Contáctenos  


home :: Notas :: Hepatitis: crónicas o agudas, todas necesitan de la consulta temprana

Hepatitis: crónicas o agudas, todas necesitan de la consulta temprana
Buenos Aires, Jueves, 30 julio a las 11:00:00

“La hepatitis viral es un proceso necroinflamatorio, esto es, necro significa muerte celular e inflamatorio viene de inflamación del hígado provocado por diferentes virus. Los virus que provocan hepatitis más frecuentemente – se llaman virus preferencialmente hepatotropos-  se denominan con letras del abecedario A, B, C, D, este último también llamado delta, es muy infrecuente en la Argentina y E, también infrecuente en nuestro país. Además, es importante aclarar que las hepatitis virales pueden ser agudas o crónicas. Agudas cuando duran hasta 6 meses y crónicas cuando persisten más de 6 meses”, comienza el Dr. Jorge Daruich, médico especialista en gastroenterología, jefe de la división de hepatología de GEDYT.



En cuanto a la diferenciación entre un cuadro crónico y un cuadro agudo, el médico explica: “El virus A (HAV) de la hepatitis sólo provoca hepatitis aguda, nunca se cronifica esta enfermedad. Y la transmisión se produce por contacto personal, alimentos y aguas contaminadas y, menos frecuentemente, por sangre y hemoderivados. Los virus B (HBV) y C (HCV) pueden provocar enfermedades agudas y crónicas.  La evolución a la cronicidad del HBV – o hepatitis B- se produce en menos del 5% de los casos cuando la infección se produce durante la juventud y la adultez. Cuando la infección se transmite de madre a hijo (Transmisión vertical) la evolución a la cronicidad se produce en más del 95% de los casos. El contagio de la hepatitis B se produce por vía sexual, parenteral y muy poco frecuentemente perinatal, en nuestro país. La evolución a la cronicidad del HCV se observa en 45 a 95% de los casos. Y su transmisión se produce por vía transfusional y drogadicción endovenosa y por aspiración. Con mucha menor frecuencia se pueden producir transmisión nosocomial, esto es,  mediante procedimientos invasivos como una cirugía, por vía sexual, por transmisión vertical y por otras vías. Este tipo tiene mayor prevalencia entre los promiscuos sexuales y baja prevalencia en parejas sexuales estables”. 

Síntomas y diagnóstico


Las manifestaciones clínicas de las hepatitis agudas pueden ser las siguientes:
  • cansancio – es el síntoma más frecuente, manifiesto en el 90% de los casos

Y en orden decreciente:

  • molestias abdominales inespecíficas
  • náuseas
  • vómitos dolor abdominal
  • fiebre
  • dolor de cabeza, entre otras (similar a cualquier proceso infeccioso).

                          
“Las manifestaciones clínicas clásicas de las hepatitis agudas son mucho menos frecuentes. A las expresadas en el párrafo anterior se agregan ictericia, color amarillento de piel y mucosas como las de los ojos, por ejemplo”, dice el especialista.

La manifestación clínica más frecuente de las hepatitis crónicas es el cansancio (muy inespecífico) y  habitualmente no motiva la consulta médica. Incluso en la fase más tardía de una hepatitis crónica, en el estadio de cirrosis compensada ésta es la manifestación más frecuente.

Según el Dr. Daruich, “El diagnóstico de las hepatitis virales se realiza mediante análisis de sangre y ecografía abdominal. Para determinar el virus se debe hacer análisis de sangre específicos, pues por las manifestaciones clínicas no se puede detectar al agente etiológico. En las hepatitis crónicas, la mayoría de las veces es necesaria una biopsia hepática para determinar el estadio de la enfermedad y riesgo de progresión”.

Vacunas


Para la prevención de la hepatitis B, existe una vacuna disponible. “En principio, la vacuna sería efectiva durante al menos 10 a 15 años. Luego de este periodo algunos Comités sugieren un refuerzo, en vacunados en el nacimiento o infancia cuando el título de anticuerpo cae por debajo de un determinado nivel, así como también en trabajadores de salud en países con alta prevalencia y en inmunocomprometidos. Es fundamental saber que si se interrumpe la serie de vacunas el porcentaje de respuesta disminuye significativamente. Esta vacuna es obligatoria para los trabajadores de la salud (Ley Nacional Nº 24151, 1992) y para recién nacidos por  Resolución 940/00 del Ministerio de Salud del año 2000. La primera dosis se da dentro de las 12 horas del nacimiento, la segunda dosis  al segundo mes, con las vacunas del calendario nacional y la tercera dosis al sexto mes”, sostiene el Dr. Daruich.

La hepatitis B –según lo establecido por el CDC (Centers for Control Disease and Prevention) debe investigarse en casos de:

  • Tatuados, piercing, heridas autoprovocadas
  • Embarazadas
  • Hemodiálisis
  • Infección por VIH y/o HCV
  • Hepatopatías agudas o crónicas
  • Donantes de plasma, sangre, órganos, tejidos o semen
  • Hemodonantes negativos con receptores que evolucionan con hepatitis B
  • Nacidos de madres HBsAG(+)
  • Trabajadores de la salud
  • Encarcelados, promiscuos
  • Pareja y convivientes de portadores del HBsAg(+)
  • Vivir en áreas sin precauciones universales
  • Enfermedades o manifestaciones extrahepáticas vinculables al virus de la hepatitis B

Tratamientos

Según el médico especialista en hepatología, “Habitualmente, en las formas típicas no complicadas las hepatitis A no requieren tratamiento. El médico no debería indicar reposo ni alimentación alguna en especial. Sólo se debe indicar firmemente que el enfermo no ingiera bebidas alcohólicas”.
La hepatitis A fulminante requiere transplante hepático. En el caso de la hepatitis crónica B, es importante estadificar la enfermedad y, si fuera necesario, tratar con distintas drogas, lo último es realizar un tratamiento combinado”.
La hepatitis C en individuos que presentan transaminasas normales debe investigarse, según el CDC, en casos de:

  • Drogadicción por vía intravenosa, nasal, bucal y/o anal
  • Transfusión y/o trasplantes de órganos
  • Hemodiálisis
  • Concentrado de factores de coagulación
  • Infección por VIH y/o HBV
  • Hepatopatías agudas o crónicas
  • Tatuajes, piercing, heridas autoprovocadas
  • Nacidos de madres HCV (+)
  • Trabajadores de la salud

“El tratamiento de la hepatitis C se lleva a cabo con drogas y es fundamental chequear la respuesta viral. El tratamiento oportuno de la hepatitis aguda C es efectivo en más del 95% de los casos, lográndose erradicar definitivamente el virus”, sostiene el Dr. Daruich y concluye “Creo que en todos los casos, la detección temprana, el tratamiento adecuado pero sobre todo la prevención son fundamentales  El tratamiento de la hepatitis crónica C es efectivo en alrededor del 55% de los casos”.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible