Contáctenos  


home :: Notas :: Lactancia: beneficios para el bebé y la mamá

Lactancia: beneficios para el bebé y la mamá
Buenos Aires, Jueves, 05 agosto a las 11:00:00

La lactancia materna es la base más importante de la alimentación de un bebé recién nacido. Sus beneficios son no sólo para el bebé sino también para la mamá. Qué debe saber una mujer para amamantar bien a su hijo, la importancia de la alimentación y los cuidados de las mamas


Las ventajas que la leche materna tiene para la alimentación del bebé son, en general, bien difundidas y, por lo tanto, conocidas. Pero los beneficios no terminan ahí, una mamá que elige amamantar verá que las ventajas no sólo son para su bebé sino para ella misma y para el vínculo que se establece entre ambos.

El bebé se beneficiará integralmente tanto en lo relativo a prevención de enfermedades, un mejor desarrollo físico y hasta también desde el punto de vista psicológico. Las enfermedades infectocontagiosas como diarreas, bronquitis y otitis se ven disminuidas en su incidencia y vigor. La leche materna transfiere los anticuerpos de la mamá al bebé; son los anticuerpos que ayudan a combatir enfermedades. La lactancia estimula un crecimiento y desarrollo adecuado y previene la obesidad. El vínculo y conocimiento con la mamá se ve fortalecido a través de la estimulación del contacto.

Pero también trae beneficios para las mamás. Las hormonas que se producen por la estimulación que el bebé le da al pezón previenen hemorragias y anemias y son las responsables de la retracción uterina. Además, la lactancia implica un gasto energético adicional que favorece la reducción del sobrepeso -que tanto preocupa a las mujeres una vez que dieron a luz- y reduce la incidencia del cáncer mamario. Respecto de la anticoncepción, el estímulo que la mama recibe habilita procesos hormonales que suprimen la ovulación funcionando como un método anticonceptivo natural, siempre y cuando el bebé tome pecho exclusivamente, no se presente menstruación y con un bebé de seis meses o menos. Sin embargo, este método no es 100% seguro y aquellas mujeres que no deseen un embarazo deberán recurrir a algún otro método anticonceptivo. Tampoco previene enfermedades de transmisión sexual, por lo que en ese caso deberá usarse un método de barrera (como el preservativo).

Cómo prepararse para amamantar correctamente

Si bien todas las mamas producen leche, es importante conocer los cuidados y preparativos que una mujer debe tener para lograr un buen amamantamiento:

  • Las mamas se deben lavar sólo con agua, sin jabón.
  • Debe evitarse el uso de cremas y lociones. No es necesario el aseo de las mamas antes de amamantar, con sólo colocar sobre el pezón y la aréola unas gotas de la misma leche luego de la mamada es suficiente.
  • Colocar en forma correcta al bebé en el pecho, con el pezón y aréola dentro de su boca para evitar el dolor y las grietas.

Durante la consulta obstétrica, el médico debe ir preparando a la madre para que pueda lactar. En principio, debe realizarle una revisación mamaria mediante palpación durante el primer trimestre, no sólo para descartar alguna patología sino para observar sus pezones y las características de los mismos. Y se agrega a este examen una ecografía mamaria. Es muy frecuente la consulta durante el embarazo por dolor mamario, especialmente en el pezón, les recomendamos a las futuras mamás, en este caso, una buena humectación. Puede ser con crema de caléndulas y los casquillos aireadores para evitar el roce de la ropa con el pezón. Si los pezones estuviesen invertidos, o “umbilicados”, o no se formasen bien, también se indican estos casquillos que tienen en su interior una forma de arandela que ayuda a la formación del pezón para la lactancia. Otro elemento muy importante a tener en cuenta es el tiempo y la frecuencia del amamantamiento, que dependen de cada bebé y, hoy, en general, los pediatras recomiendan la libre demanda. En el caso de gemelos, seria óptimo amamantarlos en forma simultánea, hay mamás que pueden y otras que no y lo hacen de manera consecutiva.

Si bien todos sabemos que la leche materna es el alimento más completo y sustancioso para el recién nacido, debemos inducir a la mamá durante sus visitas al obstetra que vaya ganando confianza e inculcarle que va a tener la capacidad de amamantar, que va a poder. Muchos sabemos que no es fácil pero es sumamente importante ser perseverante y recibir indicaciones adecuadas y precisas. Como toda conducta, el amamantamiento se aprende y facilita de manera óptima la formación de un vínculo sólido madre- hijo.

Es fundamental que tanto durante el embarazo -como durante la lactancia- la mujer no realice planes de alimentación para adelgazar sino más bien que mantenga una alimentación variada, completa y nutritiva y que ingiera abundantes líquidos. Para esto es indispensable el seguimiento nutricional y asesoramiento de un nutricionista.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible