Contáctenos  


home :: Notas :: El rol de los andrógenos en el cuerpo femenino durante el climaterio

El rol de los andrógenos en el cuerpo femenino durante el climaterio
Buenos Aires, Martes, 22 mayo a las 14:02:47

Con la llegada de la mujer al climaterio, la falta de andrógenos en algunos casos puede llevar a algunas dolencias a las que se debe prestar atención y muchas veces los médicos deben recetar andrógenos como parte de la solución.


La vida hormonal tanto de hombres como de mujeres está fuertemente ligada a las variaciones hormonales que ocurren a lo largo de la vida, ya sea de los andrógenos (hormonas masculinas) como de los estrógenos (hormonas femeninas). Pero ambos tipos de hormonas están presentes tanto en el hombre como en la mujer en diferentes cantidades.  En el hombre los andrógenos fundamentalmente tienen a su cargo el desarrollo de caracteres sexuales y todo aquello relacionado con la fertilidad. En la mujer, si bien no es la hormona capital, los andrógenos están presentes en menor cantidad.

El deseo sexual es definido científicamente como la inclinación o el ánimo a tener relaciones sexuales con otra persona y la respuesta sexual humana posee un mecanismo de relojería en el que cualquier mínima alteración puede producir la falla en dicho mecanismo que derivará en falta de deseo. Se calcula que el 45% de las mujeres que entran en menopausia presentan como disfunción sexual la falta de deseo. Para algunas mujeres este período es un reto por las dificultades físicas y emocionales, para otras es un momento de plenitud personal, y para otras una combinación de lo anterior que requiere un esfuerzo adicional y el apoyo de su entorno familiar, laboral y social.
“Durante mucho tiempo se creyó que los andrógenos era sólo patrimonio masculino pero en las mujeres hay determinadas glándulas que también fabrican estas hormonas masculinas. En el climaterio es fundamental que las hormonas estén en equilibrio, tanto los estrógenos y la progesterona como los andrógenos, porque si bien la testosterona no es la hormona principal en la mujer, actuaría también en la esfera sexual, en cambios de estados de ánimo, en la fatiga muscular, etc.”, expresa la Dra. Molina.
Durante la vida fértil de la mujer, los andrógenos son producidos por la glándula suprarrenal y por los ovarios. Al entrar en menopausia, la mayor cantidad de andrógenos es producida fundamentalmente por el ovario. Es por eso que no todas las mujeres presentan disminución de andrógenos al entrar en el climaterio y debe ser individualizada aquella mujer que requiere recibir andrógenos. Y aún más importante: las mujeres que presentan mayor cantidad de síntomas son aquellas que no poseen sus dos ovarios (oforectomizadas bilaterales) y las que presentarán más deficiencia de andrógenos.
 “El diagnóstico se hace mediante un dosaje de testosterona total y biodisponible e incluso un dosaje de dehidroepiandrosterona. Luego de realizar distintos estudios se descubrió que pequeñas diferencias de lo normal en los niveles de hormonas sexuales masculinas-testosterona y dehidroepiandrosterona (DHEAS)- tanto en el hombre como en la mujer puede provocar la disminución o eventualmente el aumento de deseo. El descubrimiento de la función directa que ejercen sobre el desencadenamiento del deseo sexual dio lugar a un nuevo tratamiento a base de estas hormonas que consiste fundamentalmente en adaptar la medicación disponible para hombres a la dosis necesaria para mujeres. Siempre debe darse aquello que se conoce como ‘dosis fisiológica’, ya que con una ‘dosis suprafisiológica’ pueden aparecer efectos adversos como aparición de vellos allí donde antes no había, hipertrofia del clítoris y hasta en algunos casos cambios en la voz”, explica la Dra. Rosana Molina, miembro del departamento de Climaterio, Menopausia y Osteoporosis de Halitus Instituto Médico.
El principal ayudante del deseo, tanto en hombres como en mujeres es la hormona masculina y la disminución de testosterona en el cuerpo femenino pueden causar:

* Fatiga
* Cansancio
* Pérdida de la sensación de bienestar y disminución de la libido (Síndrome de insuficiencia androgénica)

 “Hace años, la posibilidad de diagnosticar la falta de deseo sexual tenía que ver fundamentalmente con que la mujer pudiera manifestarlo al médico. Para lograr el desarrollo de un parche de testosterona que hoy existe en el mercado europeo pero no en Argentina, los investigadores elaboraron un cuestionario dirigido a todas las pacientes que permite a los profesionales hacer el diagnóstico. Este parche contiene bajas dosis de testosterona y mejora la libido en aquellas mujeres que manifiestan los síntomas”, dice la Dra. Molina.
Pero la falta de deseo también puede deberse a la aparición de cualquier otro problema sexual como la falta de orgasmo o anorgasmia influye en el propio deseo e incluso en el del otro, la impotencia, la dispaurenia (dolor) o la eyaculación precoz también y, en estos casos, debería tratarse primero el verdadero problema.
Por el aumento de la expectativa de vida de la población, es esperable que la mujer viva cerca de un 30% de su vida luego de la menopausia, por lo cual, es de suma importancia aprender los cuidados y prevenir trastornos de esta etapa  y la consulta médica es fundamental para establecer el tratamiento adecuado que lleve a una vida sexual saludable.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible