Contáctenos  


home :: Notas :: La cirugía bariátrica tratamiento de la obesidad y fertilidad

La cirugía bariátrica tratamiento de la obesidad y fertilidad
Buenos Aires, Jueves, 08 agosto a las 00:00:00

La obesidad no sólo representa una fuerte amenaza para la salud general y la calidad de vida sino que puede generar alteraciones menstruales, modificaciones en la ovulación y otros desórdenes que lleven a la infertilidad. La cirugía bariátrica, que se orienta a dar tratamiento a la obesidad, puede ser también el primer paso en la búsqueda de un embarazo.



Como tantas otras razones, la obesidad puede ser un factor relevante en hombres y mujeres a la hora de la búsqueda de un embarazo. Su influencia negativa puede provocar en los hombres oligospermia –baja calidad de losa espermatozoides-, trastornos en la motilidad de los espermatozoides, algunas alteraciones hormonales; y en las mujeres existe una estrecha relación con el síndrome del ovario poliquístico, puede relacionarse con desbalances hormonales –síndrome metabólico, resistencia periférica a la insulina, diabetes tipo 2, entre otros- .
“La cirugía bariátrica puede ser necesaria entonces para resolver los trastornos hormonales y de infertilidad relacionados con la obesidad”, afirma el Dr. Martín Lerner, a cargo del equipo de cirugías bariátricas del Hospital de Clínicas “José de San Martín”.
Y lo explica de la siguiente forma: “Algunos desbalances hormonales pueden ubicar al organismo en un estado pro-inflamatorio e influir negativamente sobre los mecanismos que deben funcionar en conjunto para que se produzca la fecundación y la implantación del óvulo, llevándolos a fallar. La obesidad es una enfermedad multifactorial caracterizada por la acumulación excesiva de tejido graso generando diversos trastornos al organismo. La gravedad de la misma se mide a través de lo que se conoce como Índice de Masa Corporal, que es una fórmula que relaciona la altura con el peso. La fórmula es IMC= Peso/altura2. Cuando el índice de masa corporal (IMC) de un paciente es mayor o igual a 40kg/m2, se define como obesidad mórbida, esto está establecido en la Ley Nacional 26396/08”.

By-pass gástrico y gastrectomía en manga

Según el Dr. Lerner, “existen ciertas contraindicaciones para esta cirugía, sobre todo en la esfera psicológica y nutricional, no tanto en el aspecto clínico ya que los pacientes son operados debido a las complicaciones que la obesidad ha generado en su organismo y para mejorar su condición al perder peso o para curarlas definitivamente”.
Y agrega: “El by-pass gástrico es un procedimiento quirúrgico mixto ya que combina restricción y malabsorción. Restricción: A través de la creación de un pequeño reservorio gástrico; y malabsorción ya que la salida de dicho reservorio no es hacia su recorrido anatómico normal sino a través de un by pass de 120 a 200 hacia el intestino delgado. La gastrectomía en manga es un procedimiento puramente restrictivo -que restringe la cantidad de alimento que una persona puede ingerir- que consiste en cortar el estómago y reducirlo dejándolo como un tubo -o una manga- que conecta el esófago con la continuidad anatómica del aparato digestivo, sin generar ningún tipo de by pass intestinal. De esta manera, al reducir su capacidad se limita la cantidad de alimento que el paciente puede ingerir y al no generar mala absorción le otorga a dicha cirugía ciertas ventajas sobre el by pass. Técnicamente es más sencillo, con lo cual eso genera menor tiempo de anestesia, menor trauma quirúrgico y por lo tanto, menores complicaciones perioperatorias. Al no producir mala absorción de nutrientes no se requieren suplementos nutricionales de por vida como ocurre con el by pass”.
“Yo llegué y pesaba casi 150kgs y fui al grupo y empecé a hacer terapia y a hacerme los estudios para la cirugía. Siempre acompañado de dieta. Te ayuda mucho la terapia porque una persona gorda no tiene saciedad de comida. Yo comía a deshora y comía mal. Yo trabajo durante la noche y así como la noche se hizo para dormir, yo la usaba para comer. Desde los 15 años siempre fui gorda pero llegué al punto de tener comprometida mi salud”, relata Myrna.

Qué saber sobre preparación del paciente para la cirugía bariátrica:

  • Requiere de un enfoque multidiscipinario para poder abordar esta patología desde varios enfoques para asegurarse el éxito del tratamiento.Sin embargo ésta evaluación integral debe ser coordinada y dirigida por el cirujano.
  • Los pacientes deben concurrir a una sesión informativa de 60 minutos donde el cirujano y el equipo expondrán los distintos aspectos de la cirugía y el tratamiento, procedimientos, resultados y seguimiento.
  • En la primera visita el paciente será evaluado por el cirujano, el médico clínico, la nutricionista y el equipo de salud mental. Se confeccionará la historia clínica donde se resume la evaluación realizada por los diferentes especialistas. reunión del equipo y a la discusión del caso. Si el paciente es un buen candidato se le comunicará y se le solicitarán los estudios preoperatorios –de rutina y especiales-.
  • “Además el candidato debe cumplir con una serie de requisitos que nuestro grupo desarrolló para asegurarse el éxito a largo plazo:
  • obesidad mórbida por lo menos de 5 años de evolución.
  • Estar altamente motivado y dispuesto a llevar a cabo el tratamiento quirúrgico.
  • Ausencia de psicosis o abuso de sustancias (alcohol y drogas) en la actualidad.
  • Ausencia de disturbios alimentarios graves que contraindiquen la cirugía.
  • Entendimiento y aceptación de los riesgos y beneficios de los procedimientos.
  • Compromiso de realizar un seguimiento estricto.”, especifica Lerner.
    • En la segunda consulta se evaluará la encuesta nutricional y los test psicológicos entregados en la primera entrevista. Si el candidato no presenta ninguna contraindicación absoluta o relativa para continuar su preparación es informado e incluido en los grupos de preparación preoperatoria nutricional y psicológicos. Y el paciente tiene la primera entrevista con el terapeuta físico.

“La preparación nutricional y psicológica consta de una serie de entrevistas en forma quincenal donde se van  abordando los distintos aspectos del trastorno nutricional y psicológico que han llevado a cada paciente a desarrollar obesidad mórbida. El objetivo es modificar los hábitos desfavorables y adoptar nuevos que hagan posible una adecuada alimentación en el postoperatorio. Y, Una vez finalizado con éxito el proceso de preparación preoperatoria es de suma importancia organizar una entrevista final con el paciente y al menos dos testigos (en lo posible familiares). Allí el paciente realizará un test de 20 preguntas que abarcan todos los aspectos de la cirugía que se le realizará (tanto quirúrgicos como nutricionales y de seguimiento) en la modalidad verdadero y falso. En caso de que alguna respuesta fuera incorrecta se le organizará una nueva entrevista con el profesional que involucre la pregunta para aclarar el concepto. Si no hubiere errores, un profesional le explicará al paciente y su familia los aspectos legales del consentimiento informado y aclarará las dudas que en ese aspecto pudieran surgir. Esa reunión finalizará con la firma del paciente y los testigos del consentimiento informado y se le otorgará la fecha de la intervención quirúrgica”, describe el especialista.

Postoperatorio y seguimiento de la cirugía bariátrica

“Yo en el postoperatorio no sufrí nada, estuve internada casi 3 días, no tuve molestias ni dolor alguno. A las 2 horas de salir del quirófano ya iba al baño sola y al otro día empecé con los líquidos. Yo hace tres años que me operé y desde la operación perdí 76kgs. Antes de operarme bajé 20 kilos y los otros luego de la cirugía. Después me hice la dermolipectomía. Hoy mi relación con el mundo es otra. Antes pensaba todo el tiempo en qué iba a comer y hoy no es importante para mí la comida. Tenía alteraciones en la menstruación y se me normalizaron después de que bajé 50 kilos, se regularizó. Hoy como como una persona normal. Hoy desayuno, antes no desayunaba, y hago las cuatro comidas como corresponde”, refiere Myrna.

Según el Dr. Lerner, “el postoperatorio depende de cada técnica. En general, son 48 hs de internación ya que todos los procedimientos se realizan mediante técnicas mini invasivas y laparoscópicas. El seguimiento es fundamental ya que pueden existir casos de reganancia de peso del mismo modo que ocurre en cualquier persona no obesa. Sin embargo, debido a las trasformaciones quirúrgicas en los obesos operados estos vicios se hacen muy firmes luego de un tiempo de no concurrir al seguimiento y, una vez establecidos, es mucho más difícil recuperar una reganancia de 40 kg luego de 10 o 15 años sin volver a la consulta que una de 3 o 4 luego de unos pocos meses”.
Y aclara: “El paciente debe operarse con un cirujano entrenado y un equipo multidisciplinario que le garantice un adecuada preparación preoperatoria y un correcto seguimientode de por vida ya que la obesidad es una enfermedad crónica y multifactorial. Debe consultar sobre los posibles riesgos y distintas opciones quirúrgicas para su caso. No existe una cirugía ideal, el cirujano debe adaptar las técnicas actuales para dar a cada paciente lo que le sea más beneficioso en cada caso”.

La vida después de una cirugía bariátrica

“La obesidad es un problema en muchos lugares del mundo y se refleja en la fertilidad de una manera muy franca. La mujer con sobrepeso u obesidad puede dificultar la llegada de un embarazo, por lo cual, muchas veces, en una primera instancia es indispensable trabajar sobre el peso antes de realizar tratamientos de fertilidad”, aclara el Dr. Sergio Pasqualini, Director científico de Halitus Instituto Médico.
Según Lerner, “la vida de un paciente operado debe ser completamente normal. Igual a la de cualquier otra persona, en todos los aspectos de su vida. Nutricionalmente, psicológicamente, sexualmente, de relación etc. Los pacientes operados pueden comer absolutamente de todo -siempre y cuando lleguen al peso esperado para cada caso- al igual que cualquier persona. Lo que debe ser limitado son las cantidades ya que su estómago tiene una capacidad mucho menor. El tipo de alimento debe ser seleccionado y restringido al igual que cualquier individuo no obeso para mantener el peso y la salud”.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible