Contáctenos  


home :: Notas :: Las causas más frecuentes de infertilidad masculina

Las causas más frecuentes de infertilidad masculina
Buenos Aires, Jueves, 20 junio a las 11:00:00

La postergación de la maternidad tiene su correlato en los hombres y, si bien en algún momento se creyó que la infertilidad era un tema femenino hoy la ciencia ha probado que el reloj biológico masculino también corre y que las causas de la infertilidad en una pareja se reparten en forma similar entre femeninas y masculinas. Cuáles son las causas más frecuentes de infertilidad en los hombres y cuáles los riesgos.



Desde que algunos estudios han mostrado que el paso del tiempo, los hábitos y algunas condiciones del medio ambiente, entre otras, pueden ser causa de infertilidad masculina más y más parejas llegan a consulta de a dos. En igual cantidad de casos, la pareja debe enfrentarse al diagnóstico de un problema masculino en igual cantidad de casos que obtiene un diagnóstico de un problema femenino como causa de su infertilidad. “Desde ya hace varios años, dentro de las causas de la infertilidad, el factor masculino fue apareciendo en mayor cantidad y hoy en día podemos hablar de hasta un 40% de los casos, prácticamente el mismo porcentaje que se presenta de causas femeninas. El porcentaje restante podemos hablar de causas mixtas”, sostiene el Dr. Sergio Pasqualini, Director Científico de Halitus Instituto Médico. Pero, si bien hace años que se habla de infertilidad femenina, no hace tantos años que los hombres comenzaron a tomar conciencia de su responsabilidad compartida y, por lo tanto, suelen poseer menos información. Entonces, ¿qué debe saber un hombre sobre su fertilidad?
“Lo primero y primordial que uno siempre les dice a las parejas es que es muy, pero muy importante que se estudie simultáneamente al hombre y a la mujer. Y, en el caso del hombre, la evaluación inicial debe ser realizada por un andrólogo y consiste en un correcto interrogatorio, examen físico y solicitud de estudio del semen para identificar alteraciones que puedan modificarse -o bien irreversibles- en las cuales se deba indicar tratamientos de reproducción asistida. Principalmente, se evalúa mediante un espermograma: volumen, pH, concentración, motilidad y morfología del semen”, dice el Dr. Pasqualini.

“Lamentablemente en algunas instituciones, el estudio del hombre infértil se limita al pedido de un espermograma y no se realiza el examen físico. Esta evaluación es imprescindible en todo varón que consulta por infertilidad, sólo así se podrán diagnosticar algunas anomalías testiculares y alteraciones potencialmente corregibles como el varicocele e identificar las patologías testiculares malignas”, refiere el Dr. Andrés Vázquez, urólogo y especialista en andrología de Halitus Instituto Médico.

Cómo se estudia la fertilidad del hombre

El Dr. Vázquez describe: “Debe realizarse una historia clínica detallada, de las funciones reproductiva y sexual del hombre para identificar las posibles causas de infertilidad; además de una exploración física minuciosa del pene, de los testículos, epidídimos y conductos deferentes. Si bien el examen físico está dirigido a la región genital es importante evaluar todo el cuerpo y los caracteres sexuales secundarios -presencia de vello axilar y púbico, barba y voz-.”
El andrólogo explica, además: “El espermograma es la piedra angular para evaluar la infertilidad masculina. Se recomienda realizar al menos 2 análisis de semen, y es recomendable una abstinencia sexual de 3 a 5 días.
Aunque los resultados del análisis de semen no permiten determinar con certeza si un individuo es fértil o no, puede  ayudar  a definir la severidad del factor masculino”.
El Dr. Vázquez, además, enumeras las causas más frecuentes de infertilidad masculina:

  • Medicamentos: Existen numerosos medicamentos que actúan como  tóxicos  sobre el testículo y  pueden alterar la calidad seminal (alopurinol, antihipertensivos, quimioterápicos, ketokonazol, nitrofurantoina, espironolactona, tetraciciclinas, gentamicina, entre otros)
  • Alcohol: Consumir grandes cantidades de alcohol desarrolla alteraciones en la morfología espermática (espermatozoides anormales) y bajo recuento espermático.  También incide en el deseo sexual y en la falta de rigidez peneana derivando en una reducción de los encuentros íntimos y por consiguiente, de la fertilidad. 
  • Tabaco: Fumar está relacionado con un descenso en la movilidad espermática y produce una fragmentación en el ADN del espermatozoide lesionando su carga genética y disminuyendo así la posibilidad de embarazos.
  • Drogas: El uso de “drogas recreativas”  está  asociado  a  disminución del deseo sexual, disfunciones eréctiles e infertilidad. “Ciertas  drogas provocan una anormal producción de hormonas responsables de la espermatogénesis (formación  de espermatozoides) y de la secreción de testosterona” especifica el andrólogo. 
  • Anomalías genéticas: Si bien las causas genéticas afectan a un  5% aprox. de los casos, la infertilidad masculina puede ser debida a alguna alteración en sus cromosomas. Vázquez explica además: “La forma más común de trastorno cromosómico asociado a infertilidad es el síndrome de Klinefelter -fórmula cromosómica 47 XXY-. La mayoría de los pacientes con este síndrome presentan una pobre virilización y alteraciones severas en su calidad espermática. La detección de las causas genéticas permite a las parejas ser informadas sobre la posibilidad de transmitir las anomalías a la descendencia.”
  • Trastornos hormonales: La alteración de los niveles de ciertas hormonas en sangre se traduce en una mala calidad seminal.
  • Alteraciones en la eyaculación: “Ciertos medicamentos, pacientes con diabetes descompensada, presencia de lesiones neurológicas postraumáticas de la columna vertebral u operaciones prostáticas pueden producir eyaculación retrógrada, es decir, que el líquido eyaculado en vez de salir al exterior por la uretra se redirecciona hacia la vejiga”, describe Vázquez.
  • Causas testiculares malignas: Ocasionalmente la infertilidad masculina puede ser una manifestación  de enfermedad testicular maligna (neoplasias testiculares).
  • Factor psicológico: La eyaculación precoz se define como la incapacidad para conseguir el control voluntario de la eyaculación luego de alcanzar un alto nivel de excitación sexual. Dicha condición impide una inseminación vaginal adecuada. Las condiciones psicológicas tienen una alta prevalencia en este tipo de disfunción.
  • Causas  idiopáticas: “Varones que, a pesar de que su examen físico y las pruebas de evaluación de su calidad seminal resultan normales, no pueden lograr un embarazo”, dice el especialista en andrología.
  • Causas ambientales: Investigaciones recientes apuntan cada vez más a causas relacionadas con factores ambientales. “El alcohol, la nicotina, pesticidas y solventes utilizados en ciertos ámbitos laborales actúan negativamente sobre la producción de espermatozoides”, explica.
  • Varicocele: Puede ser causa de infertilidad masculina, debido al deterioro que produce en la calidad seminal. Vázquez lo explica de la siguiente forma: “La dilatación anómala de las venas que acompañan al testículo modifican la temperatura a nivel testicular produciendo una alteración en la calidad seminal. Generalmente afecta al testículo izquierdo, aunque también puede comprometer al derecho o a ambos. Alrededor del  45% de los varones que tienen dificultad para lograr un embarazo y alteración de la calidad seminal, presentan varicocele”.

Varicocele: puede ser causa de infertilidad masculina

Según el Dr. Vázquez, “el varicocele está presente en el 15% de la población masculina general y puede llegar hasta el 60% de los hombres que consultan por deseo de paternidad. La sangre que sale del testículo no puede retornar normalmente al organismo por una alteración de las válvulas de dichas venas produciendo su dilatación y secundariamente, una alteración en la función testicular”.
Muchas veces el varicocele es asintomático y se descubre cuando el paciente consulta por infertilidad. “La alteración en la función testicular que produce el varicocele se traduce en una alteración del espermograma con un descenso en la concentración y movilidad de los espermatozoides. Si el varicocele es muy grande puede producir una sensación de pesadez o molestia a nivel testicular en un 2% al 10% de los casos”, agrega el especialista de Halitus.
El diagnóstico del varicocele se  basa en un examen físico cuidadoso con el paciente en posición de pie y realizando maniobras de esfuerzo abdominal para poner en evidencia las dilataciones venosas. “Si el varicocele se aprecia a simple vista, estaremos ante un grado III, si palpamos las venas tortuosas dilatadas con el paciente en reposo, estaremos ante un grado II y si sólo se palpan dichas venas dilatadas con la maniobras de esfuerzo se tratará de un grado I. La ecografía-doppler o el doppler vascular, pueden emplearse para confirmar el diagnóstico y para seguimiento de la evolución post-operatoria. El examen doppler pone en evidencia la presencia venosa de dilataciones y visualiza el estancamiento de la sangre en las venas dilatadas”, expresa.
La corrección quirúrgica es el único tratamiento. La cirugía para corregir el varicocele se denomina varicocelectomía y se lleva a cabo en forma ambulatoria. Vázquez refiere que “debe indicarse a todo paciente que tenga molestias testiculares y pacientes que consultan por infertilidad y tienen alteración en el espermograma. No tendría indicación quirúrgica en aquel paciente asintomático y sin demanda de fertilidad. La varicocelectomía o ligaduras de venas espermáticas, es la intervención mediante la cual se ligan y seccionan las venas anormalmente dilatadas del testículo, respetando la circulación arterial, vasos linfáticos y el conducto deferente que se encuentra en el mismo cordón espermático. En casos de pesadez y molestia escrotal, puede conseguirse  la resolución del problema en más del 70% de los casos. En casos de infertilidad, la calidad del semen suele mejorar en aproximadamente el 60% de los casos, consiguiéndose el embarazo en aproximadamente el 30% de los mismos”.

Malos hábitos y fertilidad masculina

Distintos son los riesgos para la fertilidad masculina. Algunos se relacionan con hábitos modificables. La calidad de los espermatozoides juega un papel clave en el proceso de concepción por lo tanto, la mejora en la calidad seminal es muy importante para conseguir el embarazo.
“Existen  factores que afectan la calidad espermática que son difíciles de corregir, tales como factores genéticos o idiopáticos pero otros tantos pueden modificarse existiendo la posibilidad de mejorar la calidad del semen”, describe el andrólogo. Y enumera:

  • El sobrepeso y la mala alimentación se relacionan con la infertilidad. La calidad del esperma puede ser afectada por concentraciones elevadas de radicales libres los cuales se pueden combatir a partir de dietas ricas en antioxidantes como selenio, carnitina, vitaminas E, A, C y B12 presentes en frutas y verduras.
  • Numerosos estudios demostraron también que la administración de tratamientos a base de complejos antioxidantes permite suplementar los déficits habituales de la dieta diaria mejorando significativamente la calidad seminal. Los tratamientos antioxidantes se deben realizar por al menos 3 a 6 meses para luego evaluar la mejoría por medio de un espermograma.
  • Otros factores externos como el tabaco, alcohol, el sobrepeso, marihuana, antidepresivos, estrés  pueden producir una alteración en la calidad seminal.
  • Si bien hay estudios que aseguran que el sedentarismo influiría negativamente sobre la calidad espermática estos no tienen gran sustento científico. Los motivos no están claros, se cree que el aumento de temperatura a nivel testicular por estar mucho tiempo sentado alteraría la calidad seminal.
  • Los testículos deben encontrarse a menor temperatura que el resto del cuerpo, para una producción correcta de espermatozoides. Todo factor que aumente la temperatura testicular puede alterar la calidad seminal. Así, por ejemplo trabajos que estén en contacto con fuentes de calor, la toma de baño sauna en forma diaria afectaría la producción de esperma. Si bien no hay evidencia científica al respecto se sugiere para impedir el exceso de calor el uso de bóxer antes que slip y evitar el uso de la computadora sobre la falda.

Según Vázquez, “también debemos mencionar el tema de la edad. Si bien el hombre produce espermatozoides a lo largo de toda su vida, está comprobado que la fertilidad masculina comienza a declinar a medida que el hombre va envejeciendo, generalmente a partir de los 40 años reduciendo la capacidad fecundante del semen”. El especialista menciona distintas causas de la declinación de la calidad espermática:

La importancia de la edad en casos de infertilidad masculina

  • Haber sufrido en algún momento infecciones en la vía seminal
  • Haber contraído alguna enfermedad de transmisión sexual
  • Padecer alteración de la calidad seminal por dietas deficientes
  • Estar expuesto a contaminantes ambientales por un largo periodo de tiempo.
  • Estar expuesto a situaciones de stress.
  • Fumar, ingesta de alcohol o uso de drogas por un tiempo prolongado
  • Deficiencias hormonales producto del paso del tiempo.
  • Mayor probabilidad de fragmentación del ADN espermático provocando infertilidad.

“El daño producido sobre los espermatozoides se va acumulando, llegando a una declinación de hasta un 70 % de su capacidad fértil pasados los 40 años. Con el transcurso del tiempo, a mayor edad, mayores serán las probabilidades de ser infértil y de desarrollar anormalidades genéticas”, dice el médico andrólogo.

Cuáles son las manifestaciones de la declinación de la calidad espermática

Vázquez describe:

  • Disminución del volumen seminal debido al envejecimiento de las vesículas seminales.
  • Disminución de la movilidad espermática
  • Mayor fragmentación del ADN espermático
  • Mayor tasa de  alteraciones en los cromosomas de los espermatozoides y de mutaciones nuevas que pueden manifestarse en forma de abortos, enfermedades o malformaciones congénitas en sus hijos

Y agrega: “Cuando la edad masculina es superior a 50 años se puede sugerir consultar a un genetista”.

El médico urólogo, también menciona la importancia de la próstata en este contexto: “La próstata (glándula sexual masculina) con el paso de los años sufre un agrandamiento anormal, denominado hiperplasia prostática benigna. De esta forma la próstata comprime a la uretra, dificultando el vaciamiento de la vejiga y ocasionando problemas urinarios. Si el paciente está disconforme con su micción se puede instaurar un tratamiento con medicamentos vía oral -alfa bloqueantes- los cuales relajan los músculos del cuello de la vejiga y la próstata aumentando el flujo urinario; pero uno de los efectos secundarios que produce es la disminución del líquido eyaculado afectando a la fertilidad del varón. Cuando el tratamiento con medicamentos no ha aliviado los síntomas se puede proponer el tratamiento quirúrgico el cual puede producir eyaculación retrógrada, es decir que el líquido eyaculado en vez de salir al exterior por la uretra se redirecciona hacia la vejiga. Otra de las patologías prostáticas de importancia es el cáncer de próstata. Uno de sus tratamientos es la prostatectomía radical, la cual produce ausencia de líquido eyaculado”.

En conclusión, es importante tener en cuenta que la consulta por infertilidad debe realizarse en forma conjunta, que el ginecólogo y el andrólogo deberán trabajar codo a codo con esa pareja y coordinar un plan conjunto y que, una de las principales causas de infertilidad masculina, el varicocele, tiene rápida solución y puede ser el único obstáculo que los separe del cumplimiento de su deseo de paternidad.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible