dice la Dra. Molina.

Osteoporosis, un problema que requiere prevención
El tratamiento de la osteoporosis en la mujer menopáusica tiene como premisa importante el cambio de hábitos, hacer actividad física y no llevar una vida sedentaria, no fumar, no tomar café. Pero además, el tratamiento puede requerir terapia de reemplazo hormonal que actúa sobre esta patología o un tratamiento con otras sustancias que impiden la pérdida ósea, llamados bisfofonatos. “También la dieta debe ser tenida en cuenta, con los requerimientos de calcio que en esta etapa de la vida son entre 1,200 y 1,500 gramos de calcio, y no hay que olvidar que tiene un rol importante la incorporación de lácteos como leche y yogur, y los pescados y verduras. Por último, la exposición al sol. Hay una fuerte discusión con los dermatólogos por este tema porque por un lado hay que ponerse protector para proteger la piel pero por el otro el sol es necesario para sintetizar la vitamina D que permite fijar el calcio. Es fundamental recalcar que la exposición debe ser en las horas recomendadas y sólo 10 minutos de sol es suficiente para lograr la síntesis de vitamina D y que la cama solar no produce este efecto”, dice la especialista.

Terapia de reemplazo hormonal si, terapia de reemplazo hormonal no
La Terapia de Reemplazo Hormonal consiste en introducir las hormonas faltantes, estrógenos y progesterona, por distintas vías, ya sea con comprimidos, parches o gel. Ha sido utilizada tradicionalmente para el tratamiento de los síntomas así como para la prevención cardiovascular y la pérdida de masa ósea. Sin embargo, a partir de la publicación del reporte del WHI (Women Health Iniciative) se ha puesto en duda la seguridad del uso de terapias hormonales a largo plazo en relación con el potencial aumento del riesgo cáncer de mamas y eventos cardiovasculares. En los últimos años mucho se ha hablado sobre los beneficios y las desventajas de este tipo de tratamiento y es por ello que ha habido algunas novedades en el área:
* Actualmente se dan dosis más bajas
* Anteriormente se indicaba por un período de 10 años pero actualmente ese lapso de ha reducido a 5 años
Según Molina, además, ha habido un cambio en las indicaciones. “Ahora se indica cuando la mujer tiene Síndrome vasomotor, es decir, sofocos; cuando tiene atrofia urogenital que es lo referido a la sequedad vaginal por ejemplo, y osteoporosis siempre y cuando los beneficios superen a los riesgos porque sino se recomienda el uso de los bisfofonatos. Y hay contraindicaciones, las más importantes son en caso de insuficiencia cardiaca o hepática, cáncer de mamas o tromboembolismo pulmonar”, concluye la médica.
 
Fertilidad y anticoncepción

La mujer de más de 40 años puede presentar dos situaciones distintas: que consulte a los médicos ya embarazada o que la consulta se realice porque desea quedar embarazada, ya sea con o sin pareja. “El estudio y tratamiento para intentar lograr el embarazo debe ser lo más rápido posible dado que luego de los 40 años el declinar del funcionamiento ovárico puede ocurrir en cualquier momento y hasta en forma sorpresiva. Pero además, aquellas madres primerizas a los 40 o más tienen un 60% más de probabilidades de desarrollar alta presión arterial y cuatro veces más probabilidades de contraer diabetes durante el embarazo. También se debe estar alerta porque hay más riesgo de detención del embarazo y de complicaciones. Tanto es así que estas embarazadas son consideradas de alto riesgo”, sostiene el Dr. Sergio Pasqualini, Director de Halitus Instituto Médico.
En el primer caso, los médicos acompañarán ese embarazo realizando el seguimiento necesario para llegar al parto tomando todos los recaudos. Se recomienda a las mujeres embarazadas de más de 40 años realizar los estudios prenatales que pueden anticipar algunos problemas de salud del bebé y así solucionarlos de ser posible cuanto antes. Después de los 40 años, existe el doble o el triple de probabilidades de que el feto presente enfermedades genéticas o malformaciones congénitas que en mujeres de entre 20 a 30 años. En el segundo caso, los médicos deben antes de enfrentar la búsqueda, evaluar el estado clínico y psicológico de la mujer para saber si se encuentra en condiciones de sobrellevar el embarazo y para, dada la edad de los padres, prever qué será del niño por nacer en caso de lograr el embarazo. Pero además, será necesario estudiar a la potencial embarazada desde lo físico, ya que el embarazo implica una sobrecarga para el cuerpo y, después de los 40, conlleva mayores posibilidades de complicaciones como la hipertensión o la diabetes. Los estudios revelan que es dos veces más probable que una mujer de más de 35 años desarrolle alta presión arterial y diabetes que una mujer de entre 20 y 30 años. Es por ello que estas embarazadas requieren un seguimiento y un control más exhaustivo que los embarazos logrados antes de los 40 años.
“En cuanto a la anticoncepción, hay que tener en cuenta que pese a tener irregularidades menstruales la mujer todavía ovula, se calcula que cerca de un 35% de las mujeres con irregularidades menstruales ovulan, y por eso es aconsejable que utilice un método anticonceptivo hasta por lo menos un año después de su última menstruación”, concluye la Dra. Molina.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible