Contáctenos  


home :: Notas :: CÁNCER DE MAMA | LOS CONTROLES SON INDISPENSABLES

CÁNCER DE MAMA | LOS CONTROLES SON INDISPENSABLES
Buenos Aires, Martes, 21 noviembre a las 12:08:39

Las estadísticas muestran que 300.000 mujeres mueren por año en el mundo de cáncer de mama, 1 de cada 8 mujeres lo padecerá en algún momento de su vida, y 1 de cada 25 morirá a causa del mismo aún cuando es curable en más de un 90% de los casos si es detectado a tiempo.


El cáncer de mama es la primera causa de muerte por cáncer entre la población femenina  y se produce por un crecimiento anormal de las células de este tejido. El 35% de las mujeres argentinas no cumple con el control y se diagnostican entre 15.000 y 18.000 nuevos casos por año.
Existen algunos factores de riesgo que deben tenerse en cuenta para tomar recaudos a tiempo teniendo en cuenta que siempre la mejor protección es la información y la detección precoz. Entre estos factores, algunos modificables y otros no, deben tenerse en cuenta:
No modificables
* Ser mayor de 40 años.
* Presentar antecedentes personales de cáncer de mama u ovario o antecedentes familiares de cáncer de mama
* Mutaciones genéticas
* Tener una menarca precoz (menstruación antes de los 12 años) o una menopausia tardía (mayor de 55 años)
* Tener una biopsia previa que muestre hiperplasia atípica o carcinoma in situ.
Modificables:
* Consumir más de una copa de alcohol diaria
* Sufrir de sobrepeso
* Concebir el primer hijo después de los 30 años o no tener hijos después de esa edad
* Usar terapia de reemplazo hormonal por más de 5 años
* Estrés
* Sedentarismo


Diagnóstico

La detección temprana depende fundamentalmente de la realización de estudios periódicos. Los exámenes de diagnóstico son el auto examen, el examen clínico realizado por el médico, la mamografía, y la ecografía. Otros estudios como la resonancia magnética nuclear tienen un uso más restringido y adecuado a cada caso y al criterio médico en particular (estudio de prótesis, sospecha de recidiva de cáncer), no siendo un estudio de rutina.
“Los exámenes clínicos y las mamografías son herramientas muy útiles para la detección precoz del cáncer, y cuanto más temprano sea el diagnóstico, mayores serán las posibilidades de curación”, dice el Dr. Isetta.
Por esto se recomienda:
o El auto examen una vez por mes a partir de los 20 años
o Examen médico cada 2 o 3 años si la mujer tiene entre 20 y 35 años, y anual o semestral si es luego de los 35 años.
o Mamografía cada dos años entre los 35 años y hasta los 40 años. Luego repetirla una vez cada año.
“La edad no es una razón para suspender los controles, estos controles son de por vida. Ésta es la mejor arma de prevención.”, explica el Dr. Juan Isetta, mastólogo, a cargo del Departamento de Patología Mamaria de Halitus Instituto Médico.

Tratamientos en general

“Los tratamientos posibles tienen que ver con cada paciente en particular, pero en líneas generales se ha avanzado mucho y se sigue investigando en busca de identificar los grupos cada vez más pequeños dentro de esa enfermedad que es el Cáncer de mama, para poder brindar una terapéutica lo más específica posible para cada caso”, expresa el Dr. Isetta, especialista en Mastología.
Los tratamientos posibles son:
* Quimioterapia. Existen distintos esquemas de drogas más o menos agresivos adecuados para cada caso.
* Terapia antiestrogénica. Se utilizan diferentes drogas con distintos mecanismos de acción: la que impide la acción del estrógeno como el Tamoxifeno, otras como los inhibidores de aromatasa que impiden su formación periférica, otros impiden su formación por bloqueo en forma central como los análogos LH RH.
* Terapias moleculares. Estas van a ejercer su acción dentro de las células y consisten en bloquear o desactivar específicamente mecanismos reguladores del desarrollo y muerte celular que se han descontrolado.
  
También existen las terapias “moleculares” como Trastuzumab en resistencia a la quimioterapia, Bevacizumab que inhibe la angiogénesis tumoral, o Lapatinib en resistencia a Trastuzumab y metástasis. Este tipo de terapias actúan en mecanismos intracelulares, y combinadas con la poliquimioterapia y la hormonoterapia mejoran los resultados en el tratamiento de la enfermedad, particularmente en aquellos subgrupos que mostraban poca respuesta al tratamiento con quimioterapia. Algunos de estos tratamientos aún están en fase de investigación.
Actualmente se intenta identificar cada vez más certeramente los distintos subgrupos de cáncer de mama a fin de lograr una mayor y mejor respuesta a los tratamientos. La detección del oncogenes como Her 2 neu, PTEN, la presencia de receptores hormonales; es hoy como se busca individualizar la terapéutica ajustada a cada caso en particular.

Cirugías

Hace años, la única oportunidad que se le presentaba a una mujer que tenía cáncer de mama era la extirpación de esa mama (mastectomía). Luego surgió la posibilidad, ante un diagnóstico precoz, de llevar a cabo una cirugía conservadora que permite no sacrificar el órgano y debe ser asociada a la radioterapia (que actúa solo sobre la mama). Para la evaluación del estado axilar lo más nuevo es la extirpación del ganglio centinela (consistente en el primer ganglio de la cadena ganglionar) y su minucioso estudio, siendo en muchos casos innecesario resecar el resto del contenido axilar.
Es importante decir que hoy la ciencia ofrece otra alternativa al tratamiento quirúrgico clásico: la cirugía oncoplástica mamaria. Según el Dr. Isetta, “En Halitus creemos que es importante ante la presencia de un cáncer de mama se tenga en cuenta no solo el criterio oncológico, sino también el cosmético, y si fuera necesaria la extirpación de la mama se ofrece la reconstrucción mamaria inmediata como una forma de mejorar el estado psicofísico de la paciente para enfrentar mejor a la enfermedad y su rápida inserción en su medio familiar, social y laboral”.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible