Contáctenos  


home :: Notas :: Primera inscripción de niña nacida por maternidad subrogada

Primera inscripción de niña nacida por maternidad subrogada
Buenos Aires, Jueves, 15 agosto a las 11:00:00

A fines de junio, la justicia argentina autorizó la inscripción de una beba nacida por maternidad subrogada. El hecho no registra antecedentes en nuestro país, es el primer fallo judicial de este tipo. Luego de un análisis de ADN y de confirmar la filiación biológica, la jueza falló a favor de Juan y Maica. Hoy escuchamos su historia.




El 26 de junio último, por primera vez en Argentina, la justicia permitió que una pareja inscribiera a una bebé que había nacido por la técnica de maternidad subrogada. Esa pareja tiene nombre y apellido: Maica y Juan De Gregorio, quienes, gracias a  la compañía de una abogada que los siguió en todo ese proceso, Fabiana Quaini, y al asesoramiento del Dr. Sergio Pasqualini, hoy pueden contar esta historia. 
“Este caso es muy importante en nuestro país porque sienta un precedente. Mucha gente creía que la maternidad subrogada estaba o está prohibida, ya que no hay una ley específica que diga que se puede. Esto es un error conceptual ya que por nuestra constitución lo que no está prohibido está permitido.  Además, como dijo la Fiscal en su dictamen, hay un vacío legal no jurídico y por ello hay que buscar la solución en las fuentes del derecho, es decir, la jurisprudencia y leyes comparadas, doctrina, por ejemplo como se hizo en este caso. Este fallo saca las dudas de lo prohibido, sienta el precedente de que se puede, que no hay que esperar y que es derecho de todo ser humano elegir ser padre”, define la Dra. Quaini, abogada.

Quaini refiere que, más allá de los casos de parejas de hombres que deben siempre recurrir a un vientre subrogado, hay muchísimos matrimonios, parejas, y solos y solas que quieren ir por este método y no tenían el dinero para hacer todo el proceso en el extranjero. Según ella, las consultas que recibe por Internet sobre este tema se elevaron a más de 50 por día en las últimas semanas.

Vacío legal y legislación vigente

Es de suma relevancia hablar sobre el vacío legal que existe sobre el tema de la maternidad subrogada porque “podemos prohibir la maternidad como en España, legalizarla, como en el Estado de Tabasco, México; o guardar silencio y hacer presentaciones como en el caso de Maica y Juan, aunque no siempre un juez va a resolver de la misma manera. Es mejor transparentar, blanquear este tipo de situaciones, en lugar de buscar caminos sinuosos jurídicos que no corresponden. Hoy se resuelve en las fuentes del derecho ya que hay vacío legal pero no vacío jurídico”, puntualiza la letrada.

Maica y Juan, lograron sacar la partida de nacimiento para su hija el pasado 7 de agosto. El relato de su historia es conmovedor. “Maica le iba comentando de nuestra averiguaciones a amigos y parientes. Con toda la sorpresa del mundo un día una amiga de ella le ofrece su panza prestada diciéndole "Maica yo quiero que seas mamá; yo sé lo que sufriste, quiero prestarte mi panza". Al principio Maica no lo creía, lo veía como una muy buena intención pero nada más. Luego de algunas semanas la amiga insistió hasta que finalmente lo dijo muy en serio. Maica me lo contó luego de un mes. Y para estar seguros de que estábamos haciendo lo correcto y de que todos sabíamos qué era lo que hacíamos, empezamos a hablarlo en nuestras terapias individuales. La amiga de Mai inició un tratamiento psicológico a fin de bucear en su verdadera magnitud y que tuviera cabal noción de lo que significaba. Luego de 3 o 4 meses de terapia, y cuando todos maduramos la idea, nos decidimos, y fue allí cuando iniciamos la búsqueda de una clínica de fertilidad que nos ayudara con esto. Buscamos en varias pero finalmente llegamos a Halitus, en donde el Dr Pasqualini nos acompañó desde el primer día. Empezamos con todos los análisis para ver la factibilidad de embarazarse que tenía la amiga de Mai y la calidad de los óvulos de Mai”, describe Juan.
La Dra. Quaini explica qué es lo que la legislación vigente contempla hoy en día: “Contempla  el artículo 242 del Código Civil que madre es la que da a luz, pero la Juez en el caso de Maica y Juan, invocando la Convención de los Derechos del niño, afirmó que no siempre es así y hay que ver caso por caso. Esta presunción admite excepciones, el caso de Maica y Juan fue una de ellas- el hecho objetivo del parto, debidamente probado, atribuye  la maternidad, pero no siempre. Se refiere la Magistrada a la nueva ley de fertilización asistida, que recientemente se ha aprobado en el Congreso Nacional, que en el art. 2º regula los alcances de la llamada reproducción médicamente asistida, señalando que alcanza a «los procedimientos y técnicas realizados con asistencia médica para la consecución de un embarazo. Quedan comprendidas las técnicas de baja y alta complejidad, que incluyan o no la donación de gametos o embriones». Esto no excluye a la maternidad subrogada”.

Juan relata cómo llegaron hasta la abogada que los acompañó. “Aunque parezca increíble llegamos a ella por internet. Al principio nos costo encontrarla porque viaja constantemente. Nos inspiró mucha confianza y en la primera reunión le contamos en que andábamos y las alternativas que nos daban otros abogados, todas ellas relacionadas con la adopción de hijo de cónyuge. Ella nos propuso cambiar la historia e ir a reclamar por "la verdadera identidad del niño" y hacer un presentación ante la justicia contando tal cual todo como sucedió y lograr que a nuestra Bebita la pusieran a nuestro nombre. Lo pensamos, teníamos miedo de lo que podía pasar si fallábamos. ¿Qué pasaría? ¿nos sacarían a la beba? Finalmente luego de pensarlo decidimos jugarnos. Teníamos mucha confianza en Fabiana y también confiábamos en el sentido común de la justicia”.

La situación Argentina y el resto del mundo

La Dra. Quaini expresa: “En el Estado de California,  pueden obtenerse órdenes antes de nacimiento sobre la custodia del menor. Este no es el caso en nuestro país. Entiendo que padres son los procreacionales y muchas veces, como en este caso, también biológicos.  El  conflicto se daría si la mujer gestante quiere retener el niño invocando que es su hijo.  Esto ya pasó en EEUU y seguramente un día pasará en Argentina.  Entiendo que la mujer gestante estaría obrando de mala fe y cometiendo una retención indebida de un menor, cuyos padres son los procreacionales, pero esto lo decidirá en su oportunidad un juez civil y/o penal. No hay antecedentes. Será un nuevo leading case”.
En Argentina debemos hablar de maternidad subrogada altruista, no se admite como en California o Florida el alquiler de vientre propiamente dicho que está admitido jurisprudencialmente. Quaini refiere: “Hay países que admiten que la gestante aporte su propio gameto, la mayoría no. Podemos hablar en Argentina de:

  • Maternidad subrogada con gametos propios de la pareja que son los padres procreacionales.
  • Maternidad subrogada donde el embrión se conformó con ovulo donación
  • Maternidad subrogada donde el embrión de conformó con esperma donación.
  • Se puede dar el caso en caso de que ninguno de los padres procreacionales pueda aportar sus gametos y la mujer no puede llevar a cabo el embarazo”.

Y agrega la abogada: “El proyecto de Código Civil no contempla este último caso pero tampoco debiéramos excluirlo.  Debiera poder hacerse sino estaríamos excluyendo a quienes médicamente o por alguna discapacidad no pueden aportar su propio gameto y desean ser padres. Teniendo en cuenta que la Corte Interamericana en el fallo Murillo y otros vs. Costa Rica (Fecundación In Vitro) dijo que un embrión no es persona hasta que no pueda desarrollarse dentro del vientre de una mujer y concluyó que la decisión de ser o no ser madre o padre es parte del derecho a la vida privada e incluye, la decisión de ser madre o padre en el sentido genético o biológico. Habrá que hacer un planteo innovador para este tipo de casos para no discriminar a los que no pueden aportar sus gametos ni llevar a cabo la gestación. A mi entender esta exclusión es inconstitucional”.
Y concluye el tema legislación diciendo: “También es importante destacar que para aquellas personas que no tengan una mujer conocida que quiera ser mujer gestante, o prefieren no sufrir adrenalina judicial en Argentina, pueden hacer al proceso embrionario localmente y la transferencia del embrión aquí en Argentina o en el extranjero a una mujer gestante que resida en un país cuyas prácticas y donde va a nacer el niño admita el alquiler de vientres u otras modalidades según cada caso concreto, como EEUU, India, Georgia, las alternativas son muy amplias”.

El caso de Maica y Juan

Juan relata emocionado el paso a paso. “Fue increíble porque el embarazo se logró en el primer intento. La amiga de Mai siempre tuvo convicción plena de que quedaría embarazada en el primer intento. Nosotros habíamos tenido tantas frustraciones y fracasos que nos parecía poco probable. Recuerdo el sábado por la mañana cuando llamamos a Halitus para que nos dieran el resultado. Cuando finalmente nos contó que había sido positivo ¡nos abrazamos y emocionamos! Llamamos inmediatamente a la amiga de Mai y ella estaba más contenta y emocionada que nosotros. ¡Era increíble!! El Amor y el compromiso!!”. Y continúa: “El embarazo y el parto fueron maravillosos. Era todo de a tres. Era vernos casi todos los días, compartir horas. Los fines de semana salir a tomar el té o un café, salir a pasear. Nunca hubo ni el más mínimo roce, ni un si ni un no. Cada uno ocupaba su lugar en armonía y con equilibrio. Nadie nos lo había enseñado, no había espejos en donde mirarse pero todos nos ubicábamos en nuestro papel sin invadir al otro. Era gracioso porque todos los análisis iban las dos y a veces íbamos los tres. Ellas bromeaban que parecían una pareja homosexual. Hicimos unas pequeñas vacaciones también de a tres en MDP un fin de semana extralargo, la pasamos muy bien. Y el parto fue increíble. Nuestro obstetra es Pepe Curto, un genio! Siempre nos acompañó, nos entendió, nos prestó la oreja.

Fue buenísimo desde la admisión al sanatorio! hasta la elección de la habitación. Pedimos una bien grande -con dos cuartos- a fin de que una vez que naciera la beba pudiéramos tener privacidad y equilibrio tanto la amiga de Mai como nosotros. A mí me pidieron que esperara fuera de la sala de partos y que me llamarían en el momento mismo del nacimiento. Para mí tenían miedo de que me emocionara, porque soy muy llorón con estas cosas. Fue así, me llamaron y entré en el momento justo en que nuestra Bebita salía de la panza. Era un doble sentimiento, el de querer estar junto a la beba todo el tiempo y ¡el de querer estar al lado de la amiga de Mai para decirle una y otra vez gracias!. Todo fue muy emocionante, hasta los médicos se emocionaban; al anestesista a quien no conocíamos se le llenaban de los ojos de lagrimas. Una vez en la habitación, la convivencia fue perfecta. Nuevamente cada uno ocupó su lugar con equilibrio”, cuenta Juan.
La Dra. Quaini, refiere los pasos a nivel legal: “La demanda se veía como todo un desafío jurídico ya que no había antecedentes en el país.  Teníamos dictámenes favorables del Fiscal, del Defensor de Menores y del Registro Civil, esta situación a cualquier abogado le da luz verde para la sentencia favorable, por más que los dictámenes no sean obligatorios para el juez. Tomamos como referencia modelos sobre los que trabajé en California, Chicago, Londres. Citamos una importante jurisprudencia y legislación extranjera. No digo que antes no se hiciera pero se buscaba la figura de impugnar la maternidad de la mujer gestante y eso es un fraude procesal, es incorrecto, no es la manera.  Por eso, les propuse a Maica y Juan hacerlo por la puerta grande de la justicia”.

Y agrega:  “Conforme al Código Civil de hoy la mujer que prestó su vientre sería la madre del niño nacido, pero conforme a la Convención de Los derechos del Niño, ley de fertilización Asistida el caso murillo de la Corte Interamericana, sería justamente una mujer gestante sin relación con el menor nacido. Los tratados internacionales prevalecen sobre las leyes locales”, agrega Quaini. Y sigue diciendo: “El proyecto de reforma del Código Civil sería importante. Por ley y no jurisprudencialmente, la filiación quedaría establecida entre el niño nacido y el o los comitentes mediante la prueba del nacimiento, la identidad del o los comitentes y el consentimiento debidamente homologado por autoridad judicial previa. También pone como condición que la mujer gestante haya tenido hijos, como límite dos gestaciones de este tipo en su vida, informes aptos médicos y sicológicos y la voluntad, consentimiento libre de todos los integrantes del proceso. Recordemos que debe ser altruista y que la aprobación judicial debe ser previa al procedimiento”.
Juan cierra diciendo: “Por otra parte vale decir que todo este proceso lo mantuvimos muy reservado. Nadie sabía sobre esto, ni mi Madre, ni mis hijos, ni mis amigos ni mi trabajo, sólo un par de amigas de Mai y mi suegro. El punto era que habíamos pasado tantas frustraciones en el pasado que no estábamos en condiciones de contener a nadie. Hablábamos del tema con nuestros psicólogos y con nuestra terapia de pareja. Tanta era la necesidad de catarsis que escribí un libro contando en detalle todo el proceso. Se llama "la Fuerza de un Deseo" y lo publicare en breve”.

Y Maica dice: “El mensaje para el que está en la búsqueda es que es clave que la persona que lleve a tu bebé en la panza sea alguien que inspire tu confianza y que lo haga con un sentimiento muy especial. Que se debe estar muy cerca del proceso y que nunca se puede hacer solo, se debe tener la ayuda de profesionales de primera, psicólogos, médicos, abogados. Que es una alternativa maravillosa pero que debe encararse con Amor,  responsabilidad, respeto y con la cabal noción de lo que se está haciendo”.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible