Contáctenos  


home :: Notas :: Infertilidad: El Sistema de Entrenamiento Especial: testimonios

Infertilidad: El Sistema de Entrenamiento Especial: testimonios
Buenos Aires, Jueves, 01 julio a las 11:00:00

La experiencia indica que el entrenamiento en técnicas del comportamiento puede ayudar al manejo del estrés y beneficiar así los resultados de un tratamiento de fertilidad. Con la incorporación de estas técnicas especiales el objetivo es optimizar los resultados del tratamiento médico mejorando la función reproductiva y creando un mejor estado mental y de salud en general. En que consiste el Sistema de Entrenamiento Especial (SEES) y cómo lo viven quienes participan de él.


“Nosotros ingresamos en Halitus en noviembre del 2009. Tengo referencias de la trayectoria indiscutida del Dr. Pasqualini en la reproducción de la vida, tengo pacientes que fueron asistidas por el doctor y colegas que me han dado como referente al doctor. Todas las puertas llegaban a Halitus y estamos muy felices de estar realizando nuestro tratamiento ahí. Nosotros no tenemos un diagnóstico manifiesto y puntual, sí una búsqueda de embarazo tardía por razones profesionales pero no una patología manifiesta. Empecé la búsqueda a los 41 años, tenemos antecedentes de pérdida de embarazo, luego postergamos la búsqueda, la reiniciamos a esa edad y como en forma natural nos e concretó en 7 u 8 meses, dado el tema médico no dudé en consultar”, relata Mónica Di Giorno, una de las participantes del SEES.

“Yo llego con mi marido a Halitus a fines del 2003 o 2004, ya tengo un largo recorrido. Nuestro diagnóstico es ESCA, esterilidad sin causa aparente. Genera más ansiedad no saber por qué no sucede si los dos estamos sanos. Hice Varios tratamientos y todavía no fueron exitosos. Me interesé en el SEEs porque era una alternativa diferente, abordaba la fertilidad desde otra perspectiva, leí sobre lo que es la psiconeuroendocrinoinmunología, lo que es el distress, es decir, el sector malo del estrés, influye en las células, por lo tanto en los órganos y en los sistemas, por lo tanto si no logramos armonía y tranquilidad y que todos los sistemas funcionen bien, es más difícil la reproducción. Con el tema de las emociones también, sabemos que las emociones tóxicas intoxican al cuerpo, la célula, el órgano y el sistema, con lo cual, es un círculo vicioso. Y el SEES propone precisamente esto”, menciona Marcela Mucarzel, otra participante.

El Sistema de Entrenamiento Especial que se está  implementando en Halitus se basa en los lineamientos del  P.A.R.A. (Programa Avanzado de Recuperación y Apoyo) creado por la Fundación Salud  y en pautas del programa de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard para la infertilidad. El P.A.R.A tiene su base en la psiconeuroendocrinoinmunología (PNEI), especialidad que estudia la interacción entre la psiquis, el sistema nervioso, el sistema endocrino y el inmune.

 “Este Sistema de Entrenamiento Especial, está concebido para que lo realice cualquier persona con una patología de infertilidad. Pero además,  incluso en mujeres que presentan en los estudios todo normal es importante evaluar el potencial beneficio, el Sistema de Entrenamiento Especial puede ayudar al manejo del stress y la ansiedad que muchas veces puede ser un inconveniente en los tratamientos. Este entrenamiento es independiente del tiempo y del diagnóstico por el que no se logra el embarazo. Tiene una duración de 3 meses y las personas se ejercitan en activar sus propios recursos, de manera vivencial, para modificar su química interna generando las drogas endógenas necesarias para que el tratamiento que realizan tenga mayores probabilidades de éxito”, sostiene Pasqualini.

Marcela Mucarzel, agrega “Ahí realmente vi a parejas en estado desesperante, que no tuvieron las herramientas necesarias para tener al contención antes y con el SEES yo vi los cambios, en dos semanas ya empezaron a ser otras las chicas. A mí, particularmente si bien yo vengo apuntalada hace años con terapia, no es lo mismo, porque aborda desde los distintos sistemas el tema de la infertilidad, y me empecé a sentir mucho mejor y transformé, o transformamos, todos los sentimientos que este tipo de problemas traen que son desaliento, rabia, bronca, desesperación, los transformamos en alegría, tranquilidad, paz…y la intención de poder generar las drogas endógenas y los químicos necesarios en el cuerpo desde todas las actividades para mejorar el estado de salud y el estado mental realmente sucedió y sucede…es vivencial igual”.

“Realmente es muy importante. Nosotros tenemos una vida juntos, hace 25 años, y nos conocemos de verdad y todo este tiempo cuando uno va a decidir toda la trayectoria, las elecciones del camino para lograrlo genera expectativas, a la vez mucha ansiedad, genera algunos cambios que- en principio- no estaban muy claros, a partir del SEES empezó a reorganizarse todo, hay un nivel de calma muy importante, es muy reflexivo, es decir, empezamos a observarnos, cosa que habíamos dejado de hacer. Es decir, a pesar de que nosotros-los maridos- todavía no hemos participado del sistema”, cuenta Horacio, el marido de Mónica.

Mónica retoma diciendo: “Gracias a la sugerencia del doctor, nosotros realizamos un único tratamiento de baja complejidad, nos sugirió paralelamente participar del SEES, al mismo tiempo, es decir, yo desconozco lo que es no estar contenida. En realidad, cuando uno ingresa al Sistema de entrenamiento hay una pauta muy clara, esto no es un sistema de contención sino de acción. Esto no es contener sino accionar, a uno lo accionan que es algo totalmente diferente a contener”.

Marcela dice: “Del deseo pasamos a la obsesión y el deseo de hijo pasa a ser el organizador de tu vida, relegás tus pasiones, tu vínculo, tu familia, te encerrás. Y ese es otro aspecto del SEES, fortalece tu autoestima, fortalece vínculos, redescubre pasiones, te vuelve a conectar con el sentido de la vida, lo que es volver a gozar, regocijarse y deleitarse”. Y Mónica agrega: “En realidad lo que uno maneja mejor son las emociones. Empieza a esfumarse el tema de la depresión, la ansiedad, hay una mayor relajación, mayor tolerancia, menor irritabilidad, cae la confrontación, disminuye la culpa, esto es muy importante”. “Yo lo recomendaría no sólo a las personas que tienen esta problemática sino a todas las vicisitudes de la vida”, concluye Marcela.  

El Dr. Sergio Pasqualini, Director de Halitus Instituto Médico explica: “En Halitus el logro del embarazo se encara no sólo desde la perspectiva de salud reproductiva tradicional sino desde una estrategia multidisciplinaria con el objetivo de mejorar los resultados de los tratamientos y aportar un bienestar general y una mejor calidad de vida. Para ello, una visión integral de la pareja y la patología es fundamental. Las medicinas complementarias son el perfecto complemento a la medicina tradicional: se basan en el concepto de que todos los aspectos de la vida del paciente - emocional, física y espiritual - impactan de una manera u otra sobre su fertilidad. Con el Programa la mente y el cuerpo en la infertilidad, que incluye el Sistema de Entrenamiento Especial, Halitus se convirtió en el primer centro de entrenamiento en Medicina mente-cuerpo para la infertilidad de la Argentina”.

“Yo quiero insistir en la realización del SEES, trabajarlo, para que como resultado final si uno logra volver a la integridad mental, espiritual y emocional creo que tenemos mayores posibilidades de lograr un embarazo ya sea de forma natural o por tratamiento”, dice Mónica. Y Marcela completa: “Yo lo recomiendo ampliamente porque sirve para todos los problemas de la vida. Es muy integral, independientemente de querer lograr un embarazo, que es lo que deseamos, que la vida no pase por un embarazo, no somos un embarazo, somos personas que queremos, que sentimos, que tenemos una familia, y que el deseo se cumpla pero también que tenemos todo un espectro de cosas con las que podemos deleitarnos en la vida”.

“Con Stella Maris Maruso, la responsable de la Fundación Salud, venimos hace años trabajando sobre el tema. El tema es que a la Fundación se acercan personas con un motivo que hace que uno se replantee: problemas oncológicos, problemas emocionales con deseos de cambio, problemas de infertilidad también. Pero la idea fue con gente de su grupo, conformar algo separado para la pareja que busca embarazo como para que el sólo hecho de reunir mujeres o parejas con la misma temática te da un background diferente al de la Fundación. Y la idea de todo esto, desde lo médico tiene su fundamento, es que una mujer que no se embaraza implica poner todo en orden, trabajar contra el estrés y con la psiconeuroinmunoendocrinología para que la mujer genere un buen óvulo con toda la consecuencia hormonal de un buen óvulo. Todo ese equilibrio puede ser reestablecido con este tipo de actividades, sumado a lo que realiza Claudia Pagano, que es una de las integrantes con la Medicina China en la cual está formada. Con esto uno conforma algo complementario a lo médico que hacemos nosotros y que realmente te permite trabajar mejor. Hay dos cosas que a uno le gustaría que las parejas hicieran, que vengan a la charla informativa para saber todo lo que nosotros podemos hacer desde lo médico y además, el sistema de entrenamiento, porque le da en algunos casos más posibilidades de embarazo y sino un cambio que les durará el resto de su vida. Entonces todo esto se transforma en algo fortalecedor para las personas que participan”, concluye el médico.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible