Contáctenos  


home :: Notas :: Pubertad y desarrollo: antes o después

Pubertad y desarrollo: antes o después
Buenos Aires, Jueves, 20 agosto a las 11:00:00

Generalmente, la edad normal del desarrollo de las chicas está entre los 11 y los 14 años y en los varones entre los 13 y los 15. Cuando estos parámetros no se cumplen, puede entonces tratarse de un cuadro llamado Pubertad Precoz o Temprana o, incluso, de pubertad tardía o retrasada. Qué es cada una y cómo actuar si se presentan.



La pubertad precoz es un cuadro caracterizado por la aparición de la menstruación y de los caracteres sexuales secundarios antes de los 8 años en niñas y de los 10 en los varones. Esta situación sucede aproximadamente entre el 0,5 al 1% de la población. Puede hablarse de Pubertad Tardía o Retrasada cuando una niña aún no comienza a desarrollarse después de los 15 años y un varón después de los 16. Estos casos tienen una prevalencia del 2 al 3% , según las estadísticas.

“El desarrollo temprano, al igual que el tardío, suele ser motivo de preocupación para los padres y de angustia para los jóvenes, que se ven diferentes de sus pares y no entienden qué les está sucediendo. Muchas veces los adolescentes sienten una disociación entre su cuerpo y su pensamiento, por no ser coincidente la edad cronológica con sus sentimientos y la visión de si mismos que tienen ante el espejo”, comienza explicando la Dra. Beatriz Literat, médica sexóloga del departamento de sexología y disfunciones sexuales de Halitus Instituto Médico.

Las causas y el diagnóstico

Existen varias causas por las cuales el normal desarrollo puede verse adelantado o diferido. A veces, se trata de familias enteras con estas características que transmiten esta condición a sus miembros varones o mujeres; en otros casos existen problemas de obesidad en los niños que condicionan su desarrollo sexual, otras veces la causa es la existencia de enfermedades en la glándula hipófisis o en otras áreas del Sistema Endocrino, que altera el metabolismo hormonal.
“Puede hablarse de pubertad precoz central, más frecuente en las niñas especialmente si presentaron bajo peso al nacer, cuando existe un aumento de la secreción de gonadotrofinas hipofisarias que desencadena el desarrollo de las gónadas,  de pubertad precoz periférica, cuando los esteroides sexuales aumentan sin el control hipofisario y pueden inducir un desarrollo isosexual o bien provocar la aparición de signos de androgenización en la niña o de estrogenización en el varón (ginecomastia). La pubertad precoz surge generalmente en el caso de los varones en respuesta a una patología orgánica del sistema nervioso central, mientras que cerca del 85% de los casos en niñas son idiopáticos, sin lesión demostrable mediante resonancia magnética nuclear”, explica el Dr. Sergio Pasqualini, especialista en reproducción asistida y Director de Halitus Instituto Médico.

Según la Dra. Literat, “ya se trate de un atraso en el desarrollo o de una aparición temprana del mismo, es necesaria la consulta con un endocrinólogo o con un Hebiatra - especialista en adolescentes- quien realizará los estudios clínicos necesarios para llegar a un diagnóstico certero que permita realizar el tratamiento necesario a la brevedad. Es muy importante que los padres consulten y no esperen que el problema se solucione por sí solo, lo cual no va a suceder y, en cambio puede traer consecuencias físicas y psicológicas al joven o a la jovencita”.


 Causas más frecuentes de Pubertad Precoz y de Atraso Puberal

  • Obesidad mórbida
  • Idiopática familiar
  • Anemia crónica
  • Anorexia nerviosa
  • Diabetes
  • Fibrosis quística
  • Sindrome de Prader Willi
  • Sindrome de Turner
  • Sindrome de Klinefelter
  • Sindrome de Kallman
  • Tumores hipofisarios

“La consulta muchas veces permite tantos a los jóvenes como a sus padres, encontrar la forma de disminuir la angustia y transitar esta etapa sin padecerla”, concluye la doctora.
Y el Dr. Pasqualini agrega: “Lo importante es no dejarlo pasar, antes los primeros síntomas hacer la consulta y lograr un diagnóstico. Es indispensable que el médico oriente a los padres en el desarrollo de ese niño o niña. Y, por supuesto, cuando es necesario, medicar”.

La pubertad precoz es un cuadro caracterizado por la aparición de la menstruación y de los caracteres sexuales secundarios antes de los 8 años en niñas y de los 10 en los varones. Esta situación sucede aproximadamente entre el 0,5 al 1% de la población. Puede hablarse de Pubertad Tardía o Retrasada cuando una niña aún no comienza a desarrollarse después de los 15 años y un varón después de los 16. Estos casos tienen una prevalencia del 2 al 3% , según las estadísticas.

“El desarrollo temprano, al igual que el tardío, suele ser motivo de preocupación para los padres y de angustia para los jóvenes, que se ven diferentes de sus pares y no entienden qué les está sucediendo. Muchas veces los adolescentes sienten una disociación entre su cuerpo y su pensamiento, por no ser coincidente la edad cronológica con sus sentimientos y la visión de si mismos que tienen ante el espejo”, comienza explicando la Dra. Beatriz Literat, médica sexóloga del departamento de sexología y disfunciones sexuales de Halitus Instituto Médico.

Las causas y el diagnóstico

Existen varias causas por las cuales el normal desarrollo puede verse adelantado o diferido. A veces, se trata de familias enteras con estas características que transmiten esta condición a sus miembros varones o mujeres; en otros casos existen problemas de obesidad en los niños que condicionan su desarrollo sexual, otras veces la causa es la existencia de enfermedades en la glándula hipófisis o en otras áreas del Sistema Endocrino, que altera el metabolismo hormonal.
“Puede hablarse de pubertad precoz central, más frecuente en las niñas especialmente si presentaron bajo peso al nacer, cuando existe un aumento de la secreción de gonadotrofinas hipofisarias que desencadena el desarrollo de las gónadas,  de pubertad precoz periférica, cuando los esteroides sexuales aumentan sin el control hipofisario y pueden inducir un desarrollo isosexual o bien provocar la aparición de signos de androgenización en la niña o de estrogenización en el varón (ginecomastia). La pubertad precoz surge generalmente en el caso de los varones en respuesta a una patología orgánica del sistema nervioso central, mientras que cerca del 85% de los casos en niñas son idiopáticos, sin lesión demostrable mediante resonancia magnética nuclear”, explica el Dr. Sergio Pasqualini, especialista en reproducción asistida y Director de Halitus Instituto Médico.

Según la Dra. Literat, “ya se trate de un atraso en el desarrollo o de una aparición temprana del mismo, es necesaria la consulta con un endocrinólogo o con un Hebiatra - especialista en adolescentes- quien realizará los estudios clínicos necesarios para llegar a un diagnóstico certero que permita realizar el tratamiento necesario a la brevedad. Es muy importante que los padres consulten y no esperen que el problema se solucione por sí solo, lo cual no va a suceder y, en cambio puede traer consecuencias físicas y psicológicas al joven o a la jovencita”.


 Causas más frecuentes de Pubertad Precoz y de Atraso Puberal

  • Obesidad mórbida
  • Idiopática familiar
  • Anemia crónica
  • Anorexia nerviosa
  • Diabetes
  • Fibrosis quística
  • Sindrome de Prader Willi
  • Sindrome de Turner
  • Sindrome de Klinefelter
  • Sindrome de Kallman
  • Tumores hipofisarios

“La consulta muchas veces permite tantos a los jóvenes como a sus padres, encontrar la forma de disminuir la angustia y transitar esta etapa sin padecerla”, concluye la doctora.
Y el Dr. Pasqualini agrega: “Lo importante es no dejarlo pasar, antes los primeros síntomas hacer la consulta y lograr un diagnóstico. Es indispensable que el médico oriente a los padres en el desarrollo de ese niño o niña. Y, por supuesto, cuando es necesario, medicar”.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible