Contáctenos  


home :: Notas :: Mesoterapia y plasma rico en plaquetas

Mesoterapia y plasma rico en plaquetas
Buenos Aires, Jueves, 08 noviembre a las 11:00:00

La mesoterapia es un procedimiento mínimamente invasivo utilizado alrededor del mundo para tratar distintas afecciones y condiciones médicas mediante el uso de microinyecciones de medicación y sustancias alopáticas- o incluso homeopáticas- en la piel para el tratamiento localizado. No hay un único tipo ni una única indicación. Hoy veremos todo lo que puede hacerse mediante esta técnica y además, lo último sobre plasma rico en plaquetas.



La mesoterapia es el tratamiento de mesodermo que no comienza en estética sino que en sus inicios se utilizaba para reparar las úlceras en los pacientes diabéticos y a partir de ese descubrimiento va entrando en el campo de la estética. “El fundamento es la aplicación de un principio activo que uno elija para cumplir un objetivo determinado en pequeñas dosis intradérmicas”, expresa la Dra. Andrea Pichel, especialista en dermatoestética de Halitus Dermatología y Estética.
La mesoterapia cumple funciones específicas:

  • Tensar
  • Recuperar la elasticidad
  • Recuperar la luminosidad

La mesoterapia puede ser utilizada para combatir la opacidad de la piel, darle luz y brillo, postergando el deterioro natural y reparando daños por factores externos. Este tipo de mesoterapia se denomina mesoglow.
La Dra. Pichel describe: “La aplicación de los principios activos es rápida pero hay que higienizar la piel, muchas veces se realiza una microdermoabrasión con punta de diamante primero para trabajar mejor. La sesión dura entre 15 y 20 minutos y se pueden utilizar vitamina C, ADN y oligoelementos. Luego se carga el combo que uno eligió para ese paciente y se aplica en pequeñas micropunturas en cara y escote, con una aguja pequeña de entre 1 y 2 mm. El resultado se ve a las 24hs, el primer brillo en la piel se ve enseguida pero luego uno debiera hacer un protocolo para que eso se mantenga. Generalmente, se realiza una sesión cada 15 días durante el primer mes y luego, dos a tres sesiones mensuales para mantenimiento”.
Está indicada, por ejemplo, en casos de fumadores que poseen una piel más opaca a causa de los efectos del cigarrillo y también puede utilizarse en forma previa a algún evento que requiera una piel luminosa y un rostro brillante.
La especialista aclara: “Es muy difícil que la mesodermo genere hematomas”.

Mesoterapia homeopática

El funcionamiento es igual a la mesoterapia convencional, consiste en inyectar al paciente por vía intradérmica o subcutánea pequeñas cantidades de fármacos, en este caso, homeopáticos. Las dosis son mínimas y tienen baja frecuencia de aplicación. “En este caso los principios activos que elegimos en lugar de ser alopáticos son homeopáticos. Es aún más personalizado. Tiene a favor que este tipo de principios activos son hidrosolubles, lo que evita cualquier reacción alérgica ni complicación iónica. Y a la vez, tiene como personal que trabaja el fármaco viene en un frasquito y una ampollita de mesoterapia homeopática. Uno saca sangre del dedo del paciente, una gotita, la carga en una jeringa y genera una memoria celular. Después se descarta la sangre y sobre la misma jeringa, carga el fármaco homeopático”.
Sus principales funciones: Dar brillo, mejorar la elasticidad, eliminar toxinas de la piel.
Y destaca: “Incluso es importante destacar que para la inyección se utilizan vías relacionadas con la acupuntura, esto es, las micropunturas se llevan a cabo en puntos de acupuntura combinando así el estímulo de la acupuntura con el de los fármacos inyectados, más las técnicas convencionales de mesoterapia también con los mismos fármacos.”

Mesolifting

Significa elegir principios activos que estimulan el fibroblasto para la generación de nuevas fibras. Según Pichel, “Consiste en la aplicación de diferentes principios activos en su base reconstituyentes tales como el silicio, y el laureth. Suele indicarse a partir de los 40 años para recuperar tonicidad, marco facial y eliminar la profundidad de los surcos. Se realiza una sesión cada 15 días durante el primer mes y luego, dos a tres sesiones mensuales para mantenimiento”.

Mesoterapia blanqueadora

“Muchas veces lo que tiene de noble la mesoterapia es que se puede potenciar con otros tratamientos. Entonces, para lo que es blanquear se hacen limpiezas de cutis, se hacen peelings, se hace luz pulsada y se van mechando esas prácticas con la mesoterapia. Potenciando el efecto”, describe Pichel.
 “Se denomina así a la mesoterapia utilizada para tratar manchas epidérmicas provocadas por la exposición al sol o incluso aquellas que aparecen durante el embarazo. Se realiza una vez por semana al menos 4 semanas y luego se repite si aparecen nuevas manchas. Es importante tener en cuenta que este tratamiento sólo puede llevarse a cabo durante el invierno”, especifica la especialista en dermoestética. En este caso se suele complementar con otros tratamientos para la obtención de mejores resultados potenciando el efecto blanqueador.

“La mesoterapia capilar se utiliza mucho también en casos de alopecía. Se utiliza biotina, pantenol y otros principios y esta es una consulta muy frecuente entre los hombres”, menciona la médica.

Plasma rico en plaquetas

Es un método eficaz que, con una muestra de sangre, se procesa en una centrífuga y se obtiene de la muestra el plasma. “El plasma es rico en plaquetas, las plaquetas tienen en su interior los factores de crecimiento que son los que producen el efecto que uno está buscando. Los factores de crecimiento estimulan a las células madre del tejido dérmico. Cada tejido tiene la célula originaria de ese tipo de células. Los factores de crecimiento estimulan la formación de nuevo tejido. Reparador, restaurador. El objetivo de aplicar un plasma rico en plaquetas es reparar y restaurar. En la piel estimula la generación de elastina y colágeno, entonces actúa mucho en escotes envejecidos, pieles envejecidas  por ejemplo porque regenera fibras, lo que uno busca es elasticidad y luminosidad”, dice Pichel.    
Pero ¿Cómo se aplica? “Se realiza en tres sesiones separadas por treinta días entre sí, es decir, que sólo se lleva a cabo tres veces al año, y puede repetirse si así lo deseara al año siguiente. El procedimiento dura aproximadamente una hora, la aplicación es rápida. Las zonas donde se obtiene la mejor respuesta son cara, escote y piernas y fundamentalmente,  en aquellas pieles envejecidas y fotodañadas. Y funciona muy bien complementado con una mesoterapia”, agrega la especialista. 

“A veces vienen prematuramente chicas demasiado jóvenes pero en la mayor parte de esos casos, no requieren de tratamiento. En todos los casos, lo ideal es que el paciente se acerque a consultar, evaluar el caso en particular y, de ser necesario, articular un plan específico según las necesidades de cada uno”, concluye.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible