Contáctenos  


home :: Notas :: Sharon y Nicole: a 18 años del ICSI que las trajo al mundo

Sharon y Nicole: a 18 años del ICSI que las trajo al mundo
Buenos Aires, Jueves, 16 mayo a las 11:00:00

El ICSI, o la técnica de inyección intracitoplasmática de espermatozoides, fue hace años una revolución a nivel mundial cuando en 1992 nació el primer bebé en el mundo por esta técnica -y en 1994 el primero en nuestro país-. El ICSI, del cual Halitus es pionero en la Argentina –con el logro del primer embarazo mediante esta técnica en el país en 1994- permitió resolver la gran mayoría de casos de infertilidad por factor masculino. Hoy compartimos el testimonio de uno de los primeros nacimientos por ICSI y el primero de gemelas en el país en 1995 gracias a esta técnica.



Sharon y Nicole son prácticamente idénticas. Hace 18 años, un embrión se dividió en dos y dio lugar a estas gemelas que cuentan, se cuidan y se protegen del mundo exterior permanentemente. Aunque de intereses diversos- una estudia Psicología y la otra para Contadora Pública- comparten el 100% de su genética. Llegaron al  mundo un 12 de mayo, luego de que sus padres decidieran realizar varios tratamientos de fertilización asistida: primero sería una fertilización in Vitro convencional, luego un procedimiento mediante la técnica de SUZI y finalmente, el éxito llegaría de la mano de la técnica del ICSI, inyección intracitoplasmática de espermatozoides, puesta a punto poco antes de ser utilizada con ellas.

Laura es la mamá y relata: “llego a Halitus por un informe en el diario Ámbito financiero y por medio de mi obstetra que me dijo que mi caso era para tratamiento de fertilización asistida. Lo vi al doctor, él me dio la oportunidad de ser mamá. Yo tenía en ese momento 27 años y nadie sabía bien qué era la fertilización asistida o nadie se animaba porque no es fácil tomar la decisión para realizar el tratamiento, hay que tener la seguridad de querer ser mamá. Yo quería ser la Susanita de Mafalda. Fui a verla al doctor y de ahí, él me dio la seguridad de que yo iba a ser mamá, y así fue”.

Pasqualini comenta: “Era un caso que al día de hoy uno diría que son los ideales: una mujer joven, con buena reserva ovárica y con una pareja con un problema en los espermatozoides. En el año 1993, hicimos un primer intento de fertilización in Vitro convencional y de los óvulos que obtuvimos que fueron una buena cantidad, no fertilizó ninguno. En el segundo intento, realizamos un SUZI, una técnica que realizamos durante un tiempo. La utilizamos en 62 casos y obtuvimos 32 embarazos. Consiste en colocar alrededor de 8 espermatozoides por debajo de la cáscara externa del óvulos –zona pelúcida- pero por fuera de la membrana, lo que se llama el espacio perivitelino. Entonces al espermatozoide le quedaba sólo pasar la membrana del óvulo y no la zona pelúcida que es la capa externa. Y en ese intento se lograron formar tres embriones pero lamentablemente no se logró el embarazo. En 1994, hicimos un tercer intento ya por la técnica del ICSI, obtuvimos un solo embrión que fue transferido – de 4 células grado B- y al realizar la primera ecografía descubrimos que eran dos y estaban en el mismo saco: gemelos”.

La diferencia entre gemelos y mellizos

Pasqualini lo explica en forma simple: “El gemelo, a diferencia del mellizo, es un embrión único que se divide y forman dos. Son genéticamente iguales. En el caso de las chicas son tan iguales que hasta pesaron exactamente igual: pesaron 2300grs al nacer las dos!. Los mellizos, se trata de dos óvulos fertilizados por dos espermatozoides y, por lo tanto serán genéticamente diferentes”.

Las técnicas de fertilización asistida

Existen dos maneras de juntar a los espermatozoides con los óvulos:

Fertilización in Vitro convencional: Se toman los óvulos y se dejan nadando en el mismo medio de cultivo donde se colocan los óvulos a los espermatozoides, algunos –si están en condiciones- se adhieren a los óvulos, uno penetra, el óvulo cierra las compuertas y no permite el ingreso de ningún otro espermatozoide.

ICSI: Iniciales en inglés de Intra Citoplasmatic Sperm Injection, consiste en inyectar un espermatozoide dentro de cada óvulo para lograr la fecundación. Es la técnica por la que en 1992 se logra el primer nacimiento en el mundo y en 1994 el primero en Argentina.

“Yo confiaba en el doctor y sabía que iba a tener mis hijos. No sabía si iba a salir con una, con dos o con tres pero confiaba plenamente en el doctor. Cuando me dicen que eran dos, al principio, fue una sorpresa pero después dije mientras vengan bien y sanas, que vengan. Cuando salí con las dos y paseaba por las calles, la gente nos miraba mucho, querían ver las réplicas porque eran iguales. Es ser mamá y uno va aprendiendo a medida que van creciendo”, describe Laura y agrega: “El embarazo fue impecable. Dentro de Halitus todos me contenían, estás mimada desde que entrás hasta que te vas y en casa, el papá de las nenas que siempre estuvo y la familia acompañaba. Nunca pensé en no contarles cómo vinieron al mundo, siempre fue hablarles que no fueron concebidas en forma natural y les hablaba del Dr. Pasqualini. Ellas me pedían conocer al doctor. Para mí no es algo para ocultar, al contarlo ayudé a muchas gente. Hay gente que no lo comenta o se cierra y yo ayudé a muchas mamás que hoy tal vez tienen a sus hijos gracias al Dr. Pasqualini”.

“Siempre supimos la verdad, es raro contar cómo nacimos y a veces la gente mucho no entiende. Siempre preguntan quién es más grande y en nuestro caso, el doctor nos explicó que en realidad ninguna es más grande porque fuimos concebidas juntas”, dice Nicole. “No se puede explicar lo que es un tener una gemela, como tener un hermano normal pero es otra cosa. Nosotras muchas veces nos pasa que nos enfermamos juntas, que si una lloraba, la otra aún sin saberlo también lloraba. Somos muy defensoras una de la otra”, sostiene Sharon. Y Nicole cierra diciendo: “nos complementamos mucho.  Somos dos personalidades y aptitudes muy diferentes. Y re- telepáticas, hablamos mucho al mismo tiempo”.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible