Contáctenos  


home :: Notas :: Cirugías Reconstructivas: en busca de un funcionamiento normal

Cirugías Reconstructivas: en busca de un funcionamiento normal
Buenos Aires, Jueves, 29 mayo a las 16:05:24

Si de cirugías plásticas se trata, es imprescindible marcar una diferencia entre aquellas cirugías reconstructivas y aquellas estéticas. La primera tiene como objetivo fundamental corregir alteraciones para lograr el normal funcionamiento de áreas anormales del cuerpo reparando las lesiones que cualquier patología pudiera haber ocasionado. La segunda, en cambio, se ocupa específicamente de tratar que un paciente sin lesiones ni alteraciones se vea mejor, estéticamente.


La Dra. Ángeles Petersen, a cargo del departamento de cirugía plástica de Halitus Instituto Médico explica la diferencia: “Una cirugía es reconstructiva cuando está dirigida a reparar un defecto ya sea estético o funcional en los casos en que hubiera una alteración de la anatomía normal debido a un traumatismo, un tumor, una cirugía, una alteración congénita, etc. En general las cirugías reconstructivas mamarias son para reparar defectos producidos por cirugías resectivas de tumores malignos. Pero también puede ser necesaria en algunos casos de resecciones de nódulos benignos a repetición, donde quedan asimetrías en el volumen mamario o alteraciones en la forma de la mama, y en casos difíciles como es la inyección de silicona libre donde muchas veces es necesaria la resección total de las mamas”.

Hace unos años, cuando se resecaba una mama, la tendencia era dejar la reconstrucción mamaria para un segundo tiempo, en forma diferida, ya que se temía que la reconstrucción de la misma pudiera dificultar el seguimiento de la enfermedad e incluso la realización de los tratamientos adyuvantes como la radioterapia y la quimioterapia.
Hoy en día está demostrado que la reconstrucción inmediata no interfiere con dichos tratamientos ni tampoco aumenta la mortalidad por cáncer de mama y que, por otra parte, beneficia mucho a la paciente no sólo por disminuir un tiempo operatorio sino también porque le evita la situación tan traumática de verse repentinamente sin sus mamas. Los principales objetivos de la reconstrucción mamaria serían no sólo el de conseguir que la paciente conserve la anatomía de una mama sino también el de lograr una mama más armónica y una simetrización entre ambas mamas para que la paciente se pueda ver bien. Con la reconstrucción inmediata  los resultados estéticos siempre son mejores.

“La tendencia actual es entonces la de reconstruir en forma inmediata en todos los casos que sea posible, y tratando de conservar la mayor cantidad de piel en la resección siempre que se prime el objetivo oncológico. Estas cirugías conservadoras con resecciones menores pueden realizarse en muchos casos hoy gracias a la mayor detección de cánceres en su estadio más temprano debido a los controles rutinarios con mamografías y ecografías mamarias que nos permiten la detección de un tumor que todavía no tiene expresión clínica”, explica la Dra. Petersen.

La reconstrucción

Existen varias maneras de reconstruir una mama y la forma elegida dependerá de cada caso en particular.
Una forma de reconstrucción inmediata se dá en lo que se llama cirugía oncoplástica de la mama,  la cual  se lleva a cabo en aquellas pacientes en donde la relación favorable entre el tamaño de la mama con respecto al tamaño tumoral (mamas grandes con tumores únicos y relativamente pequeños) hace que no sea necesaria la extirpación completa de la glándula mamaria.
En este tipo de cirugía la resección tumoral se planea en función del posterior armado de la mama. La resección tumoral no es al azar, sino que además de realizar la extirpación oncológica del tumor, los cortes realizados en la mama serán planificados  para la reconstrucción de la misma, conservando su anatomía y en muchos casos mejorándola (procedimientos de reducción y pexia mamaria)- En general se debe corregir  también la otra mama.
En casos de resección completa de la glándula mamaria, la reconstrucción puede realizarse con colgajos autólogos (tejidos de la propia paciente) o mediante la inclusión de prótesis mamarias en general con la utilización de un expansor tisular previo.
“Un expansor es un dispositivo protésico que al ser expandido en forma periódica va distendiendo los tejidos. En el caso de expansores mamarios, se trataría de una prótesis mamaria desinflada que se va llenando de forma periódica hasta lograr una expansión de la piel de la mama. Se forma de esta manera un espacio que en un tiempo posterior será ocupado por una prótesis. Esto se lleva a cabo en los casos en que durante la cirugía de resección de la glándula mamaria se deba resecar mucha piel, y entonces la piel remanente no alcance para cubrir un implante. Se coloca el expansor luego de resecar la mama, se expande sólo parcialmente y se cita luego a la paciente de manera regular para ir expandiéndolo. Esto, se hace de manera muy simple e indolora en el consultorio, el expansor tiene una pequeña válvula que se coloca debajo de la piel, por palpación se identifica y por punción se inyecta solución fisiológica. Cuando se logra la expansión deseada se esperan al menos 6 meses para la siguiente cirugía donde se reemplaza el expansor por la prótesis definitiva”, describe Petersen.
Hay muchas variables que harán optar al médico por uno u otro método:
* Necesidad de radioterapia postoperatoria o antecedentes de radioterapia previa
* Estado clínico de la paciente- Enfermedades autoinmunes
* Hábitos (fumadora o no)
* Contextura física
* Reconstrucciones previas
* Expectativas de la paciente
* Evaluación riesgo- beneficio
* Presupuesto
Petersen explica que “en general el primer planteo de reconstrucción es con un implante mamario con o sin necesidad de un expansor previo. Esto es así debido a la menor morbilidad de esta cirugía, menor tiempo de internación, sin producir alteraciones en el área dadora. Hay casos en que en principio se descartaría la utilización de implantes mamarios como cuando hay necesidad de radioterapia o el paciente tiene el antecedente de radioterapia en el pasado. En estos casos, la posibilidad de encapsulamiento mamario en sus estadios mayores es muy alta, y aumenta también la posibilidade de extrusión del implante. Esta sería una situación en la que estaría indicada la reconstrucción con colgajos autólogos, principalmente abdomen. Otra indicación sería la presencia de enfermedades autoinmunes donde estaría proscripta la colocación de una prótesis”.

Las prótesis

“En casos de reconstrucción mamaria las prótesis se colocan siempre retromusculares para tener una buena cobertura de la misma. Hay varios tipos de prótesis, ya sea por su forma, por su cobertura o por su material de relleno. Hay expansores que se llaman “definitivos” y que justamente después de la expansión total se realiza una pequeña cirugía para la extracción de la válvula quedando como prótesis definitiva; su contenido es mixto, siendo una parte de silicona y  otra parte de solución fisiológica. La mayoría de las prótesis que se utilizan en Argentina son de silicona. Con respecto a la forma, eso dependerá de la forma de las mamas  y del tórax de la paciente, las hay redondas, anatómicas, y con diferentes proyecciones. Con respecto a la cubierta: pueden ser prótesis lisas, texturizadas o de poliuretano con sus pros y sus contras cada una de ellas. Con respecto al encapsulamiento, se produce en menor  medida con las prótesis de poliuretano con menos del 1%, 3 - 8% con las prótesis texturizadas y hasta el 20% con prótesis lisas, siempre hablando de una prótesis retromuscular y sin contacto con la radioterapia”, sostiene la médica.

El médico

Es de suma importancia el vínculo con la paciente y la información que el médico le provea. La paciente debe conocer  los riesgos y beneficios de las técnicas, y debe tener una perspectiva real de la situación para poder manejar sus expectativas. Es importante además, conversar con ella a cerca de los tiempos operatorios que generalmente incluyen 2 o más tiempos -aunque de diferente magnitud- y saber que ello requiere mucha paciencia, pero cuando se logra la reconstrucción completa de la mama la satisfacción es muy grande. Hay muchos casos en que la paciente luego de tener su mama reconstruida no acude a la reconstrucción de la areola y el pezón, que sería el último tiempo quirúrgico. Es importante completar el proceso para lograr que la paciente recupere su sensación de normalidad.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible