Contáctenos  


home :: Notas :: Artrosis de cadera

Artrosis de cadera
Buenos Aires, Jueves, 10 noviembre a las 11:00:00

La artrosis es el desgaste del cartílago articular, lo que produce una disminución del espacio articular (pinzamiento). La gran mayoría de la artrosis en general, y en particular la relacionada a la articulación de la cadera, son de causa desconocida y se denominan artrosis primaria o idiopática. Generalmente la artrosis primaria es una afección de la edad adulta y la prevalencia es mayor  y crece exponencialmente después de los 50 años. La artrosis de la cadera afecta a hombres y mujeres por igual, la artrosis de rodilla y la de las manos, en cambio, son más frecuentes en el sexo femenino. Cómo saber que se padece de artrosis de cadera y tratamientos para ello.





La artrosis sintomática en general es la causa más frecuente de enfermedad articular. Se calcula que en EEUU el 12% de la población, es decir, más de 20.000.000 personas, padecen de artrosis en alguna articulación del cuerpo. La artrosis de causa desconocida se denomina artrosis primaria y, entre ellas, se cuenta a la artrosis de cadera.  “En relación a la artrosis de la cadera, las estadísticas hablan de una frecuencia cercana al 2% de los adultos. Un pequeño número de artrosis de la cadera, las denominadas secundarias son de etiología conocida y  pueden deberse a:

  • Secuelas post-traumáticas
  • Congénitas, como la distrofia de la cadera, la coxa plana, coxa vara o valga
  • Diferencias de longitud de miembros inferiores
  • Vascular, osteonecrosis avascular, etc.”, expresa el Dr. Jorge M. Romanelli, Jefe de Unidad de la División de Ortopedia y Traumatología del Hospital J. Fernández, Ex-Presidente de la Asociación de Patología de la Cadera y la Rodilla

Artrosis de cadera: los síntomas y el diagnóstico

La artrosis de cadera en general se manifiesta con los siguientes síntomas:

  • Dolor, de comienzo sordo en la región de la cadera o en cara anterior del muslo, en alguna oportunidad se corre hacia la rodilla. Aumenta con la de ambulación y disminuye con el reposo.
  • Disminución de la movilidad, dificultad para ponerse las medias o cortarse las uñas de los pies.
  • Claudicación durante la marcha (renguera)

El Dr. Romanelli agrega: “Cuando hablamos de artrosis primaria, la edad de comienzo de los síntomas es generalmente después de los 50 años. Hay casos de artrosis secundaria que pueden aparecer a edades tempranas, 20 ó 30 años, y, en general, son complicaciones de alteraciones congénitas -coxa valga, coxa vara, displasia de cadera, etc-. Lo ideal es consultar ante la aparición de los primeros síntomas porque es posible indicar tratamientos alternativos”
El diagnóstico es clínico y la sospecha se deduce del interrogatorio del paciente: dolor, dificultad para la marcha, disminución del arco de movimiento de la cadera, etc.  “La confirmación es radiológica, por disminución del espacio o luz articular (pinzamiento), esclerosis subcondral, osteofitos marginales y quiste óseos subcondrales. En general con radiografías simples se puede obtener un correcto diagnóstico”, afirma el médico.

Tratamientos posibles de la artrosis de cadera


Las opciones de tratamiento son variadas y cada una tiene una indicación precisa.
“En las artrosis de cadera incipientes el tratamiento médico-kinésico, las correcciones de las desviaciones de los ejes femorales y/o acetabulares por medio de las osteotomías. En las artrosis avanzadas se recurre a los reemplazos articulares, cementados, híbridos y no cementados.”, expresa el especialista.
Otro de los tratamientos a disposición es la cirugía. Pero existen distintas técnicas para llevarla a cabo. Así las describe el médico, ex-Presidente de la Asociación Argentina de Ortopedia y Traumatología y Miembro de Honor de la Asociación Argentina de Ortopedia y Traumatología: “La cirugía mas frecuente es el reemplazo total de la cadera. En la artrosis de la cadera en general están afectadas, por un lado, la cabeza femoral y por el otro, el acetábulo de la pelvis, que es una semiesfera hueca en donde se aloja la cabeza femoral. La cirugía consiste en resecar la cabeza femoral y  la superficie interna de la cavidad acetabular, colocándose en su lugar una prótesis que tiene un tallo que va dentro de la cavidad que tiene el fémur y una cabeza que se aloja dentro de la prótesis acetabular. Hay diferentes tipos de prótesis, unas que se adhieren al hueso por medio de un cemento acrílico – llamada prótesis cementadas- y otras que tienen una superficie rugosa en la cual el hueso crece dentro de ella –llamadas prótesis no cementada-“.
El Dr. Romanelli explica que no siempre es necesario recurrir a una prótesis. “Cuando las superficies de la articulación de la cadera se encuentran deterioradas por la artrosis, la solución es sustituir ambas superficies femoral y acetabular por una prótesis. La artroscopía, una cirugía que se realiza mediante dos o tres incisiones de un centímetro para reparar algunas lesiones de cadera, tiene indicaciones muy limitadas.  Lavados artroscópicos, resección de algún osteolito periférico o de algún  cuerpo libre intraarticular. Hoy los últimos avances en el tratamiento de la artrosis se inclinan por el uso de las células madre, que inyectadas en los huesos afectados puede llegar a regenerarlo. Su indicación estaría en los casos de comienzo de la artrosis de la cadera”, expresa el doctor.

 

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible