Contáctenos  


home :: Notas :: Anticoncepción vs pastilla del día después

Anticoncepción vs pastilla del día después
Buenos Aires, Jueves, 10 mayo a las 11:00:00

La sexualidad y la reproducción son dos aspectos del desarrollo de las personas que merecen especial atención cuando de salud se trata. Hoy en día, la oferta de la llamada anticoncepción de emergencia ha desatado polémica por los errores en su uso como anticoncepción regular con consecuencias sobre la salud. Qué hay que saber sobre anticoncepción regular y anticoncepción de emergencia.





A partir de la sanción de la Ley 25673 de Salud Sexual y Procreación Responsable en noviembre del 2002 cada vez más información se imparte en escuelas para que mujeres- y por qué no también hombres- puedan decidir sobre su salud sexual. Pero el desembarco de la píldora del día después, incorporada dentro de dicha ley como anticoncepción hormonal de emergencia en 2007, provocó algunos cambios que aún hoy confunden a los jóvenes. La distinción entre una anticoncepción hormonal regular y una de emergencia es fundamental para el cuidado de la salud sexual.
“Es responsabilidad del médico hacerle llegar a la mujer los métodos más nuevos y menos convencionales para que puedan ellas tomar la decisión teniendo un panorama completo de los métodos anticonceptivos disponibles. Porque si bien con los años han aumentado las posibilidades de elección de métodos anticonceptivos, muchas mujeres desconocen la cantidad de opciones que poseen para cuidarse y esto puede limitar su poder de decisión. En la elección siempre es importante tener en cuenta el estilo de vida, es decir, la vida sexual, profesional y social de esa mujer que moldea las necesidades anticonceptivas de esa mujer y el éxito del método utilizado. Elegir el método anticonceptivo requiere entonces de análisis personal y ayuda médica, porque deben tenerse en cuenta los intereses de la paciente, su historia clínica y sus deseos más profundos”, comienza diciendo el Dr. Sergio Pasqualini, Director científico de Halitus Instituto Médico.

Las píldoras anticonceptivas son uno de los métodos más utilizados entre las chicas jóvenes y pueden tener algunos efectos positivos como minimizar el desarrollo del endometrio reduciendo la incidencia de endometriosis. Este tipo de anticoncepción hormonal, que incluye tanto la píldora como la minipíldora que contiene sólo una hormona y puede ser utilizada en el período de lactancia, además, suelen regularizar los ciclos menstruales irregulares e incluso, en algunos casos, mejorar el aspecto de la piel. Pero, como contrapartida, exige que la mujer recuerde tomarla y el sólo olvido implica un alto riesgo de embarazo.

“Tanto la elección del método a utilizar como el momento de comenzar a utilizarlo, especialmente si es postparto, requiere una evaluación del estado general de la mujer y de un asesoramiento médico”, comenta la Dra. Marianela Atencio, ginecóloga de Halitus Instituto Médico. Y agrega: “Los embarazos no planeados ocurren ya sea porque no se utilizó un método anticonceptivo o porque el método utilizado falló. En cualquiera de los casos es fundamental que la pareja esté informada para poder tomar las decisiones que más se adapten a sus deseos y a sus planes. Y es en este contexto que cobra importancia la píldora del día después”.

Píldora del día después: sólo en emergencias

La llamada pastilla del día después, o anticoncepción oral de emergencia, debe ser diferenciada de las píldoras anticonceptivas. La píldora del día después debe ser utilizada en casos de emergencia únicamente, ya sea por haber mantenido una relación sin protección, por falla en el método utilizado como protección en esa relación sexual- rotura o deslizamiento del preservativo, olvido de grajea por más de dos días, expulsión de DIU, entre otros- o por una relación sexual forzada o una violación. Pero es importante aclarar que NO puede ser utilizada como método anticonceptivo habitual.

“La mayor parte de las píldoras de emergencia poseen las mismas hormonas que las píldoras anticonceptivas regulares. El procedimiento  consiste en tomar dos píldoras espaciadas por un intervalo de 12 horas dentro de un plazo de 3 días posteriores a la relación sexual que justificara la ingesta. El tratamiento es menos efectivo cuanto más tiempo pasó de la relación sexual sin protección. Actúa inhibiendo la ovulación y la fecundación y, una vez ingerida, deberá esperarse la menstruación en el período normal, aunque podría adelantarse o atrasarse algunos días. Si no se presenta dentro de las tres o cuatro semanas siguientes, deberá descartarse que se haya producido un embarazo. Si bien es inocua, esta píldora puede provocar náuseas, vómitos, dolor de cabeza y mareos durante las primeras horas luego de la toma de la primera pastilla. Si la mujer vomita dentro de la hora posterior a la toma de la píldora deberá volver a tomarla y, en este caso, es recomendable tomar algún tipo de medicación que evite el vómito”, expresa la Dra. Atencio.

Las posibilidades de embarazo de una mujer que tiene relaciones sexuales sin protección variarán de acuerdo al tiempo de su ciclo menstrual en el momento de la relación sexual. La píldora sólo actúa antes de haber tenido lugar la ovulación, luego de la misma ya no tiene efecto.

“Es importante destacar que no es abortiva, es decir que, de haberse producido el embarazo no lo interrumpirá ni causará daño alguno. Sin embargo, siempre es recomendable la consulta médica antes de tomarla- aún cuando la mujer tuviera en su poder por haberlas adquirido anticipadamente y aguardado una ocasión de emergencia para utilizarla- y la orientación en la utilización de métodos de anticoncepción regulares para evitar tener que recurrir a una anticoncepción de emergencia. Además, es importante mencionarle a la paciente que luego de haber recurrido a una anticoncepción de emergencia debe utilizar protección en las relaciones sexuales siguientes hasta tener su período.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible