Contáctenos  


home :: Notas :: La consulta sexológica: ¿cuándo y por qué?

La consulta sexológica: ¿cuándo y por qué?
Buenos Aires, Jueves, 06 diciembre a las 11:00:00

Existe una conciencia cada vez más extendida en la población respecto del derecho a disfrutar de la sexualidad y a no reprimir los propios deseos. Sin embargo, cuando aparece una dificultad sexual tanto hombres como mujeres suelen tardan  años en consultar por problemas que se pueden solucionar en pocas semanas. Por qué se demora y de qué se trata la consulta sexológica



La decisión de realizar una consulta sexológica suele postergarse o incluso evitarse ya sea por vergüenza, por temor o por otras razones. “Porque nos formamos en una sociedad que carece de una educación sexual establecida y aún no creemos que la sexualidad sea un tema de salud, que puede plantearse y solucionarse en un consultorio médico. Todavía hoy muchos piensan que nacemos sabiendo, que no podemos aprender más que a través de la experiencia personal y que, si bien se acepta que pueda compartirse el tema entre amigos, solamente es para exhibir la propia performance y no para consultar dudas y aprender”, comienza diciendo la Dra. Beatriz Literat, médica sexóloga de Halitus Instituto Médico.
“Los principales temores de un potencial paciente son ‘el/la sexóloga/o se va a entrometer en mi privacidad y me va a confundir’, ‘me van a meter ideas raras en la cabeza’ y ‘¿cómo voy a contarle a un extraño mis fallas? se va a burlar’, lo cual a los hombres los afecta mucho mientras que las mujeres dudan en concurrir a la consulta por vergüenza. Por eso tardan  años en consultar por problemas que se pueden solucionar en pocas semanas”, agrega.


¿Cuándo consultar?


Muchas son las situaciones que pueden requerir una consulta sexológica pero la especialista resume algunas: “Cuando existen dudas sobre la propia actividad sexual y uno se siente diferente a lo que cree que le sucede a otras personas, cuando uno, la pareja o ambos no se sienten satisfechos uno del otro, cuando uno solía tener un desempeño determinado y ya no lo tiene, cuando a pesar del tiempo transcurrido y la terapia psicológica, el problema no se soluciona y cuando se quiere tener una información teórica sólida para dar respuestas a los propios hijos, entre muchas otras situaciones”.
Cuando se presenta una disfunción sexual, la consulta sexológica también suele ser una buena opción para resolverla. “Disfunción sexual se llama a cualquier alteración de la función normal, como la falta de deseo, la dificultad para excitarse, la disfunción eréctil, la falta de orgasmo y la ausencia de control en la propia eyaculación. Principalmente, es necesario consultar cuando existen diferencias entre las propias posibilidades y lo que la pareja quiere, lo cual produce un gran malestar en ambos, situación que puede extenderse innecesariamente a los otros aspectos del vínculo”, dice Literat.
Actualmente, según la especialista, tanto consultan los jóvenes desde los 20 años hasta los adultos de más de 70 años. “Existe una conciencia cada vez más extendida en la población respecto del derecho a disfrutar de la sexualidad y a no reprimir los propios deseos. Sin embargo, los adultos que transitan la mediana edad, entre los 40 y los 65 son la mayoría. La terapia sexual, se llama así al tratamiento que recibe una persona o una pareja cuando consulta, es diferente en cada persona y pareja y debe realizarse después de haber efectuado un diagnóstico correcto para que tenga éxito”, indica la médica.


En qué consiste la consulta sexológica

  • En la primera entrevista, las personas le relatan al/la profesional el motivo que los llevó a la consulta. “En esta instancia es importante que se establezca una corriente de empatía, comodidad y profesionalismo entre el sexólogo/a y el paciente que le permita a éste relajarse y exponer sus dudas y situaciones problemáticas. Al profesional le sirve para solicitarle los estudios y pruebas clínicas necesarias para el diagnóstico, si hicieran falta”, describe la Dra. Literat.
  • Las consultas se desarrollan mediante una conversación donde el/la profesional “muchas veces debe transformarse en un verdadero intérprete de todo lo que el/la paciente desea expresar y no puede, muchas veces por carecer de un vocabulario adecuado para ello. Por eso debe imperar un clima de respeto, cordialidad y profesionalismo”, agrega.
  • El desarrollo de la entrevista es lento y la información va surgiendo a medida que se avanza. “Al principio los pacientes tienen vergüenza y mucha inseguridad; muchos no saben qué decir. En otros casos, hablan a borbotones y se van del tema. Por eso la experiencia del profesional es muy importante para ayudar al paciente a salir de su confusión, a establecer prioridades y a desdramatizar situaciones que no ameritan tanta carga emocional. Por lo general, después de la primera consulta la gente dice: ‘si hubiera sabido que la entrevista era así hubiera venido mucho tiempo antes”, sostiene la sexóloga.
  • Si bien un/a sexólogo/a bien formado debe manejar muy bien la psicología de los pacientes y tener conocimiento de ciertas técnicas que se utilizan en salud mental, la consulta sexológica posee sus propias técnicas para el tratamiento de las disfunciones. No es una consulta psicológica. “Esta es la causa principal por la que los tratamientos psicológicos no funcionan para estos casos. El trabajo corporal a través de ejercicios en pareja o en solitario, no sólo el diálogo con el terapeuta, es la causa por la cual los tratamientos sexológicos son tan breves y efectivos. Además hoy en día existen muchísimos recursos que permiten lograr soluciones rápidamente” refiere la especialista.

Por qué es útil una consulta sexológica

    • Brinda educación sexual y orientación a los pacientes
    • Los ayuda a salir del drama y poner las cosas en su justa perspectiva
    • Refuerza la idea de no mezclar la sexualidad con otras situaciones de la pareja durante el tratamiento

La Dra. Literat menciona: “Personalmente, yo trabajo sobre otras situaciones vinculares que ejercen influencia sobre la vida sexual, como luchas por el poder, personalidades muy temperamentales, historias familiares negativas y desbordes durante la época de la crianza de los hijos. Otro aspecto importante es cuando las parejas no pueden concebir, están realizando un tratamiento y su sexualidad se vuelve mecánica, entre muchos otros etcéteras. Fundamentalmente, se aprende a entender la función propia y del compañero y los recursos para tener una vida más plena”.
El Dr. R. Sergio Pasqualini, Director Científico de Halitus Instituto Médico dice: “Las consultas en nuestro instituto tienen una duración aproximada de una hora, sin embargo, los especialistas le dan a los pacientes el tiempo que crean necesario para cada uno”.
Las consultas pueden ser en soledad o en pareja, sin inconvenientes. El criterio médico es que cualquiera que tome la iniciativa de consultar aporta el factor tranquilidad a su compañero/a y a sí mismo/a, que va a dar inicio a un cambio de actitud, a poner el mayor peso del problema en el/la sexólogo/a y a adquirir una postura más relajada y optimista acerca del problema. La Dra. Literat aclara: “Es importante señalar que los pacientes nunca deben ser tocados por el sexólogo/a ni alentados a realizar ningún tipo de actividades en su presencia que puedan causarles pudor ni malestar. En mi caso, que además de sexóloga soy ginecóloga y trato problemas como el vaginismo, las pacientes mujeres realizan sus ejercicios detrás de una mampara ó biombo y en esos momentos sólo tienen conmigo contacto auditivo y verbal a través de la misma, lo cual es fundamental para preservar su intimidad sin disminuír la acción terapéutica”.


La consulta sexológica a edad adulta

Si bien en el imaginario social, la sexualidad es para gente joven y bonita y no parece tener lugar entre la gente adulta, la realidad es que son muchas las parejas de más de 70 años que disfrutan de una vida sexual placentera y muchos de ellos lo hacen a partir de haber consultado para dar solución a disfunciones que los aquejaban. Rodeados de mitos como que la mayoría de los hombres padecen disfunción eréctil y que las mujeres ya no tienen libido o que su condición ginecológica postclimatérica les impide una sexualidad plena, los adultos, en realidad, también llegan a consulta.
Ahora el tema está a la orden del día a partir de la película “Si de verdad quieres” con Meryl Streep y Tommy Lee Jones, pero mucho puede hacerse si un matrimonio llega a la edad adulta y la sexualidad se vuelve monótona, sostiene Literat, “todavía existen tabúes, pero cada vez más, gracias a la difusión, las mujeres están asumiendo su condición de seres sexuales y sexuados y tratan de obtener la plenitud en su vida de pareja, que es un derecho básico del ser humano. Y los hombres empiezan a perderle el miedo a concurrir a una consulta con un/a profesional experimentado/a para que los ayude a destrabar los bloqueos, a mejorar los aspectos no sexuales de la relación, que siempre los hay, a aprender técnicas amorosas y a descubrir la manera de quitarle la solemnidad al vínculo, lo cual puede ser la forma de volver a divertirse y a jugar juntos”.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible