Contáctenos  


home :: Notas :: Síntomas menopaúsicos y calidad de vida: vivir más años y mejor

Síntomas menopaúsicos y calidad de vida: vivir más años y mejor
Buenos Aires, Jueves, 28 mayo a las 11:00:00

La llegada de la mujer a la menopausia, alrededor de los 52 años en nuestro país, implica una serie de cambios que, cada vez más, son vividos por las mujeres con naturalidad mirados por los especialistas como normales.



Ya desde los tiempos de Freud se produjeron los primeros cambios en la concepción de la mujer que ya no sólo era objeto del deseo sino que tenía sus propios deseos y elecciones. Con el tiempo, y el advenimiento de las píldoras anticonceptivas que les permitieron planificar su familia, las mujeres ocuparon puestos laborales, algunos hasta jerárquicos y en pos del logro de sus objetivos de trabajo postergó muchas veces su maternidad. Sin embargo, hay algo que la mujer no ha podido postergar y es la llegada de esa etapa que marca un nuevo cambio en su vida, la llegada de la menopausia. En promedio, en nuestro país, esto se produce alrededor de los 52 años.
Por el aumento de la expectativa de vida de la población, es esperable que la mujer viva cerca de un 30% de su vida luego de la menopausia, por lo cual, es de suma importancia aprender los cuidados y prevenir trastornos de esta etapa y la consulta médica es fundamental para establecer el tratamiento adecuado que lleve a una vida sexual saludable.Los síntomas del climaterio generan muchas veces una mala calidad de vida en las mujeres y esto es innecesario ya que existen algunos elementos a tener en cuenta para prevenir y disfrutar de esta etapa como una más y también para aliviar los síntomas.

Para algunas mujeres este período es un reto por las dificultades físicas y emocionales, para otras es un momento de plenitud personal, y para otras una combinación de lo anterior que requiere un esfuerzo adicional y el apoyo de su entorno familiar, laboral y social. Cada mujer vive de manera diferente la llegada de la menopausia pero el seguimiento y apoyo médico, la información y la prevención puede marcar la diferencia entre padecer los cambios y entender que esta es una parte más de la vida. El incremento en la expectativa de vida no sólo llevó a las mujeres- más longevas que los hombres en nuestro país- a enfrentarse con nuevas dolencias y sensaciones sino también a la necesidad de no sólo vivir más sino vivir mejor y esto ha llevado a muchas mujeres menopáusicas a consultar para tener una mejor calidad de vida. Tal vez sea cierto, como afirman algunos, que la vida empieza a los 40 y pico.
Según la Dra. Rosana Molina, miembro del departamento de Climaterio, Menopausia y Osteoporosis de Halitus Instituto Médico “Los síntomas más frecuentes de este período son los sofocos, fatiga, vértigo, sudoración, insomnio, irritabilidad, incontinencia urinaria, hipertensión arterial, sequedad vaginal, cambios de ánimo, obesidad, entre otros. Es importante prestar atención a la aparición de osteoporosis, una disminución de la masa ósea que provoca que los huesos sean más frágiles. Además, como consecuencia de la disminución en la producción de estrógenos se producen cambios en el útero, la vagina, las mamas y la vulva que requieren atención. Pero lo más importante es que las mujeres entiendan que no es necesario quedarse de brazos cruzados ante síntomas que desagradan o incomodan, hay mucho por hacer, lo primero es consultar”. La toma de conciencia y la atención a los primeros síntomas pueden ser el secreto de una mejor calidad de vida.

Prevención y cambios en el estilo de vida

  1. Realizar actividad física aeróbica: Es importante no sólo para la regeneración del hueso y para aumentar el tono y el trofismo muscular y evitar así las fracturas. Debe ser adecuado a la edad y a las características particulares de cada paciente, por eso es conveniente consultar con el médico, y deben evitarse aquellos ejercicios que incluyan flexiones o movimientos bruscos.
  2. Mantener una dieta balanceada, con adecuada cantidad de vitaminas (fundamentalmente D y E), minerales (calcio) y pocas grasas saturadas. Deben tenerse en cuenta aquellos alimentos como lácteos, frutas frescas y frutos secos, vegetales y pescados.
  3. Mantener el peso ideal a través de los años
  4. No consumir tabaco.
  5. No ingerir excesivamente cafeína ni alcohol.
  6. Disminuir el stress.
  7. Exposición al sol: Con sólo 5 minutos con la palma de la mano al sol alcanzaría para cubrir la necesidad de producción de vitamina D.

 

Hormonas, sexualidad y calidad de vida

Al hablar de calidad de vida debemos incluir también una vida sexual plena. La llegada de la mujer al climaterio no debería implicar el fin de la vida sexual sino que a partir del tratamiento de los síntomas que aparezcan, entre ellos y uno muy frecuente es la falta de deseo o la sequedad vaginal y ambos interfieren con las relaciones sexuales, las mujeres podrían disfrutar de una vida sexual plena aún después de la menopausia. Se calcula que el 45% de las mujeres que entran en menopausia presentan como disfunción sexual la falta de deseo. Para algunas mujeres este período es un reto por las dificultades físicas y emocionales, para otras es un momento de plenitud personal, y para otras una combinación de lo anterior que requiere un esfuerzo adicional y el apoyo de su entorno familiar, laboral y social.
En el climaterio es fundamental que las hormonas estén en equilibrio, tanto los estrógenos y la progesterona como los andrógenos, porque si bien la testosterona no es la hormona principal en la mujer, actuaría también en la esfera sexual, en cambios de estados de ánimo, en la fatiga muscular, etc.”, expresa la Dra. Molina.

La vida hormonal tanto de hombres como de mujeres está fuertemente ligada a las variaciones hormonales que ocurren a lo largo de la vida, ya sea de los andrógenos (hormonas masculinas) como de los estrógenos (hormonas femeninas). Pero ambos tipos de hormonas están presentes tanto en el hombre como en la mujer en diferentes cantidades.  En el hombre los andrógenos fundamentalmente tienen a su cargo el desarrollo de caracteres sexuales y todo aquello relacionado con la fertilidad. En la mujer, si bien no es la hormona capital, los andrógenos están presentes en menor cantidad.

 

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible