Contáctenos  


home :: Notas :: HIPERTENSIÓN ARTERIAL El control es el único remedio

HIPERTENSIÓN ARTERIAL El control es el único remedio
Buenos Aires, Jueves, 22 mayo a las 19:53:29

La presión arterial elevada no tiene cura pero puede ser controlada y evitar así otras afecciones al organismo. Como no presenta síntomas fácilmente identificables es fundamental realizar un control periódico para diagnosticarla y mantenerla bajo control. Qué tener en cuenta a la hora de prevenir.


El 13 de mayo es el Día Mundial de la presión arterial y este no es un tema menor. Se mueren 8 millones de personas por año en situación de hipertensión y el 80% en países de bajos recursos económicos. La prevalencia de hipertensión arterial en la Argentina y Latinoamérica oscila entre el 28 y el 50% dependiendo esta variación de la edad, dado que la incidencia de hipertensión arterial se incrementa con la edad. No existen diferencias en incidencia y prevalencia en el sexo.
La hipertensión arterial es la elevación persistente de la presión arterial por encima del nivel aceptado de normotensión- tensión normal- (mayor a 135/85mmHg). Este es un límite arbitrario por lo que el riesgo aumenta con cada ascenso de la presión arterial a partir de un valor de 115mmHg en la presión arterial sistólica. El músculo del corazón se contrae y se relaja como cualquier otro músculo. Cuando se contrae hablamos de sístole y cuando se relaja de diástole. La hipertensión arterial podría definirse como una condición en que la sangre viaja por las arterias a una mayor presión que la normal y en el 90% de los casos tiene causas desconocidas. Cuando el corazón se contrae envía un torrente de sangre a las vías circulatorias (sístole), cuando el corazón se relaja entre latidos, disminuye la presión en las vías circulatorias (diástole), cuando alguna de las dos, o ambas, se eleva, más de 135 para la sístole y de 85 para la diástole, estamos en presencia de hipertensión arterial.

¿Qué tener en cuenta?

Generalmente no presenta síntomas específicos y es uno de los más importantes factores de riesgo cardiovascular. Es por ello que es conveniente estar atento a:
> dolor de cabeza (cefalea)
> zumbido de oídos
> adormecimiento de mitad del cuerpo
> mareos al levantarse o al cambiar de posición
> confusión
> distorsión de la visión
> náuseas
> vómitos
> dolor de pecho
> respiración entrecortada
> hemorragia nasal
> sudor excesivo

Y realizar tomas periódicas de presión arterial sin perder de vista que la presión arterial alta es una enfermedad que dura toda la vida. Si no registra variaciones en la presión o hipertensión, la toma debería realizarse cada 6 meses. No se puede "curar" pero puede ser controlada y así reducir el riesgo de enfermedades como los ataques al cerebro y al corazón, la insuficiencia cardiaca y las enfermedades renales.
“Es muy importante mencionar aquellas medidas útiles a la prevención de la hipertensión arterial”, dice el Dr. Ramiro Sánchez, Jefe de Hipertensión Arterial y Unidad Metabólica de la Fundación Favaloro.

Existen medidas de reconocida eficacia, que son las siguientes:

a) control del peso corporal
b) reducción del consumo de sodio
c) aumento del consumo de potasio.
d) actividad física aeróbica periódica
e) disminución del consumo de alcohol
f) supresión del tabaquismo

“La etiología de la hipertensión arterial reconoce dos formas: La hipertensión primaria o esencial y la hipertensión secundaria. La prevención primaria de la hipertensión arterial es factible tomando en consideración que los factores genéticos involucrados en la mayoría de los pacientes hipertensos necesitan de un entorno adecuado para poder expresarse como enfermedad. La prevención actuaría fundamentalmente sobre dicho entorno tratando de modificarlo para evitar la evolución de la misma. Las principales medidas tienden a corregir hábitos malsanos de vida. Sin embargo, los intentos para implementar estas medidas, tanto en pacientes hipertensos como en la población general con riesgo aumentado de contraer esta enfermedad, chocan contra la falta de perseverancia y la poca adhesión manifestada por la mayoría a las medidas sugeridas por los profesionales de la salud”, explica el médico.

La evaluación médica incluye un examen físico y análisis de cambios en la retina que indican hipertensión, análisis de sangre (que indiquen el funcionamiento de las glándulas tiroides y adrenales) y orina, electrocardiograma, y rayos X del tórax.
El tratamiento va desde un cambio en el estilo de vida -debe ser individual para cada paciente teniendo en cuenta los factores que puedan influir en la presencia de la alta presión- hasta un tratamientos medicamentosos, especialmente si pese al cambio de hábitos la presión arterial alta persiste.

Prevención

Según el Dr. Sánchez, la prevención cobra entonces una relevancia aún mayor. Y enumera aquellos puntos que requieren especial atención:
* Es importante la educación a la población, a través de medios de comunicación y en las escuelas, en los que en forma sencilla y precisa se difundan los beneficios de un estilo de vida sana: dieta adecuada, actividad física periódica, supresión del hábito tabáquico, y un limitado consumo de alcohol.
* Las instituciones públicas o privadas vinculadas al cuidado de la salud deberían obligar a las empresas fabricantes de alimentos a que indiquen claramente el contenido de sodio, número de calorías, concentración de colesterol y grasas saturadas de sus productos.
* Debería incentivarse la producción de productos dietéticos que lleven un rótulo destacado donde el Ministerio de Salud, oficinas técnicas o instituciones científicas avalen que dichos productos cumplen los requisitos exigidos para ese fin, previamente analizados químicamente por autoridades competentes.
* En los establecimientos donde se preparan y/o expenden comidas, los organismos competentes deben normar los conceptos sobre alimentación saludable, induciendo la preparación de comidas pobres en grasas saturadas, sal y colesterol y ricas en potasio y calcio.
* Deben desarrollarse campañas para hacer conocer los beneficios de una actividad física aeróbica, liviana, regular y periódica dado que favorecen la reducción de las cifras de presión arterial.
* También es útil la realización de cursos, seminarios, mesas de trabajo o discusión específicas sobre la prevención primaria, para estudiantes de medicina y todos los profesionales dedicados a la asistencia de pacientes.
* Y el paciente hipertenso debe ser educado sobre la importancia de la prevención primaria para que de esa manera efectúe su propio cuidado e influya sobre el de su familia.

Preeclamsia: presión arterial durante el embarazo

Un capítulo importante es la hipertensión que ocurre durante la gestación (embarazo). Constituye la principal causa de morbimortalidad materna y fetal. Las complicaciones se acentúan con el diagnóstico tardío de la hipertensión arterial por lo que es importante el control frecuente y temprano de la mujer embarazada.Alrededor del 10% de las mujeres embarazadas presentan esta dificultad durante la gestación, generalmente aparece durante el tercer trimestre, y este porcentaje puede elevarse hasta un 20% si es su primer hijo.
El Dr. Sergio Pasqualini, Director Médico de Halitus Instituto Médico, explica que “Durante el embarazo existe la posibilidad de sufrir preeclampsia, un tipo de hipertensión especial que se produce por la facilidad de las embarazadas en acumular líquidos. Estas mujeres tienen mayor predisposición  al desarrollo  de complicaciones como:
* desprendimiento de placenta
* coagulación intravascular diseminada
* hemorragia cerebral
* insuficiencia  hepática y renal
Los síntomas más frecuentes son la hinchazón de la cara y las manos, cansancio extremo, trastornos renales y proteinuria. Aquellas mujeres que padecen de hipertensión o diabetes antes del embarazo, las futuras mamás que presentan exceso de peso y las primerizas están más propensas a presentar este desorden. Y Pasqualini aclara “En la mayor parte de los casos el monitoreo periódico, análisis de sangre y orina, la dieta y reposo hacen que el nacimiento se produzca sin problemas”.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible