Contáctenos  


home :: Notas :: Simposio Internacional: Preservación de la fertilidad en humanos

Simposio Internacional: Preservación de la fertilidad en humanos
Buenos Aires, Jueves, 11 octubre a las 11:00:00

El 24 y 25 de septiembre pasados, en la Sala Ceibo del Predio Ferial La Rural tuvo lugar un evento científico de alcance internacional “La reproducción asistida al servicio de la comunidad”. Con el objetivo de revisar el estado actual de las herramientas que ofrece la Reproducción Asistida en el campo de la Preservación de la Fertilidad en humanos y creando un espacio de colaboración e intercambio, este proyecto de alto valor científico organizado por Fundación REPRO se desarrolló con éxito. De alcance internacional, contó con el aval científico de Halitus Instituto Médico, en conmemoración de su 25º Aniversario. Fue declarado de Interés Nacional por el Gobierno de la Nación y auspiciado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y el Ministerio de Salud de la Nación. El simposio se desarrolló en dos jornadas científicas.



Veamos algunos de los alcances de lo allí expuesto sobre las últimas investigaciones a nivel mundial y las perspectivas de futuro de la preservación de la fertilidad.

Uno de los temas que más llamó la atención de los oyentes fueron los desarrollos y los avances en congelamiento de corteza ovárica, una técnica que avanza a pasos agigantados. Sobre ello y también sobre la importancia de la maduración in Vitro, disertó el experto , de la Universidad de Vrije, Bélgica. Esto dijo sobre la preservación de la fertilidad: “Creo que hoy día lo que aprendimos de muchos pioneros, es que es mejor tratar de utilizar opciones combinadas, así que no sólo deberíamos congelar corteza ovárica sino también tratar de obtener, en cualquier momento del ciclo, ovocitos, ya sean maduros o inmaduros, para congelar para la paciente. Porque las técnicas de congelamiento para los ovocitos han mejorado notablemente en los últimos 10 años, así que podemos, con seguridad, obtener estos ovocitos y congelarlos, y ya están en un estadio mayor de crecimiento y maduración así que hay mayores posibilidades de obtener embarazos. Así que siempre tratar de combinar el congelamiento de corteza y ovocitos”. Y agregó: “Así que, ¿cuál es la situación actual? ¿Dónde estamos hoy? Con la corteza ovárica hoy en día, hay 18 niños que han nacido a partir de tejido trasplantado, esto es lo que nos dicen las publicaciones. Algunos expertos sostienen que no es tanto y que, por ende, esta técnica sigue estando en un estadio experimental pero yo no estoy de acuerdo porque creo que en el mundo a lo mejor hay 80 casos de trasplantes que se han realizado y, obtener de estos 80 casos, 18 niños es un éxito enorme porque al comienzo de la fertilización in Vitro, recuerdo que centro hacían más de 100 ciclos antes de obtener el primer embarazo así que yo diría que no es más experimental, creo que tenemos resultados clínicos y, por lo menos en nuestro hospital, lo consideramos ahora un procedimiento clínico, si bien el gobierno aún no apoya esta opción, esperamos poder convencerlos en el futuro cercano”.

Del mismo equipo de investigación, Dominic Stoop aportó mayor información sobre las distintas técnicas experimentales y ya establecidas disponibles para la preservación de la fertilidad femenina. “¿Cuáles son las estrategias disponibles? Las primeras son las establecidas: la protección contra radiación y el daño que ésta produce; la cirugía que permite preservar la fertilidad, y la criopreservación de embriones, que existe desde hace muchas décadas. Y las segundas, las experimentales: el tratamiento con agonistas GNRh; guardar tejido ovárico en bancos, que ya no debería ser considerada experimental; la criopreservación de ovocitos- el próximo orador se referirá a esto- e IVM o maduración in Vitro. También bancos de tejido ovárico. El Comité de Práctica de ISFP se refirió a esto y dicen que la edad máxima es de 37, otros dicen 35, por supuesto depende de la reserva ovárica. Y también hay que hablar con los oncólogos para evaluar la necesidad y la posibilidad de daño de los ovarios luego del tratamiento. Consideramos como primera opción la criopreservación de embriones u ovocitos pero a veces la corteza es la única opción disponible, por ejemplo, puede realizarse en chicas prepuberales que no poseen otra opción. Otra cuestión importante es informar al paciente, la paciente debe ser lo suficientemente sana y tener deseos de tener un hijo en el futuro, aunque probablemente todas las mujeres tengan deseos de tener un hijo, a lo mejor no en ese momento pero luego si cambian de idea puede ser tarde por eso lo hacemos”.

Por su parte, Peter Nagy, experto que se desempeña en la Asociación de Biología Reproductiva de Atlanta, Estados Unidos, disertó sobre vitrificación, una técnica relativamente nueva que permitió mejorar los resultados de tratamientos con óvulos congelados. “En cuanto a las indicaciones de vitrificación, obviamente, la primera es la preservación de la fertilidad, ya sea por razones sociales o médicas. Si pensamos en los motivos médicos solamente en EEUU, en un solo país, cada año hay aproximadamente 50 mil mujeres que contraen cáncer, menores de 40 años de edad, muchas de ellas no están casadas o no tienen hijos, y para ellas sería una opción muy importante poder utilizar el congelamiento de ovocitos. Es importante destacar que si bien hay gran cantidad de mujeres que son candidatas potenciales a beneficiarse de esta técnica de preservación de la fertilidad, en nuestro establecimiento no tenemos más de 1 o 2 pacientes por mes, en un año podemos tener no más de 15 o 20 pacientes. El otro gran grupo está conformado por los bancos de donantes de óvulos. Hoy en día, el principal uso de la técnica de vitrificación ha prosperado muchísimo porque es más simple para los receptores recurrir a los óvulos congelados”, dijo.
A su vez, expresó: “También se recomienda está práctica para lo que se denomina el ciclo de emergencia. Muchas veces, el hombre no puede proveer esperma en ese ciclo o existen otros motivos por los cuales no es posible realizar la inseminación, para esas pacientes es posible criopreservar los óvulos y realizar la inseminación en otro ciclo. También hay otro grupo de pacientes que prefieren la gestión electiva del ciclo, pacientes que poseen una gran cantidad de ovocitos recuperados y es posible congelarlos antes de la inseminación en lugar de criopreservar embriones. Y esto es importante porque en realidad es el segundo grupo mas grande de pacientes en los que se utiliza la técnica de vitrificación en nuestro centro y cada semana tenemos 2 a 3 pacientes que prefieren congelar óvulos en lugar de criopreservar embriones de forma de limitar la cantidad de embriones a transferir”.
Nagy afirmó además que “desde el año 2007 a la fecha, la eficiencia se ha incrementado significativamente, y se necesitan sólo 4 o 5 óvulos vitrificados para obtener un embarazo y un nacido vivo. Esos óvulos provienen de donantes, mujeres jóvenes y saludables; si tomáramos otras poblaciones de pacientes seguramente necesitaríamos mayor cantidad de óvulos pero de todas formas puede verse que la eficiencia se ha incrementado de forma significativa. Si comparamos la vitrificación y el congelamiento lento veremos que la sobrevida y el logro de embarazo son significativamente más altos en el caso de la vitrificación. Quiero aclarar que no se trata de una comparación equitativa entre ambas técnicas teniendo en cuenta que el congelado lento incluye datos más antiguos y la vitrificación en estos estudios tiene en cuenta el uso de óvulos de donantes, de mejor calidad, entonces se espera una mayor posibilidad de sobrevida y embarazo. Ahora, haciendo lugar a estas diferencias, está claro que la vitrificación es una técnica más eficiente. ¿Qué es la vitrificación? Es un proceso que evita la cristalización produciendo una solidificación similar a la del vidrio de la solución que contiene las células”.

Pero la preservación de la fertilidad no sólo es un tema de relevancia entre las mujeres ya que se ha comprobado también que el envejecimiento y el tiempo pueden modificar la fertilidad masculina. El reloj biológico también corre para ellos otorgándole relevancia entonces a la preservación de la fertilidad masculina. El jefe de laboratorio de Halitus Instituto Médico, Carlos Quintans, se refirió a las novedades en este campo: “Nosotros desde hace tiempo utilizamos una planchuela de acerco inoxidable pulida, esterilizada que se enfría en los vapores de nitrógeno, las muestras se enfrían sobre ella por contacto y luego, con una pinza se guardan en un criotubo con nitrógeno y colocada en el contenedor final. De esta forma uno puede tener 25 o 30 muestras diferentes dentro de un solo criotubo y para casos en que uno quiere asegurarse para mantener la fertilidad de un paciente que va a someterse a un tratamiento agresivo, cuanto más alícuotas más sencillo va a ser en el futuro poder disponer de muchas oportunidades para realizar el tratamiento”. También se refirió a otra opción: el scrapping: “Una opción más simple es utilizar contenedores de aluminio, colocarlos a flotar sobre el nitrógeno y se vuelcan las gotitas sobre la superficie para congelarlas. Cuando nosotros pasamos de usar tubos a usar pellets o pastillas, realizamos una determinación de la sobrevida en uno y otro caso y no hay diferencias significativas. Entonces utilizamos los pellets porque así achicamos el volumen ocupado por una muestra y multiplicamos la cantidad de muestras que se preservan. A veces ocurre que al llegar a un tratamiento y porque se gastaron las alícuotas en tratamientos previos, nos hemos encontrado con que la posibilidad de hacer un tratamiento de un paciente depende de una única alícuota y en esos casos, siempre sobre muestras normales, uno puede recurrir al scrapping. El criotubo destapado se coloca arriba de una placa de Petris estéril, se maneja el criotubo con y con una espátula se raspa y con esas pequeñas fracciones de muestra que cae en la placa es suficiente para fundirlas y tener material para realizar un ICSI (inyección intracitoplasmática: técnica que consiste en colocar un solo espermatozoide dentro de un óvulos para lograr la fertilización)”.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible