Contáctenos  


home :: Notas :: Sistema de Entrenamiento Especial (SEES): Embarazo espontáneo luego de intentar

Sistema de Entrenamiento Especial (SEES): Embarazo espontáneo luego de intentar
Buenos Aires, Jueves, 27 diciembre a las 11:00:00

Sistema de Entrenamiento Especial (SEES): Embarazo espontáneo luego de intentar con la ciencia.

Biológicamente no debería postergarse la búsqueda de un hijo pero la realidad nos muestra que es cada vez más frecuente. También es cierto que hoy si la pareja tiene más edad, espera menos para consultar cuando el embarazo no viene. Este es el caso de Karina y Martín que, luego de intentarlo varias veces y tras realizar el Sistema de Entrenamiento Especial (SEES), lograron un embarazo espontáneo.



 “Con Martín estamos juntos hace 19 años. Nosotros postergamos la maternidad por la carrera de Martín, por la mía, y hoy tengo 37 y cuando empezamos a buscar nos dimos cuenta de que se nos dificultaba. Nosotros llegamos al Dr. Pasqualini por mi cuñada que trabaja en una prepaga. Nosotros estábamos en otro instituto que sólo se especializa en la parte médica y entonces decidimos consultar especialistas. Yo tenía poliquistosis, se me dificultaba a la hora de ovular. Pero no era algo grave. Hicimos 4 tratamientos de baja complejidad. Empezamos hace 2 años y, la verdad, es que al principio estaba bastante nerviosa. Mi marido es muy tranquilo y me acompañó. Al principio no te das cuenta del problema que tenés, no entendés mucho la situación hasta que te derivan a un especialista”, comienza el relato de Karina, que hoy luce su pancita de 25 semanas.
El Dr. Sergio Pasqualini, especialista en fertilidad y Director Científico de Halitus Instituto Médico, explica: “Karina tenía una disfunción ovulatoria, no por falla ovárica sino que los ovarios no respondían bien a la estimulación. Sabiendo que uno lo primero que debe contestarse es ¿esta mujer puede embarazarse naturalmente o no? Hay algunas condiciones, como baja cantidad de espermatozoides en el hombre o trompas obstruidas en la mujer, en que no hay posibilidades de embarazo natural. Pero si vos creés que la mujer puede embarazarse naturalmente – como en el caso de Karina-, no quiere decir que vamos a dejar de hacer los tratamientos, inseminaciones intrauterinas o fertilización in Vitro, sino que vas a manejarlo según el caso particular. En el caso de Karina, ella ya tenía 3 inseminaciones intrauterinas realizadas y uno lo tiene en cuenta para ver cómo seguir. Nosotros realizamos una inseminación más que no funcionó. El tema de las inseminaciones es que puede lograrse un embarazo pero nos brinda poca información a los médicos si el embarazo no se produce. La fertilización in Vitro te permite obtener mucha información. Por eso, decidimos intentar una fertilización in Vitro, para no perder tiempo porque ambos tenían una edad que requería que tomáramos ritmo, que tuviéramos información, también pensando en el futuro”.

Antes de realizar el tratamiento in Vitro, en Halitus les propusieron realizar algunas de las actividades que propone el Departamento Mente –cuerpo. Así, Karina relata: “Cuando venían los fracasos a mí me ayudó mucho el tema del SEES, Sistema de entrenamiento especial. Si bien las 3 primeras inseminaciones las realicé en otro instituto donde no tuve mayor contención, cuando hice la última inseminación, decidimos descansar un tiempo y realizar el SEES, juntos. Fuimos juntos desde le primer día, me acompañó muchísimo y en el SEES me dieron herramientas para trabajar. Es un entrenamiento, de todos los días. También hice acupuntura cuando empecé el tratamiento in Vitro y para relajarme me sirvió muchísimo. Eso te permite no obsesionarse, hablar en la pareja de algunas cosas, compartir otras. Hasta hoy utilizo las herramientas que me dio el SEES”.

Hoy Karina  y Martín transitan con absoluta felicidad y tranquilidad sus 25 semanas de embarazo. “Terminamos el tratamiento in Vitro que no dio resultados y en la entrevista posterior con el doctor, lo vimos relajado y eso nos dio tranquilidad. Y después de 6 semanas, volvimos a hacer una consulta para seguir otro tratamiento. En esa consulta con una de las médicas del equipo, la Dra. Paola Cano, yo manifesté que me sentía un poco cansada y algo rara. Me hicieron una ecografia y nos dieron la noticia. Salimos felices. Y la verdad es que lo que tiene Halitus es que es como una familia porque todos estaban tan felices como nosotros”, dice Karina.
Las posibilidades de embarazo van disminuyendo más drásticamente a partir de los 35 y más aún a partir de los 40. Pero de todas formas, cada caso, con sus características, debe evaluarse en particular. El especialista en fertilidad expresa: “Cuando Karina cuando consultó era muy importante que hacía poco tiempo que estaba en la búsqueda, porque eso es un factor condicionante. Por eso, lo interesante es realizar estas actividades complementarias antes de comenzar tratamientos para optimizar las posibilidades de un embarazo natural o incluso para mejorarlas. Y saber que, ante la postergación, hay opciones de congelar óvulos para el futuro. Karina ahora puede buscar si quiere más hijos y, en caso de que la edad se torne en una complicación, tiene embriones ciropreservados para el futuro”.
Y agrega: “Lo de Karina es lo que uno siempre quiere recalcar. Cuando hicimos la fertilización in Vitro, tuvo muy buena respuesta ovárica, se formaron muy lindos embriones, se transfirieron al quinto día y a pesar de eso no se logró el embarazo. Inclusive quedaron embriones criopreservados. No se logró el embarazo pero estaba todo para que se diera. Por eso se fueron tranquilos después de la consulta porque nosotros estábamos tranquilos, decíamos ‘Esta mujer se va a embarazar’. Y ahí entra lo que uno persigue siempre: que venga el embarazo natural si es que están dadas las condiciones. Y en esta oportunidad, las condiciones estaban dadas. Por eso, nosotros insistimos con el entrenamiento, con el SEES, con la acupuntura, con todas las actividades complementarias que ayudan a que ellos estén bien – hombre y mujer, aún cuando el hombre no participe del SEES- y el cuerpo funcione mejor y a partir de ahí todo lo que sigue. Yo siempre les digo que vayan una primera vez, si no se enganchan, que vuelvan una segunda y si luego de tres participaciones no se enganchan, entonces está bien. Porque a veces la primera participación no alcanza para darse cuenta de lo importante que es, de los cambios que pueden lograr, de por qué es importante”.

Karina espera tranquila. Disfruta, sonríe. “La espera va bárbaro. La pancita crece bien, no tuve síntomas. Estamos tranquilos. A quienes están en la búsqueda les diría sobretodo que tengan fe, tienen que trabajar mucho, si pueden en pareja mejor porque la contención del otro es importante, y que se animen a ir al SEES porque es una herramienta valiosa, te ayuda en la vida, en la parte espiritual también. Es como ellos dicen, recibís más de lo que das, siempre”, dice.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible