Contáctenos  


home :: Notas :: La importancia del sueño: patologías, insomnio y melatonina

La importancia del sueño: patologías, insomnio y melatonina
Buenos Aires, Jueves, 20 septiembre a las 11:00:00

En Latinoamérica, los trastornos del sueño se presentan casi en igual proporción entre hombres y mujeres y aumenta con edad, especialmente a partir de los 45 años. Se calcula que aproximadamente un 20% de la población posee valores patológicos. Cuáles son las causas y consecuencias de no dormir o dormir mal.  





Dormir es una parte esencial de nuestra vida. “Nosotros dormimos un 25% menos que hace 30 o 40 años, eso es una locura, son dos horas menos en promedio por día. Nosotros no vivimos siempre en el mismo cuerpo, vivimos en tres cuerpos sucesivos. Hay 3 configuraciones corporales que son completamente diferentes. El programa de la vigilia, es uno, el programa de una parte del sueño, que se llama sueño lento, es otro y el programa del sueño en el cual soñamos es otro completamente distinto. El equilibrio y la distribución adecuada de esos tres cuerpos es lo que marca nuestra salud. Por eso el sueño no es perder el tiempo”, comienza el Dr. Daniel Cardinali, Médico y Dr. en Ciencias Biológicas y director de Docencia e Investigación de la Facultad de Ciencias Médicas de la UCA.

Consecuencias de la privación del sueño

  • Consecuencias emocionales:
  • AFECTOS: cambios de humor, ansiedad, depresión (afectos)
  • STRESS: incremento de niveles de cortisol, alteración del eje hipófiso-adrenal
  • CONDUCTA: reducción del rendimiento, impulsividad, frustración, consumo de sedantes, alcohol, drogas.
    • Consecuencias somáticas:
      • Descenso de la inmunidad
      • Somnolencia
      • Alteración de los ritmos circadianos
      • Trastornos metabólicos y gastroeintestinales
      • Riesgo de cáncer
      • Enfermedad cardiovascular
      • Riesgo de demencia

Existen por lo menos 35 estudios epidemiológicos que asocian la reducción en las horas de sueño con obesidad, diabetes, síndrome metabólico y enfermedad cardiovascular. La pregunta fundamental es si ambas tendencias están relacionadas o son meramente correlaciones sin vínculo causal.
Según el Dr. Cardinali, también investigador Superior del CONICET,: “La pregunta básica que uno tiene que hacer es cuál es la calidad de la vigilia del día posterior. El sueño se mide por la calidad del día que le sigue. Si ha tenido un sueño recuperador, ese día es un día productivo, no tiene somnolencia”.

Efectos neurobiológicos y cognitivos de la somnolencia

  • Acortamiento de la latencia voluntaria e involuntaria del sueño
  • Episodios involuntarios de microsueño
  • Enlentecimiento del tiempo de reacción
  • La atención se vuelve inestable
  • La vigilancia declina
  • Fatiga
  • Riesgo para la performance sostenida (p.ej. manejo de vehículos)
  • Errores de la memoria de trabajo
  • Cognición lenta (problemas con el trabajo a presión)
  • Capacidad de aprendizaje reducida
  • Capacidad de solución de problemas reducida
  • Aumento de la conducta riesgosa
  • Reducción del alerta, energía y vigor
  • Estado confusional

Y el especialista sostiene: “En los adultos mayores saca el 80 o 90% de los problemas, porque que el adulto mayor se levante de noche es absolutamente normal. El sueño puede ser interrumpido pero no por eso patológico. Pero ¿qué grupos son los grupos en riesgo para el insomnio? El mayor grupo de riesgo es el joven, que hoy presenta la misma intensidad de trastornos del sueño que los viejos y son los de mayor riesgo porque es el grupo que más necesita el sueño reparador. Otro grupo de riesgo es el que está generando esta sociedad enervada, absolutamente ansiógena, que hace difícil generar las condiciones para conciliar el sueño y lograrlo”.

Respecto del uso de drogas que ayuden a conciliar ese sueño perdido, el médico es específico. “La recomendación del uso de ansiolíticos no supera los tres meses en ningún protocolo internacional. Ahora, esto no significa no darlos, cuando ud tiene un aspecto de ansiedad en su vida por supuesto hay que bajar la ansiedad. Lo que no puede es manejarlos 15 años seguidos. El último consenso de psicofarmacología inglés en el año 2010, con respecto al insomnio, publicó que en los adultos mayores de 55 años y en los niños, la indicación es la melatonina”.

Regulación del sueño: la melatonina como promotor natural del sueño

Si bien en 1960 la mayor parte de la gente dormía unas 8 horas diarias, en 2012 se calcula que mayoritariamente, las personas duermen 6 horas diarias. Desde entonces ha habido un aumento de las horas de vigilia y un descenso del sueño lento.

“La melatonina es una molécula que está presente desde el tercer mes de nuestra vida en todas las noches de nuestra vida. Es como el código químico de la noche. Todas las especies tienen actividad estacional. Por ejemplo, la oveja entra en apareamiento en otoño, tiene la preñez en invierno y el borrego nace en la primavera. Pero ¿cómo mide que está en la primavera? No lo mide por la luz sino por la cantidad de melatonina que circula en su cuerpo. Eso explica la total atoxicidad que tiene. La melatonina tiene un problema de mercado. El hipnótico es visto como algo que ud. lo toma y lo deja dormir. Si ud. toma melatonina lo que va a hacer es con el correr de los días ajustar su ritmo circadiano para tener un día amplio y una noche profunda. Pero nada tiene que ver con un hipnótico, hay que esperar a veces 15 o 20 días y ajustar la dosis de la melatonina con criterio médico pero la gente busca el efecto rápido. La melatonina tiene una eficacia muy distinta dependiendo de la hora del día y no tiene efectos instantáneos. La noche se divide en dos partes: una primera parte en que cae la temperatura corporal y luego sube la temperatura corporal. Si ud. le da melatonina en un momento inadecuado del ritmo puede provocar el efecto opuesto”, describe el especialista.

Efectos de la melatonina

  • Reduce los niveles de triglicéridos
  • Mejora la resistencia a la insulina
  • Disminuye la presión arterial elevada
  • Reduce la hipercoagulabilidad sanguínea
  • Reduce los niveles de colesterol malo (LDL)
  • Es antiinflamatoria

“En el diagnóstico de los problemas de sueño hay una parte muy importante, sobretodo en la prevalencia del insomnio patológico y de las apneas del sueño- que es muy alta en nuestra sociedad- que requiere mucha atención. Ambos, sobretodo las apneas del sueño, se caracterizan por la pérdida de la capacidad diaria de trabajo y la gente se preocupa. Allí claramente hace falta la intervención de un médico especialista”, dice Cardinali.
Y cierra diciendo: “Nosotros estamos -en promedio- preparados para dormir 8 horas diarias sin embargo, se suele dormir hoy 6 horas o menos. Entonces estamos viviendo en una sociedad privada de sueño, y esto incide en la seguridad vial, en la irritabilidad, en la violencia, en el proceso de aprendizaje”.

Consejos para el buen dormir

  • Identificar el momento previo al sueño. Apagar la televisión, la computadora, el celular si es necesario.
  • Evitar el café luego de las 17hs en personas mayores de 40 años.
  • El alcohol no favorece el dormir.
  • Evitar las comidas copiosas.
  • La siesta corta que no supera los 20 o 30 minutos es extraordinariamente eficaz, unida al fin de semana.
  • El fin de semana uno debiera tener como regla eliminar todo tipo de despertador y dejar dormir fluidamente.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible