Contáctenos  


home :: Notas :: Impacto del tabaquismo en los tratamientos de fertilización asistida

Impacto del tabaquismo en los tratamientos de fertilización asistida
Buenos Aires, Jueves, 30 mayo a las 11:00:00

Como todos los 31 de mayo, en el Día Mundial Sin Tabaco que impulsa la Organización Mundial de la Salud, es importante crear conciencia. Si bien hace años se dan a conocer los efectos nocivos del tabaco sobre las distintas áreas del organismo, poco se dice aún sobre la fertilidad. Según la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva, la nicotina y otras sustancias químicas tóxicas presentes en los cigarrillos son dañinas para la fertilidad tanto femenina como masculina. Pero, además, distintos estudios prueban que el tabaquismo puede tener incidencia en los tratamientos de fecundación in Vitro. Más razones para dejar de fumar.





Si bien están largamente explicadas las consecuencias del tabaquismo sobre distintos aspectos de la salud, aún hoy es importante destacar que el consumo de tabaco también tiene efectos nocivos sobre la fertilidad: no sólo sobre las posibilidades de lograr el embarazo sino también incidiría sobre los resultados de los tratamientos de reproducción asistida. Aún cuando las causas por las cuales la fertilidad se ve afectada por el tabaco no están claras, el hecho de que influye sobre ella y los daños que puede provocar, cada vez tienen más sustento.
“Comencemos mencionando que el tabaco posee más de 4000 componentes, algunos con evidente efecto tóxico, es bien conocida su relación con patologías cardiovasculares así como con distintos tipos de cáncer.  Pero en cuanto a fertilidad, el daño que el cigarrillo puede hacer está cada vez más demostrado. Fundamentalmente pensemos que las toxinas que libera el cigarrillo y su efecto sobre los vasos sanguíneos afectan las glándulas endocrinas y por lo tanto también los órganos reproductores como el ovario y el testículo. Si bien no está claro cómo, distintos estudios han mostrado que estas sustancias tóxicas del tabaco podrían afectar desde la foliculogénesis, el transporte embrionario, la receptividad endometrial o incluso la vascularización uterina. Todos clave para llevar adelante un embarazo. Pero, además, algunos estudios muestran que las mujeres fumadoras presentan infertilidad con mayor frecuencia y demoran más tiempo en lograr la gestación que aquellas que no fuman. Sin perder de vista que la capacidad de fertilidad está directamente relacionada con la cantidad de cigarrillos consumidos”, describe el Dr. Sergio Pasqualini, Director científico de Halitus Instituto Médico.

Diversos estudios hacen hincapié en los efectos adversos del tabaco sobre cualquiera de los miembros de una pareja que busca un bebé. Las sustancias tóxicas podrían influir sobre ovarios, testículos, óvulos, espermatozoides, y hasta el sistema endocrino. Pero, según los datos de la OMS, a nivel mundial la Argentina concentra proporcionalmente la mayor cantidad de mujeres fumadoras y la investigación indica que, en todo el mundo, alrededor de un tercio de las mujeres en edad de concebir son fumadoras, entonces, atención a los efectos sobre el organismo femenino. Las investigaciones han afirmado que el humo del tabaco es nocivo para los ovarios y hasta puede- teniendo en cuenta la cantidad y el tiempo de exposición- acelerar la pérdida de los óvulos, la función reproductiva y adelantar la menopausia entre 2 y 4 años. Además, resalta Pasqualini, “los componentes tóxicos interfieren en la capacidad que poseen las células ováricas de producir estrógenos y lleva a mayor riesgo de anomalías genéticas en los óvulos, disminuyen el tamaño del ovario, alteran el crecimiento folicular y la maduración ovocitaria, podría modificar el funcionamiento de la trompa dificultando la captación del ovocito y modificar los niveles basales de FSH, elevándolos. En el caso de los hombres, suele incidir sobre el recuente de espermatozoides, disminuir la motilidad y aumentar las posibilidades de anomalías en su morfología y en su función”.

Tratamientos de fertilización In Vitro y tabaco

No son pocos los médicos que sugieren a sus pacientes que están por comenzar un tratamiento de reproducción asistida que recomiendan abandonar el cigarrillo. Y esto también tiene un sustento: “Varios estudios científicos han mostrado que pueden requerirse casi el doble de intentos de fertilización in Vitro para lograr el embarazo en mujeres que consumen tabaco que en aquellas que no lo hacen, que necesitarían mayores dosis de medicación para llevar adelante la estimulación ovárica, que suelen tener una respuesta menor, mayores posibilidades de cancelación del ciclo, aumento del riesgo de embarazo ectópico y tasas de implantación más bajas. Por todo esto, nuestra recomendación es que dejen de fumar lo antes posible porque el tabaquismo incide sobre la fertilidad y las chances de embarazo, y dejarlo puede aumentar las posibilidades de éxito de un tratamiento”, refiere el especialista.

Varios estudios han relacionado el consumo de tabaco con resultados de tratamiento de fertilización in Vitro peores y con requerimientos mayores:

  • Mayor dosis de gonadotropinas.
  • Menor recuperación de ovocitos.
  • Menor tasa de fecundación y gestación.
  • Menor madurez ovocitaria.
  • En algunos casos han referido mayor grosor de la zona pelúcida de ovocitos y embriones.
  • Algunos autores mencionan una disminución de la receptividad uterina.

Pasqualini dice: “Como conclusión muchos de estos estudios postulan que las mujeres que consumen más de 10 cigarrillos diarios requieren del doble de intentos para lograr el embarazo. Pero con decir me fumo 9 cigarrillos, no alcanza, la toxicidad del tabaco está en el cuerpo y la sugerencia es que lo dejen por completo antes de comenzar la búsqueda para maximizar las oportunidades. Y, además, la adicción a la nicotina está regulada por el sistema nervioso central y sujeta a lo que los neuroreceptores piden, entonces fumar menos o intentar algún tipo de control horario es inútil y termina con una recaída. La Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM) refería en 2008 que aproximadamente un 13% de los casos de infertilidad podrían ser atribuibles al consumo de tabaco. Por lo tanto, dejar de fumar se vuelve fundamental tanto a la hora de comenzar la búsqueda de manera natural como cuando deben recurrir a un tratamiento de reproducción asistida”, cierra el médico.

Además, y para no olvidar, el embarazo puede sufrir también las consecuencias del cigarrillo. Parto prematuro, abortos, bajo peso de los bebés pueden ser consecuencia del consumo del tabaco. “De todas formas nunca es tarde para dejar porque hay estudios que establecen que dejar de fumar apenas comenzado el embarazo puede revertir las complicaciones asociadas al tabaquismo”, dice Pasqualini.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible