Contáctenos  


home :: Notas :: ¿Es posible llevar una alimentación vegetariana durante el embarazo?

¿Es posible llevar una alimentación vegetariana durante el embarazo?
Buenos Aires, Jueves, 13 septiembre a las 10:00:00

La alimentación vegetariana se ve cada vez más en mujeres jóvenes. Pero ¿qué pasa cuando llega un embarazo? ¿Puede continuarse con este tipo de alimentación sin perjudicar el normal desarrollo del embarazo y del bebé en gestación?





Hay diferentes tipos de alimentación vegetariana.

  • Vegetariano estricto o vegano: no consume ni carnes, ni huevos ni lácteos.
  • Lacto, ovo y ovolacteovegetariano: no incorporan carnes pero si lácteos, huevos o ambos.

También hay otras formas de vegetarianos menos estrictos que lo que no incorporan son carnes rojas pero si pescados.
Organismos internacionales han dejado en claro en varios estudios que estas dietas pueden adaptarse a cualquier situación de la vida, incluyendo la niñez, el embarazo, la lactancia. Pero deben estar bien planeadas y vigiladas por un profesional de la nutrición que nos asegure estar incorporando todos los nutrientes necesarios para cada etapa.
El abordaje debe ser con precaución y siempre respetando la decisión de la mujer embarazada de no consumir determinados alimentos y explicando porque debe incluir otros, ya que su alimentación forma parte de su modo de vida.
Las recomendaciones de nutrientes son las mismas que para cualquier otra embarazada, solo que deben cubrirse con alimentos de origen vegetal.
Los que mayor cuidado o atención exigen son:

    • Proteínas de alta calidad: deben incorporarse combinando bien cereales y legumbres, de esta forma se incorporan todos los aminoácidos esenciales. Las proteínas de la soja son una alternativa útil en estos casos. En las mamas que incluyen huevos y lácteos esto es más fácil de incorporar ya que estos alimentos (especialmente la clara de huevo) son ricos en proteínas de buena calidad. Otras fuentes son las semillas, el tofu, los frutos secos.
    • Hierro: Desde el inicio del embarazo hay que monitorear bien la presencia de anemias, ya que suele ser algo frecuente en estas mujeres. Las legumbres y los vegetales de hoja verde son una buena fuente de hierro de tipo no hem. Este hierro debe prestarse atención a como es combinado en la alimentación ya que hay sustancias que favorecen su absorción y otras que la entorpecen. Combinar las legumbres o los vegetales de hojas verdes con alimentos ricos en vitamina C (cítricos, jugo de limón, tomate) es una buena forma de aumentar la biodisponibilidad del hierro en esa comida. Evitar el consumo de gaseosas o infusiones cerca de las comidas es otra práctica útil para evitar sustancias que inhiben la absorción del hierro. Remojar y cocinar bien las legumbres también facilita la absorción del hierro presente en ellas.
    • Acido fólico: debe estar suplementado en toda mujer que planifica embarazo, más aun si es vegetariana. Las harinas fortificadas con acido fólico en nuestro país son de gran ayuda en este aspecto.
    • Omega 3: estos ácidos grasos esenciales que los encontramos habitualmente en el pescado, las mujeres que no los consumen los pueden obtener de frutos secos, semillas, aceite de canola y otros alimentos fortificados.
    • Vitamina B12: suele ser el mayor problema en las mujeres embarazadas que llevan a cabo una alimentación vegetariana. Pueden incorporarse a través del consumo de algas (como por ejemplo la espirulina). La recomendación actual es la suplementación farmacológica.
    • Calcio: en las lactovegetarianas no es un problema, per o en aquellas que no incorporan lácteos hay que fomentar el consumo de semillas, principalmente de sésamo y de amapola, y alejarlas de las comidas que contienen hojas verdes, ya que presentan oxalatos que interfieren en su absorción. La leche de soja no es la mejor fuente de calcio ya que este tiene una baja biodisponibilidad.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible