Contáctenos  


home :: Notas :: Dermatología clínica: consultas más frecuentes

Dermatología clínica: consultas más frecuentes
Buenos Aires, Jueves, 29 agosto a las 00:00:00

Las consultas más frecuentes de las mujeres en dermatología se orientan, tanto a la piel como a las uñas y el cabello. Cuáles son esas dolencias, síntomas y opciones de tratamiento posibles para resolverlas y prevenirlas



Con el advenimiento de las técnicas de rejuvenecimiento no invasivas, cada vez más consultas llegan hasta el dermatólogo. Pero, si bien ha habido un gran crecimiento de los tratamientos estéticos, las consultas por problemas asociados a la dermatología clínica no dejan de llegar. Mayoritariamente, las mujeres consultan sobre la salud de sus uñas, su piel o el cabello. “Podemos estratificar las consultas por edad. En la adolescencia y en la juventud el principal motivo de consulta es el acné; en la adultez temprana los motivos de consulta son los eccemas y otras enfermedades inflamatorias como la dermatits seborreica, la rosácea, la psoriasis; enfermedades virales como las verrugas, HPV; por hongos como la pitiriasis versicolor, los intertrigos micóticos, las onicomicosis o bacterianas como la foliculitis; la caída de cabello. En la adultez tardía se suman las lesiones secundarias al daño solar, algunos tumores benignos y malignos, y en la vejez, consultas relacionadas con los cambios que se producen en la piel con el paso del tiempo como la picazón secundaria a la sequedad, muchas lesiones secundarias al fotodaño, tumores benignos y malignos que aparecen a esta edad. Obviamente, esto no es algo rígido y existe mucha superposición del motivo de consulta en los distintos grupos etarios”, comienza explicando el Dr. Javier Merediz, de Halitus Dermatología y Estética.

Para ello, la consulta ante cualquier cambio en la piel es relevante.
Según el dermatólogo, la frecuencia ideal para realizar un control dermatológico de toda la piel varía mucho de persona a persona pero, como regla general, una vez al año es necesario concurrir al dermatólogo para realizar un control y examinar los lunares. “El chequeo consiste en examinar toda la piel del paciente en busca de lesiones malignas o premalignas ya que casi todos los tumores malignos de piel son curables por diferentes procedimientos si se los detecta precozmente”, especifica el médico.

Lunares

Si aparece alguno nuevo, si cambia de forma…¿cuándo es necesario consultar por un lunar?
Merediz lo expresa así: “Existe una regla muy útil para el autoexamen de lunares, la regla del ABCDE. Cada letra representa una característica del mismo que podemos controlar.

  • A: Asimetría. Se divide el lunar por una línea central y se comparan ambas mitades. Nos debe llamar la atención cuando una mitad es diferente a la otra.
  • B: Bordes. Irregularidad de los mismos.
  • C: Color. Se observan al menos 2 colores dentro del lunar y no un color uniforme.
  • D: Diámetro. El lunar tiene más de 6 mm de diámetro.
  • E: Evolución. El lunar sufrió cambios -crecimiento, cambios en la coloración, picazón, sangrado, etc-


Cualquiera de estos elementos debería llevar a una persona hasta la consulta con un dermatólogo”.

Actualmente los dermatólogos evalúan los lunares mediante el examen clínico y dermatoscópico.  La dermatoscopía es una técnica que permite ver directamente sobre la piel los lunares y otras lesiones con un aumento de 10 veces que además, por un tipo de iluminación especial, les permite observar  estructuras profundas de la piel invisibles al ojo humano. “Cuando los lunares presentan características de atipia se indica su extirpación quirúrgica para poder evaluarlos con un microscopio y determinar si son benignos o malignos. En general, se realiza con anestesia local y se extirpa la totalidad de la lesión para poder evaluarla de forma completa”, menciona el especialista en dermatología.

Se considera que los principales factores de riesgo para tener un cáncer de piel son: pieles blancas, cabellos rubios o rojizos y ojos claros; edad (adultos - mayores); exposición solar prolongada; antecedentes de quemaduras solares; múltiples lunares; antecedentes de cáncer de piel entre otros. “En base a esto el dermatólogo puede evaluar la frecuencia adecuada para realizar los controles a fin de realizar un diagnóstico temprano pero es fundamental la propia observación del paciente y el cumplimiento de las consultas en el plazo correspondiente”, concluye el médico.

Rosácea

Dentro de los malestares más frecuentes, se encuentra el de la paciente que consulta por una rosácea. “La rosácea se presenta con mayor frecuencia entre los 30 y 40 años y se calcula que afecta aproximadamente entre un 1 y un 10% de la población especialmente a individuos de piel clara. Es más común en mujeres en una relación 3 a 1 pero son los hombres quienes desarrollan en general las formas más severas.  Se trata de una enfermedad inflamatoria crónica que afecta la piel de la cara y compromete los vasos sanguíneos y la unidad pilosebácea. Sus manifestaciones pueden variar así como los factores que la desencadenan. Los pacientes suelen consultar por presentar episodios de enrojecimiento facial y una piel extremadamente sensible. Fundamentalmente, tiene relación con una hiperactividad vascular. Los vasos sanguíneos trabajan de forma exagerada provocando rubor y luego enrojecimiento de la piel. Existen algunos alimentos y medicación que pueden provocarla y acelerar su desencadenamiento”, sostiene el dermatólogo de Halitus Dermatología y estética.
Alimentos/medicamentos a evitar si sufre de rosácea:

  • Alcohol
  • Bebidas calientes
  • Comidas picantes
  • Cremas con corticoides

Existen distintos grados y distintos tipos:

  • Vascular: con enrojecimiento recurrente que en el tiempo termina siendo permanente.  Pueden formarse arañitas vasculares, inicialmente alrededor de los orificios nasales y luego en el resto de la nariz y mejillas
  • Inflamatoria: Presenta algunas lesiones similares a las del acné pero de rojo más intenso y también aparece fundamentalmente en la nariz y mejillas.
  • Rinofima: afecta por sobretodo, la nariz que, por un crecimiento exagerado de las glándulas sebáceas, adquiere un aspecto grumoso con los poros muy visibles.

“El paciente con rosácea además de tener afectada la piel puede tener compromiso de los ojos, por esto muchas veces se indica una consulta con el oftalmólogo. Teniendo en cuenta el subtipo de rosácea se elegirá el mejor tratamiento. El objetivo del mismo es controlar lo síntomas ya que no existe una cura para la enfermedad. Las lesiones inflamatorias tienen buena respuesta al tratamiento con antibióticos tópicos y/o sistémicos según la gravedad. La luz pulsada intensa y algunos tipos de láser han demostrado ser eficaces para reducir el enrojecimiento facial y eliminar las arañitas vasculares”, agrega el médico.

Caída del cabello

Según Merediz, el pelo crece en forma cíclica por lo tanto, hay una cantidad de cabello que se cae y es normal, no hay de qué preocuparse si la caída corresponde a unos 70 o 100 pelos por día. Este número puede incrementarse en forma estacional, coincidiendo con el comienzo del frío. Distintas son las causas más frecuentes de este síntoma.
“El cabello pasa por tres etapas formando un círculo permanente: crecimiento, regresión y caída. El 90 a 95% de los pelos se encuentran en crecimiento. Esta etapa puede durar entre 3 y 7 años y es lo que determina el largo del cabello que podrá tener una persona ya que el pelo crece en promedio 1 cm por mes. El porcentaje de pelos en regresión es muy baja, cerca de un 1 %, luego el cabello entra en una fase de reposo que dura 2 a 3 meses para finalmente caer.  Pero si el equilibrio de ese proceso se rompe, es posible que el porcentaje de cabellos que se cae aumente. Para esto, además de la causa estacional, hay que contemplar razones de alteraciones hormonales, especialmente luego del parto por ejemplo o problemas de tiroides, anemia, estrés, trastornos de la alimentación y algunas enfermedades. Si alguien presenta fiebre alta, una enfermedad grave, una cirugía se puede cortar el ciclo de crecimiento y entre 2 y 4 meses después, ese cabello se cae Se observa un aumento de la proporción de pelos que caen y una disminución de los que crecen pudiendo llegar a ser de solo 70% en crecimiento. Sin embargo, este proceso suele ser autolimitado”, refiere el especialista de Halitus Dermatología y Estética.
Lo más importante a tener en cuenta es que la caída del cabello no es simplemente una cuestión estética sino un tema de salud que requiere de una consulta tanto como cualquier otro.
“La caída del pelo puede ser consecuencia de algún problema de salud relevante y por eso es importante la consulta. Por supuesto que debe tenerse en cuenta que, por ejemplo, la caída del cabello es un problema frecuente entre las mujeres y hombres de 50 años, entre los cuales se calcula que el 50% perderá parte de su cabello a esa edad. Pero es necesario que todos sepan que una vez establecida la causa se puede elegir el mejor tratamiento para cada caso”, explica Merediz.

Uñas quebradizas

Las uñas tienen una tasa de crecimiento de unos 2 a 3mm por mes en las manos y 1mm en los pies. Las uñas quebradizas suelen afectar a un 20% de la población y con mayor frecuencia a las mujeres.

“No son pocas las consultas que llegan sobre uñas quebradizas o frágiles. Cualquier proceso inflamatorio o infeccioso en los dedos puede provocar alteraciones en las uñas, que, si bien pueden ser transitorias, preocupan a la paciente. Algunas alteraciones del organismo, como anemia, problemas endocrinológicos, o incluso alguna deficiencias vitamínicas puede llevar a  que las uñas se rompan, se abran en capas”, explica el médico.
“Es importante conservarlas limpias y cortas y evitar sumergirlas mucho tiempo en agua con jabón o detergente, por eso es recomendable el uso de guantes cuyo interior sea seco para no empeorar el problema. Evitar el uso excesivo de quitaesmaltes, tener en cuenta que las lacas con formaldheído la endurecen pero a veces las torna más quebradizas, por lo tanto se recomienda aplicarla sólo en las puntas”, agrega.
A nivel del tratamiento, especifica que puede indicarse remojar las uñas en agua tibia 15 minutos por día y luego colocar cremas o productos humectantes en casos de uñas secas y deshidratadas que se tornan frágiles, el uso de endurecedores antialérgicos o incluso, en algunos casos, tratamiento por vía oral con complejos vitamínicos que pueden aumentar hasta en un 25% el espesor de la uña. Pero, remarca: “Lo más importante es la consulta periódica para detectar cualquier cambio”. 

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible