Contáctenos  


home :: Notas :: Útero subrogado: a la espera de la ley

Útero subrogado: a la espera de la ley
Buenos Aires, Jueves, 20 diciembre a las 11:00:00

La subrogación de vientre o maternidad subrogada es una alternativa más para las parejas o las personas puedan concretar el anhelo de formar una familia. Hoy en día, las consultas diarias han aumentado luego de la aprobación de la ley de matrimonio igualitario pero también es una opción válida para parejas heterosexuales con problemas de fertilidad específicos. Qué es lo que hay que saber antes de una decisión como ésta y cuáles serían los beneficios de que estuviera contemplada por la ley.



 “Jurídicamente, decimos que hay maternidad subrogada cuando mediante un acuerdo, una mujer, con consentimiento pleno, admite llevar a término la gestación de un niño mediante técnicas de reproducción asistida, aportando o no su óvulo, con el compromiso de entregar el nacido a los comitentes, que pueden ser sujetos individuales o una pareja matrimonial de idéntico o diferente sexo, que pueden o no aportar sus gametos. Hay que crear conciencia que la maternidad subrogada no está prohibida como muchos afirman”, comienza diciendo la Dra. Fabiana Marcela  Quaini, abogada, especialista en Derecho Internacional de Familia.
“Es una alternativa más para lograr que las parejas o personas concreten el anhelo de formar una familia”, agrega el Dr. R. Sergio Pasqualini, médico ginecólogo especialista en reproducción asistida, Director Científico de Halitus Instituto Médico.

Tipos de subrogación de vientre

Según la Dra. Quaini, podríamos hablar de distintas modalidades de subrogación de vientre:

  • Subrogación tradicional: la mujer gestante aporta su propio gameto.
  • Subrogación gestacional: la mujer gestante no aporta su propio gameto.
  • Hombre y mujer aportan sus propios gametos para conformar el embrión.
  • Casos en que hay un gameto donado (monoparentales, matrimonios donde una parte no puede aportar su propio gameto).
  • Gratuita o altruista y remunerada

“Lo importante es la voluntad y consentimiento de todas las partes. Que los gametos sean de ambos o de una sola de las partes no cambia la situación. Recordemos que en Argentina la subrogación tradicional no está permitida.”, dice Quaini.

.Pasqualini agrega: “Todo el procedimiento requiere de un marco controlado pero pensemos que el útero portador es una técnica que forma parte de las tantas otras formas no tradicionales de tener hijos. Es importante pensar en las parejas que necesitan tratamientos, en aquellos que no poseen otra posibilidad, para lograr una ley no restrictiva que no perjudique a quienes no tienen otra forma de ser padres. No perdamos de vista que aquellos países que lograron una ley equitativa de amplio consenso popular fueron los que partieron del estudio sistemático y serio de las opciones dejando de lado argumentos egoístas”.

Elementos a tener en cuenta a la hora de pensar en la subrogación

  • Gastos

Quaini refiere: “Los futuros padres debieran cubrir absolutamente todos los gastos, a título de ejemplo: médicos, de hospitalización, estudios, traslados, vestimenta, sicológicos, salarios caídos, cualquier daño que pudiera producirse en su salud de la madre gestante y del niño. Es aconsejable obtener un seguro de vida que contemple cualquier situación que pudiere acontecer a la madre gestante, por ejemplo perdida de útero”.

  • Situación legal de la mujer que alquiló su vientre frente al niño nacido

Jurídicamente hablando, no hay relación alguna.

  • Si la madre gestante se arrepiente y no quiere entregar al niño nacido

“De hecho, en Estados Unidos ha ocurrido y en todos los casos la madre gestante ha perdido los casos, inclusive se le ha negado derecho a visitas. En Argentina, como ha pasado en Estados Unidos, puede suceder, pero en el proyecto de ley no debiera darse lugar a que esto ocurriera. Entiendo que el no entregar al niño configuraría un secuestro por parte de la madre gestante.”, dice la magistrada abogada.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible