Contáctenos  


home :: Notas :: Maternidad a los 40: la opción de la ovodonación

Maternidad a los 40: la opción de la ovodonación
Buenos Aires, Jueves, 04 julio a las 11:00:00

Que la fertilidad declina con la edad no es nuevo. A partir de los 35 años y con más fuerza a partir de los 40, la mujer se enfrenta a la disminución de la función ovárica y, por lo tanto, de sus posibilidades de lograr un embarazo. Sin embargo, hay quienes demoran la búsqueda hasta esa edad, cada vez más. Todo lo que deben saber aquellas mujeres que, por distintas razones, buscan agrandar la familia una vez cumplidos los 40 años y cuándo está indicada la ovodonación. Opciones y recomendaciones.



Cada vez más mujeres de 40 años desean tener hijos, por diferentes causas demoran la búsqueda de un embarazo. “Lo primero que tiene que saber una mujer de más de 40 que busca embarazo es saber qué posibilidades tiene ella en particular. En general, las mujeres saben que es más difícil después de los 40. Las posibilidades individuales dependerán de lo que surja de la evaluación que tiene una duración aproximada de dos meses”, comienza expresando el Dr. Sergio Pasqualini, Director científico de Halitus Instituto Médico.

Estudios a realizarse:

  • Análisis hormonales: para evaluar la reserva ovárica, que debería estar en condiciones aceptables. “Si la mujer menstrúa en forma regular su función ovárica no debería estar muy alterada porque sino tendría atrasos o no menstruaría. También es importante ver el nivel de la hormona FSH, es la hormona que marca la reserva ovárica y que empieza a subir cuando el ovario comienza a fallar”, explica el Dr. Pasqualini.
  • Evaluar la parte anatómica del útero: Cómo está el útero, su normalidad; si ha sido operado, si ha tenido o tiene presencia de miomas.  
  • Estudiar las trompas: “Es importante asegurarse de que las trompas estén permeables porque si lo están y el hombre tiene una cantidad aceptable de espermatozoides, es posible que el embarazo pueda darse naturalmente. Siempre es bueno saberlo y aún más en una mujer de más de 40 años porque sabemos que con mayor edad, la función ovárica estará en peores condiciones y cuando el ovario no está en óptimas condiciones, la respuesta a la estimulación ovárica suele no ser la mejor. Por lo tanto, si existe la posibilidad de que una mujer se embarace naturalmente sería ideal intercalar los tratamientos –ya sea inseminación o fertilización in Vitro- pero apostando a que el embarazo pueda aparecer en algún ciclo natural con una relación natural”, dice el especialista.

Los riesgos aumentan con la edad pero el médico refiere que “el riesgo más grande es no lograr el embarazo, luego el hecho de lograrlo pero que se detenga prematuramente, antes de los 3 meses y luego está el riesgo de que el bebé presente alguna anomalía genética. Sabemos que si hacemos una fertilización in Vitro en una mujer de 40 años, el 80% de los embriones que se formen serán seguramente portadores de malformaciones genéticas pero también son pocos los bebés que nacen con malformaciones porque el filtro natural lleva a que se detengan, en general, en los primeros días de desarrollo. Si el ovario responde y permite obtener un óvulo que forme un bebé, los riesgos son mayores que a los 30 años pero nunca tan altos como para recomendarle a esa mujer realizar la ovodonación. Otro elemento a tener en cuenta es que a esa mujer que llevaría adelante el embarazo hay que realizarle una evaluación clínica general para asegurarse de que su organismo está en condiciones de sobrellevar la sobrecarga que implica un embarazo”.

Las posibilidades de lograr el embarazo con técnicas de fertilización in Vitro después de los 40 años cambian año a año, se reducen y cada mes cuenta mucho. Pasqualini dice: “Independientemente de la edad, siempre están vigentes dos preguntas a la hora de realizar un tratamiento: ¿esta técnica es válida para esta pareja, seguimos intentando y hay posibilidades de lograrlo o esta técnica no es para esta pareja? En este segundo caso, en general el motivo son los óvulos y entonces es momento de recurrir a una ovodonación. A veces una pareja lleva dos, tres o cuatro intentos pero vale la pena seguir intentando y en otros casos no hay más opción que la ovodonación. Hay que evaluar los casos uno por uno”.

La ovodonación

En los casos en que un ovario falla, tal vez tenga opciones de lograr que funcione mediante algún tratamiento pero, si esto no se logra, cabe la posibilidad de recurrir a un óvulo de una mujer joven que acepta donarlo para que gente que necesita pueda hacer el intento. “En general, las mujeres que consultan a los 40 o 41 pueden saber que tienen indicación de eso porque no menstrúan o porque ya tuvieron una falla ovárica o han realizado tratamientos que han fallado. Una pareja puede venir decidida a avanzar con la ovodonación o puede encontrarse con un fracaso de los tratamientos y debe evaluar la ovodonación. Son casos diferentes”, menciona el especialista.

La donación se aconseja que sea anónima en el sentido de que no esté relacionada, que no sea hermana ni prima por ejemplo, para evitar los posibles conflictos de un donante relacionado. La donante debe cumplir ciertos requisitos:

  • Menor de 32 años- algunos aceptan hasta 35 años
  • Sin antecedentes de enfermedades hereditarias
  • Evaluación hormonal e infectológica normal
  • Debe realizar la consulta con la genetista
  • Debe realizar la consulta con la psicóloga

 

Según Pasqualini, “En la receptora, la consulta con la psicóloga también es importante. Siempre es importante hablar y hacerles entender que el hijo o hija debería saber su origen. Nosotros desaconsejamos que el hijo o hija no sepa que es producto de una donación porque ese hijo tiene derecho a saber su origen. La persona que se embarca en esto tiene que entender que no es necesario que lo sepa el entorno o la familia pero el hijo o hija debería saberlo. En todos los lugares del mundo se hace hincapié en la necesidad de hablarles a los hijos. Hoy en día el 17% de todos los tratamientos que realizamos son por ovodonación”.
Pasqualini explica las razones para esto: “La ovodonación aumenta las posibilidades de lograr un embarazo, puede reducir las posibilidades de perder el embarazo al inicio y disminuir las posibilidades de anomalías genéticas, por lo tanto, es una opción que debe ser considerada”.

La evaluación de la fertilidad antes de los 40 es importante pero no es posible saber cómo va a seguir el proceso en el tiempo. “Por ejemplo, hoy un espermograma puede dar valores no muy buenos y en tres años puede estar igual o haber empeorado. En el caso de la mujer, una evaluación hoy puede estar mucho peor en 6 meses o no. De todas formas siempre es importante realizar la evaluación”, describe el especialista en fertilidad.

Vitrificación de óvulos

Como cierre, Pasqualini sostiene como mensaje final: “La vitrificación es una técnica rápida de criopreservación. En la búsqueda del embarazo el mejor consejo es que si la mujer tiene edad para poder vitrificar óvulos- idealmente antes de los 35 años- es importante que lo piense y que si lo hace sepa que tiene una reserva, no para confiarse que tiene un bebé ahí el día de mañana sino que tiene las chances de poder tenerlo y así quedarse un poco más tranquila. Y como siempre, tratar de no dilatar la búsqueda de un embarazo si es que están dadas las condiciones para tener un hijo”.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible