Contáctenos  


home :: Notas :: Tránsito lento o constipación

Tránsito lento o constipación
Buenos Aires, Jueves, 30 agosto a las 11:00:00

La dieta balanceada y natural es la mejor opción a la hora de evitar el desarrollo de enfermedades de colon y rectales. Cuáles son los alimentos relevantes en la alimentación armónica que permiten su prevención y, por lo tanto, una mejor calidad de vida tanto en la infancia como en la adultez.





Hemorroides, divertículos, fisuras anales y hasta cáncer de colon tienen una relación cercana con una patología frecuente y sumamente minimizada- especialmente en los niños-: la constipación crónica.
“Cuando hablamos de constipación, hablamos de la dificultad evacuatoria, de una evacuación traumática, dolorosa, compleja, de una deposición de materia fecal con disconfort. Evacuar los intestinos no puede ser un hecho trascendente ni inolvidable. Una persona que evacúa cada dos o tres días podría ser constipada siempre que la evacuación cada dos o tres días sea dificultosa, si es un trámite rápido, no lo es”, comienza diciendo el especialista.
Tránsito lento, si bien parece ser el término más actual para un problema que tiene años de instalado, especialmente entre las mujeres, puede ser la consecuencia y no la causa de la constipación. La causa más frecuente es el consumo de una dieta inadecuada, con poca fibra o alimentos naturalmente sin fibra, por ejemplo, lácteos. “Los lácteos tienen una publicidad tan desmesurada que la gente los ha llegado a considerar “vitales” y los da y los ingiere con tanta tranquilidad que hasta le parecen “suficientes” para alimentarse”, explica el Dr. Eduardo Cueto Rúa, Jefe de Sala de Gastroenterología del Hospital Sor María Ludovica de La Plata y fundador
de la Asociación Celíaca Argentina.   

Los dientes y la alimentación

“Las personas que retienen porque ir al baño se les hace un hecho dificultoso, agravan el problema porque aumenta el tamaño de la materia fecal, y con ello, la dificultad y el dolor. El problema principal es que el chico se acostumbra a retener y deja de sentir y entonces puede perderla. Agotamiento de los receptores. El chico se acostumbra a tener la materia fecal impactada en la ampolla y pierde la sensación de tenerla y la pierde, se hace encima. La materia fecal normal tiene la consistencia de a carne cruda, la carne cruda tiene 20 partes de residuo seco y 80 partes de agua. Para evitar que la materia fecal sea dura es necesario incorporar en la dieta alimentos que retengan agua per se, son aquellos alimentos que no se pueden digerir, principalmente la celulosa”.
Los seres humanos tenemos –si la dentadura está completa, claro- 32 dientes y muelas en la boca. Pero, ¿cuál es la función de cada uno?
“Tenemos en la boca ocho dientes incisivos preparados para roer verduras y hotalizas- tengamos presentes que somos ancestralmente vegetarianos-, cuatro caninos para desgarrar carnes, y veinte molares planos para triturar granos como porotos, garbanzos, arvejas, choclo. Ahora bien, no tenemos ningún diente para masticar leche o yogur, que no se mastica; los granos de trigo, cebada, centeno y avena se venden listos para el consumo: ya triturados”, expresa el médico gastroenterólogo.

“Lo que la industria alimentario hizo con el trigo es hacer la molienda con la máquina, entonces teníamos una harina blanca perfecta inmaculada y la fibra se la daban a los chanchos. Los chanchos evacuaban perfecto, la gente se constipaba. Uno construye la materia fecal en la farmacia-con un laxante- o en la verdulería”, dice el especialista.

“El hecho de la constipación crónica en la mujer ha tomado un lugar en el cual el problema no es minimizado sino hasta comentado casi con un orgullo inexplicable que tiene relación con una característica familiar. Mi madre, mis hermanas, mi abuela padecían de ello, comentan. Sin darse cuenta de que es necesario tomar real dimensión del problema y de que llevar adelante una alimentación armónica, completa y suficiente alcanzaría para resolverlo en la mayor parte de los casos. Es cierto que la mujer posee además un agravante: por su periné pasan los hijos al menos una vez, periódicamente su marido-al penetrarla- y también la materia fecal. Si bien no puede modificar las dos primeras cosas, puede hacer algo para cambiar algo de la última: el tamaño y la consistencia de su material fecal. Es incluso importante que la mujer sepa que la prevención del prolapso se lleva adelante con una evacuación normal y diaria y que para ello, la ingesta de fibra es fundamental”, continúa explicando el Dr. Cueto Rúa.

Por otra parte, lo cultural también tiene un lugar en la alimentación. Así lo explica el médico: “lo cultural en todo esto es determinante… uno es lo que come y piensa y ambas son determinaciones culturales. Uno comía lo que los abuelos le enseñaron a comer a sus padres, pero a nosotros nos enseño a comer la televisión. Y si la dieta televisiva que provocó el trastorno de pequeños, se mantiene en la adultez, el problema persiste de adulto. Todo está relacionado con hábitos alimentarios pero cuando la materia fecal llega a la ampolla, debe haber un baño disponible. Son dos elementos fundamentales”.

 

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible