Contáctenos  


home :: Notas :: Cuidados en el postparto

Cuidados en el postparto
Buenos Aires, Jueves, 11 julio a las 11:00:00

La familia se agrandó y ahora toda la actividad se centra en lo que el nuevo integrante necesita, cuándo le toca comer o dormir. Además de adaptarse a sus nuevos roles y al flamante ritmo familiar, la mamá también requerirá de cuidados importantes en esta etapa, haya tenido parto natural o cesárea. Qué es lo que hay que saber del período postparto.



Luego del nacimiento del bebé, la tarea recién comienza. El organismo de la madre poco a poco volverá a recuperar su estado anterior y ese ajuste físico, emocional y social puede llevar, en principio, entre 6 y o semanas.
La Dra. Agustina Cavadas, obstetra de Halitus Instituto Médico sostiene: “Después de un parto normal, en pacientes multíparas, pueden referir dolor ya sea por una episiotomía –que consiste en una incisión quirúrgica en la zona del perineo femenino, que comprende piel, plano muscular y mucosa vaginal, que tiene como objetivo ampliar el canal de parto para abreviar el tiempo del parto y apresurar la salida del feto. Es importante mencionar que la episiotomía como técnica preventiva para evitar desgarros está contraindicada por la Organización Mundial de la Salud pero es una incisión que tiene indicaciones precisas como ser en casos de estrechez o escasa elasticidad vaginovulvoperineal o en aquellos casos de exceso de volumen fetal”.
La OMS rechaza la episiotomía rutinaria y sólo la aconseja en caso de partos que presenten dificultades (con fórceps, de nalgas, etc.), sufrimiento fetal, y desgarros de tercer y cuarto grado mal curados. Consideran que estas no previenen desgarros en o a través del esfínter anal ni desgarros vaginales.

Cuidados de una episiotomía

 Mantener la herida siempre limpia.
 Higienizarse con algún antiséptico al menos una vez por día, y siempre tras ir de cuerpo u orinar.
 Realizar el lavado en dirección de la vagina al ano y nunca en sentido contrario y secar bien presionando con una compresa o toalla sobre la herida (sin arrastrar).
 Puede ser de utilidad colocar hielo envuelto en la zona perineal porque puede calmar el dolor y desinflamar la zona.
 Cambiar con frecuencia las compresas o apósitos, según la cantidad de pérdidas que presenten.
La Dra Cavadas dice: “La episiotomía suele cicatrizar entre los 7 y 10 días después del parto y los puntos aplicados externamente se caerán solos. Pero el período post parto precisa de control profesional y por ello es importante visitar al especialista entre 5 y 10 días después del parto”.
También puede manifestar dolor una mujer a causa de los entuertos –contracciones uterinas dolorosas que pueden presentarse en los primeros días del postparto. “Para el tratamiento de ese dolor, se les suele indicar antiinflamatorios no esteroides por vía parenteral u oral, según la intensidad del cuadro. Pero también, en muchos casos, el cambio de postura puede mejorar los síntomas”, describe la obstetra de Halitus, y agrega: “En esta etapa, es muy importante aconsejar a la mujer sobre el cuidado e higiene del perineo durante los primeros días. Tendrá que lavarse con agua y un jabón neutro, como mínimo una vez al día. Durante la internación se controlará la cicatrización del perineo y la presencia de hematomas o de hemorroides, que se tratarán adecuadamente”, menciona la obstetra de Halitus.
Una mujer que ha tenido una episiotomía en su parto no necesariamente deberá tenerla en los siguientes porque, como hemos mencionado, no es una práctica de rutina sino que varía de un embarazo a otro.

Desgarros

Distintas son las causas que pueden derivar en un desgarro: un bebé demasiado grande para pasar con facilidad por el canal de parto; un parto de evolución muy rápida y un periné que no tuvo tiempo de adaptarse; o una mamá que no logra controlar la fuerza que hace con el pujo. “También hay otras causas posibles como los partos en pelviana, pero hoy en día esa práctica casi no se realiza, ya que cuando se diagnostica una presentación pelviana se suele programar una operación cesárea. Los cuidados son similares a los cuidados que requiere la episiotomía. Siempre hacer mucho hincapié en la higiene del área, que es la clave para una correcta cicatrización”, sostiene Cavadas.

Existen algunos signos de alerta que requieren la consulta inmediata con el profesional:
 Fiebre de 38ºC o más; aunque en el puerperio puede ser normal una elevación de la temperatura basal a causa de la “subida de la leche”. Si la fiebre persiste 24 horas deberán consultarlo.
 Aumento importante del sangrado.
 Loquios fétidos (el olor normal de los loquios es el de la regla).
 Dolor, tensión y enrojecimiento en la zona de los puntos, ya sea episiotomía o cesárea.
 Molestias al orinar, con ardor o quemazón.
 Enrojecimiento, dolor y calor en los pechos.
 Dolor en el pecho, con sensación de falta de aire.
 Dolor en las pantorrillas o en los muslos, con enrojecimiento, dolor y calor.

Cesárea; todo lo que hay que saber

Una cesárea es una cirugía que consiste en practicar una incisión o corte, en la piel del abdomen, los músculos y por último el útero, con la finalidad de extraer al bebé. La indicación para realizar una operación cesárea puede ser por causas: maternas, fetales o ambas.
“Distintas causas maternas pueden llevar a una indicación de cesárea. Entre ellas se cuentan una desproporción cefalo-pélvica, estrechez pélvica o pelvis asimétrica o deformada, la presencia de tumores óseos de la pelvis o tumores que obstruyen el conducto de parto, cirugías previas del segmento y/o cuerpo uterino, incluyendo operaciones cesáreas previas o cirugía previa del cervix, vagina y vulva que interfiere con el progreso adecuado del trabajo del parto. En caso de hemorragia por placenta previa o desprendimiento prematuro de la placenta normoinserta o que la mamá presente alguna patología que así lo requiera, también puede indicarse, entre otras causas. Algunas causas fetales pueden requerir una cesárea: macrosomía fetal, alteraciones de la situación, presentación o actitud fetal, sufrimiento fetal, malformaciones fetales incompatibles con el parto o estar ante un embarazo múltiple. La indicación de cesárea también puede tener origen mixto – causas maternas y fetales- como desprendimiento prematuro de placenta normoinserta, placenta previa oclusiva total, prolapso de cordón con bebé vivo o un oligohidramnios severo”.
Sobre los cuidados ante una cesárea, la Dra. Cavadas asegura: “Dependiendo del tipo de sutura realizada, la extracción de los puntos en general se realiza entre el día 10 y 14 del post operatorio. De todas formas, se recomienda caminar lenta y progresivamente desde el primer día de la intervención para mejorar y acortar la recuperación. Y es importante recordar que la prioridad es el cuidado de la paciente y del recién nacido. Por eso, sería conveniente que –especialmente durante las primeras semanas- puedan delegar las tareas domésticas y aprovechar el tiempo para descansar y recuperarse. También es importante en esta etapa cuidar su alimentación. Y al cabo de un mes, previa evaluación médica, la paciente podrá retomar paulatinamente la actividad física, de manera suave y regular”.

Etapa de la lactancia

La médica de Halitus sostiene: “Durante la lactancia materna, los cuidados que debe tener la madre son, básicamente, llevar una dieta sana y equilibrada, usar ropa cómoda para dar el pecho y consultar a su médico sobre qué medicamentos puede tomar. No se necesitan cuidados más especiales, como se creía antiguamente. Pero sí es importante orientar y ayudar a esa mamá a prepararse para amamantar. La etapa prenatal es el mejor momento para motivar y alentar a la madre para que amamante a su hijo. La mejor preparación es la información. Hay que tener en cuenta dos cosas que son importantes: los masajes en los pechos durante el embarazo pueden provocar la liberación de oxitocina e inducir al parto y, por otra parte, las cremas o pomadas en los pezones no previenen la aparición de grietas: este problema se debe a una mala postura al amamantar que podría resolverse indicando las buenas posturas a esa mamá”.

Así como los obstetras acompañan a la mujer embarazada durante los nueve meses, cuidándola, orientándola, ayudándola, en la etapa del post parto también tienen un rol principal y están, entre otras cosas, para ayudarla a recuperarse mejor y que el tiempo con su hijo sea más placentero.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible