Contáctenos  


home :: Notas :: DONACIÓN DE SANGRE | Hay más donantes altruistas pero aún son pocos

DONACIÓN DE SANGRE | Hay más donantes altruistas pero aún son pocos
Buenos Aires, Jueves, 06 noviembre a las 14:15:07

El 9 de noviembre- a partir de lo dispuesto por la ley 25936 en el año 2004, se conmemora el Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre, en homenaje a la fecha en la que el médico argentino Luis Agote concretó con éxito la primera transfusión de sangre realizada con el uso del anticoagulante citrato de sodio a nivel mundial, en el año 1914. En nuestro país se necesitan 1.500.000 transfusiones por año, según estadísticas de FUNDALEU. Pero faltan donantes.



Las estadísticas marcan que 9 de cada 10 personas necesitarán sangre para sí o su entorno cercano, alguna vez en su vida, sin embargo, sólo el 3% de la sangre transfundida se obtiene por donación voluntaria. El problema afecta a todos los países del mundo y la Argentina no es la excepción. Y los cerca de 500 bancos de todo el país no están organizados para recibir a estos donantes altruistas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), para satisfacer las necesidades en cantidad y calidad suficiente, es necesario que el 3 por ciento de la población done sangre en forma voluntaria y gratuita.

FUNDALEU creó en 2002 el primer registro de sangre. Existe una necesidad constante de contar con un suministro regular de sangre debido a que ésta puede almacenarse sólo por un tiempo limitado antes de ser utilizada. La decisión de impulsar un registro y no un banco tuvo que ver con que la sangre tiene una vida útil, y si se almacena y no se utiliza hay que descartarla. A diferencia de un banco, un registro permite la utilización racional de la sangre porque los inscriptos son convocados en función de las necesidades de grupo sanguíneo. Esto es lo que se llama donación voluntaria de sangre, el donante concurre espontánea y voluntariamente a la institución en donde se siente cómodo y realiza su donación de sangre y/o plaquetas en forma habitual para cubrir las necesidades de su comunidad. Esto es factible mediante un programa activo de convocatoria de donantes de sangre voluntarios, que lo hacen repetidamente, lo que permite más seguridad, mayor cantidad y una menor prevalencia de infecciones transmisibles por transfusión.
“En Argentina el 95% de las donaciones son las denominadas por “reposición” y se realizan en los diferentes Servicios de Hemoterapia o Bancos de Sangre que existen en gran parte de los Hospitales y Sanatorios del país”, SOSTIENE EL Dr. Gustavo Milone, Director del Programa de Criopreservación de FUNDALEU.

La sangre es un tejido constituido por una parte sólida (las células) y una parte líquida (el plasma). Circula a través de los vasos del organismo (arterias, venas y capilares).  La cantidad de sangre que tiene una persona representa aproximadamente el 7 % de su peso.

Requisitos para donar sangre:

  • Tener entre 18 y 65 años.
  • Encontrarse en perfecto estado de salud.
  • No haber sido intervenido quirúrgicamente o internado por algún procedimiento médico en los últimos 12 meses
  • No cursar o haber tenido ninguna enfermedad infecciosa transmisible con la sangre.
  • No estar en tratamiento con medicamentos por alguna enfermedad.

 

El organismo está en constante formación y renovación de su sangre.
“Se puede donar sangre cada 3 a 4 meses. La mayor utilización de sangre se da en pacientes sometidos a intervenciones quirúrgicas, programadas o no y también en pacientes con enfermedades hematológicas, como leucemia, linfoma, mieloma y trasplante de células hematopoyéticas. El donante se debe presentar con una ayunas de al menos 8 hs, concurre al Servicio, se le entrega un cuestionario que debe responder a unas preguntas para saber si esta en condiciones de donar, posteriormente si esta en condiciones se le toma una pequeña muestra de sangre para determinar el numero de glóbulos rojos, blancos y plaquetas, se le toma la presión arterial y la frecuencia cardiaca y si todo esta bien se procede a la donación, que demora unos 15 minutos para la donación de sangre y 90 minutos para plaquetas, esta se hace con un procesador de aféresis. El donante no corre ningún riesgo, todo el material que se utiliza es descartable y se lo controla permanentemente durante la donación”, explica el Dr. Gustavo Milone, Jefe del Servicio de Medicina Transfusional de FUNDALEU.

Según el médico, “La sangre una vez obtenida es sometida a una serie de pruebas serológicas para determinar su calidad y de esa manera descartar a toda aquella unidad cuya serología sea positiva y a su vez citar al donante para su correcta información y asesoramiento médico”. Las unidades de sangre donadas son sometidas a tests para descartar la presencia de infecciones transmisibles por transfusión, como VIH, hepatitis y sífilis. En general la donación de una unidad de sangre lleva sólo unos 15 minutos. En la mayoría de los países, el volumen de sangre extraído es de 450 mililitros, o sea menos de un 10% del volumen sanguíneo total del donante Se calcula que en nuestro país hay 40 mil donantes voluntarios anuales que se acercan a donar en forma altruista. La población argentina es muy solidaria, pero es necesario coordinar y canalizar esas voluntades, y generar conciencia. La información tiene así un rol fundamental. Hay que informar sobre dónde puede donarse, cuántas veces se puede hacer, cuáles son los requisitos, hoy la gente sabe que donar es un acto importante pero no saben cómo y no tienen el hábito. Donar sangre no representa ningún riesgo para aquellas personas que cumplan con las condiciones establecidas. Se utiliza material descartable, estéril y de uso único.
La sangre se somete a una serie de exámenes:

  • Determinación del grupo sanguíneo.
  • Determinación de anticuerpos irregulares.
  • Determinación de sífilis.
  • Determinación del VIH (SIDA).
  • Determinación de hepatitis B y C.
  • Determinación de GPT (transaminasas).
  • Determinación de Chagas
  • Determinación de brucelosis

No pueden donar sangre:

  • Enfermos de SIDA, hepatitis B o C, sífilis, Chagas y todas aquellas enfermedades que pueden ser transmitidas por la sangre.
  • Diabéticos que precisen insulina.
  • Epilépticos
  • Enfermedades graves y enfermos crónicos.

Luego de la donación y el análisis, la sangre es procesada y se obtienen así los componentes esenciales, después utilizados según la necesidad del paciente. Mediante un proceso de centrifugación se obtienen:

    • Glóbulos rojos: transportan oxígeno a las células del cuerpo; se utilizan para tratar las anemias.
    • Plasma: es un fluido que contiene las sustancias indispensables para que se lleve a cabo la coagulación sanguínea.
    • Plaquetas: Son las más utilizadas en casos oncológicos o hematológicos, en cirugías complejas o incluso en un trasplante de médula ósea. Es que son necesarias para detener hemorragias.

Grupos sanguíneos

“Los grupos sanguíneos se determinan a través de pruebas que identifican pequeñas partículas que se encuentran en la superficie del glóbulo rojo y diferencia a los distintos grupos sanguíneos, estas pruebas se realizan con pequeñas gotas de sangre. Cada persona puede recibir solo el grupo sanguíneo al cual pertenece, ya sea 0, A, B o AB, que son los 4 grandes grupos”, explica el especialista de FUNDALEU.  
Los grupos sanguíneos se dividen en 0, A, B y AB y a su vez en Rh positivo o negativo. El 50% de los donantes son 0+. Las personas que tienen determinado grupo sanguíneo pueden recibir de determinados otros, no todas las personas pueden recibir cualquier tipo:

  • Aquellas grupo sanguíneo O pueden recibir glóbulos rojos de grupo O.
  • Aquellas de grupo sanguíneo A pueden recibir glóbulos rojos de grupo O y de grupo A.
  • Aquellas de grupo sanguíneo B pueden recibir glóbulos rojos de grupo O y B.
  • Aquellas de grupo sanguíneo AB pueden recibir glóbulos rojos de grupo O, A, B, o AB.
  • Aquellas Rh positivas pueden recibir sangre Rh positiva o Rh negativa.
  • Aquellas Rh negativas deberían recibir siempre que fuese posible sangre Rh negativa.

“En los embarazos existe un riesgo de lo que se denomina incompatibilidad materno fetal y habitualmente sucede cuando la mamá es Rho negativa y el feto es Rho positivo, como los glóbulos rojos de la mamá no tienen la partícula que sí tienen los del feto, al momento del primer parto el organismo de la madre reconoce como ajenos a esos glóbulos rojos y genera una defensa produciendo sustancias (anticuerpos) para destruir los glóbulos rojos, que en el primer niño no tiene efecto porque ya nació. Al segundo embarazo, si el feto también es Rho positivo la mamá empieza su descarga anticipada llegando al tercer trimestre del embarazo y puede producir grandes daños en los bebés sucesivos. Hoy esto se previene con la simple aplicación de una medicación intramuscular a la mamá dentro de las 72 horas del primer parto y esta incompatibilidad y sus consecuencias prácticamente no existen”, expresa el Dr. Milone.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible