Contáctenos  


home :: Notas :: HOY TIENEN CUATRO HIJOS DE EMBRIONES CRIOPRESERVADOS

HOY TIENEN CUATRO HIJOS DE EMBRIONES CRIOPRESERVADOS
Buenos Aires, Viernes, 15 diciembre a las 10:27:16

El primer nacimiento de embriones congelados en el mundo fue el reportado por el profesor australiano Alan Trounson, del Instituto Monash de Reproducción y Desarrollo de Melbourne en 1984 y desde entonces el almacenamiento de embriones criopreservados es una práctica estándar en las clínicas de fertilización in Vitro. Un caso que conmueve.

El caso de Isabel y Sebastián



Durante seis largos años Isabel y Sebastián buscaron el tan deseado bebé. Luego de que en 1994 Isabel debiera enfrentar una cirugía de urgencia en la cual le fue extirpado un ovario. Con 25 años y un diagnóstico que pronosticaba dificultades para quedar embarazada debido no sólo a la falta de ese ovario sino al estado en el que los médicos observaron su otra trompa, Isabel no se preocupó pero dejó de cuidarse. Unos años más tarde y sin resultados su obstetra le recomendó consultar por una fertilización in Vitro. La pareja llegó a Halitus Instituto Médico en 1998 y en la fertilización se obtuvieron 14 embriones.
“El caso de Isabel y Sebastián es especial porque de 24 óvulos obtenidos se formaron 14 embriones. Uno podría decir que es una baja tasa de fertilización pero, de esos 14 embriones obtenidos se transfirieron 2 en el primer tratamiento y no se logró el embarazo. Se criopreservaron 7 porque los otros 5 se detuvieron antes de llegar al quinto día de desarrollo y alcanzar el estadio de blastocisto, que es cuando nosotros decidimos criopreservarlos. De esos 7 congelados, nacieron en total 4 bebés, se tranfirieron 2 embriones en el segundo intento en Julio de 1998, del que nació el primer bebé, se transfirieron otros dos embriones en octubre del 2000 dando lugar a un nuevo bebé y finalmente, se transfirieron el resto en septiembre del 2000 logrando el nacimiento de dos bebés más. Esto muestra una tasa de embarazo alta, esto es raro, el nacimiento de cuatro bebés de 7 embriones criopreservados es algo excepcional. Son 4 hermanos concebidos en el mismo momento pero nacidos en diferentes años. Hasta donde sabemos no existe en Argentina ningún caso de tanta eficiencia y eficacia con embriones congelados. Y más aún si tenemos en cuenta que la madre de estos chicos contaba con un sólo ovario ya que el otro le había sido extirpado con anterioridad”, expresa el Dr. Sergio Pasqualini, ginecólogo, Director de Halitus Instituto Médico.
En Julio de 1998, luego de descongelar embriones lograron el primer embarazo y el nacimiento de Victoria, que hoy tiene 7 años, les cambió la vida. “El embarazo fue perfecto y Victoria nació con 4,850 kilos y por cesárea porque era grande”, relata Isabel.
Para octubre del 2000, una nueva transferencia de embriones criopreservados trae la buena noticia: estaban embarazados nuevamente y Felipe, que hoy tiene 5 años, vino al mundo. “El embarazo de Felipe fue más corto. El nacimiento de Victoria fue a las 41 semanas, en cambio el de Felipe a la semana 36. Y pesó 3,810 kilos. Cuando consiguieron tener la familia tipo y la “parejita” de hijos creyeron que ese era el límite. Sin embargo, “me preocupaban los embriones congelados y lo que iba a pasarles porque para mí eran mis hijos. Me habían dicho que estaba la opción de donarlos pero nosotros no queríamos así que después de hablarlo con Sebastián decidimos volver a Halitus”, cuenta Isabel.
“Ellos son el ejemplo de que no hay que perder la esperanza. Creyeron que no iban a  poder tener hijos y hoy tienen cuatro y están felices. Con esta técnica de criopreservación los médicos podemos limitar la cantidad de embriones a transferir para minimizar los riesgos de embarazos múltiples y en caso de no lograr el embarazo en el primer intento estarían disponibles para volver a intentarlo; y en caso de lograr el embarazo, siempre están a la espera de un nuevo intento. Si la pareja decide que no quiere tener más hijos, entonces les damos la opción de la donación. El descarte no es una opción porque nosotros consideramos que los embriones son personas en potencia”, concluye el Dr. Pasqualini, especialista en fertilidad.

En septiembre del 2005 se descongelaron los tres embriones restantes. “Uno no era viable y por eso no se transfirió. No era de buena calidad. Le transferimos los otros dos y después los cité para darles la noticia de que eran mellizos y varones”, explica el Dr. Pasqualini. En mayo y luego de 34 semanas de gestación nacieron Pedro e Ignacio, con más de 3 kilos cada uno. “Para nosotros fue una sorpresa enorme porque, después de tanto hablarlo, tomar la decisión no fue simple porque nosotros en realidad estábamos hechos con una nena y un varón. La vida había vuelto casi a la normalidad, yo retomé el trabajo y recuperé mi peso, dormíamos de noche (ríe)…y los mellizos fueron una revolución”, dice Isabel. Ella y Sebastián se miran, rodeados de niños, y juntos, vuelven a sonreír.
Algo de historia
El primer nacimiento de embriones congelados en la Argentina fue en 1991, producto de un tratamiento realizado en Halitus Instituto Médico. También Halitus Instituto Médico reportó el caso de un bebé nacido luego de la transferencia de embriones criopreservados durante 9 años en 2002, en aquel momento el único en el mundo que había estado congelado por tanto tiempo. Recientemente científicos han reportado el caso de un bebé producto  de embriones congelados durante 10 años en nuestro país, en el 2003 se dio a conocer el caso de unos mellizos nacidos en Jerusalén producto de 4 embriones congelados 12 años antes, y hace unos días el nacimiento en Barcelona, España de un bebé nacido de un embrión criopreservado durante 13 años volvió a ser noticia.
No hay que perder de vista que de cada 1000 embriones congelados las estadísticas muestran que nacen unos 52 bebés y de cada 1000 embriones transferidos en fresco, es decir, sin criopreservar, se calcula que nacen 46 bebés. “La mayoría de los embriones, ya sean estos en fresco o congelados, no son viables ya sea por malformaciones genéticas u otro tipo de anomalías incompatibles con el desarrollo del embrión. La mayor parte de los embriones detienen su desarrollo en los primeros días, tanto es así que muchas mujeres que creen que nunca han estado embarazadas pudieron haber tenido un embrión que se detuvo en los primeros días y por lo tanto llegada la fecha de menstruación tuvieron su menstruación normalmente, sin saber que habían estado embarazadas. Los embriones además, pueden criopreservarse al primer día de evolución, en estadio de pronúcleo, a las 48hs de evolución, con 4 células, a las 72hs de evolución, con 8 células o a los 5 días, con 120 a 150 células en el estadio de blastocito”, expresa el doctor.

¿Por qué criopreservar?

La preservación en frío surge de la necesidad de tomar una decisión sobre los embriones resultantes de una fertilización. Si al momento de la transferencia la cantidad  de embriones conlleva un riesgo de embarazo múltiple, es decir, si han fertilizado más de dos, que es lo recomendable transferir de una vez, debe decidirse entre descartar o congelar los sobrantes. “Pero en no más del 10% de los procedimientos nos encontramos con embriones para criopreservar y como la mayoría de los embriones se detienen antes del sexto día de desarrollo, en muchas ocasiones, los dejamos evolucionar hasta ese momento en el laboratorio para decidir si realmente justifica criopreservarlo, dado que si el embrión se detienen antes del quinto día es porque ese embrión no era viable y por ello se detuvo naturalmente. Así evitamos congelar muchos embriones que tampoco hubieran sido viables antes de la preservación. Es decir, que si un embrión no evoluciona de un día para el otro, no aumenta la cantidad de células, está detenido naturalmente y no tiene sentido congelarlo porque tampoco evolucionará, por supuesto, luego de descongelado. Cuanto más tarde se lleva a cabo la preservación menos embriones lograron desarrollarse y vale la pena preservar. Esto nos evita tener embriones congelados en forma innecesaria. Otra opción es criopreservar óvulos, esto puede llevarse a cabo cuando hay muchos óvulos y no hay un factor masculino severo, aunque con menor tasa de éxito. Ante un procedimiento de fertilización in Vitro o ante la necesidad de preservar la fertilidad, si la mujer tiene pareja solemos proponer la criopreservación de embriones. Y por último, puede congelarse tejido ovárico aunque la maduración in Vitro todavía no está puesta tan a punto como el resto de las técnicas”, dice  el Dr. Pasqualini.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible