Contáctenos  


home :: Notas :: Quemaduras, ¿qué hay que saber?

Quemaduras, ¿qué hay que saber?
Buenos Aires, Jueves, 12 diciembre a las 11:00:00

En pequeños y grandes, un accidente puede ocurrir. Las quemaduras revisten atención médica y a tiempo, para evitar que el cuadro pueda complicarse aún más. Todo lo que hay que saber sobre quemaduras, diagnóstico, tratamiento y prevención.



Una ampollita en un dedo, no parece una quemadura de importancia, un brazo, una pierna, la panza, ¿cuándo preocuparse por una quemadura? El Dr. Alberto Bolgiani, médico, Presidente de la Federación Latinoamericana de Quemaduras ( F.E.L.A.Q), consejero temporario de la Fundación Benhaim, Ex presidente de la Asociación Argentina de Quemaduras explica: “La lesión por quemadura cuando tiene mas del 10% de superficie corporal  puede afectar todos los órganos y llegar a producir una falla multiorgánica, por otro lado al producirse la ruptura de la barrera que nos protege de los gérmenes del medio ambiente, estamos más expuestos a las infecciones. La gravedad de las quemaduras depende de la extensión, de la profundidad, de la edad del paciente y de si existen enfermedades previas o traumas asociados, como pueden ser fracturas o lesiones de cráneo”.
Y expresa: “Las que maduras según la clasificación internacional se clasifican según su profundidad en:

  • Primer grado
  • Segundo Grado superficial
  • Segundo grado profundo
  • Tercer grado.


Se tiene en cuenta las diferentes capas de la piel que se han afectado”.
Ante una quemadura, el cuerpo desarrolla una respuesta inflamatoria para comenzar con el proceso de reparación, esta respuesta puede ser local o general, dependiendo de la profundidad y de la extensión de la quemadura. Esta respuesta se manifiesta con dolor, edema, enrojecimiento y fiebre que requieren atención médica.

Causas y factores de riesgo de una quemadura

“Las causas más frecuentes de una quemadura, depende de la edad. En niños menores de 8 años, el contacto con líquidos calientes, en mayores de esa edad, las producidas por fuego directo. Los factores de riesgo tienen que ver, con la actividad que realiza cada persona, con la imprudencia, y con el no cumplimiento de las medidas de seguridad”, describe el especialista.
Es importante luego de una quemadura, prestar atención a síntomas de alerta de infección:

  • aumento de la fiebre
  • cambio en aumento de la intensidad del dolor
  • edema

Según Bolgiani, “el diagnóstico precoz es importante pues nos permite comenzar lo antes posible con el tratamiento que consiste en la remoción del foco infeccioso junto con el tratamiento antibiótico adecuado al germen, previa identificación del mismo por cultivos y antibiogramas”.

¿Cuándo una quemadura es considerada grave?

“Hay una relación entre la profundidad y la extensión que conforman los Grupos de Gravedad, en leve, moderado grave y crítico. Una quemadura superficial es considerada grave si ocupa entre un 31 y un 60% del cuerpo y crítica si es aún más elevado el porcentaje. En caso de que se trate de una quemadura intermedia, con un porcentaje de entre un 16 y un 45% ya se considera grave y más del 45% es crítico. Y en el caso de una quemadura profunda, entre el 6 y 30% quemado es considerada grave y más del 30% es considerada crítica”, expresa el médico.

Y explica que ante la llegada de un paciente quemado, es importante tener siempre los siguientes estudios:

  • Hematocrito
  • Electrolitos
  • Uremia
  • Orina completa
  • Radiografía de Tórax ( F y P)

 

Análisis especiales

  • Glucemia
  • Gases arteriales
  • Electrocardiograma (Obligatorio en lesiones por electricidad)

Carboxihemoglobina (Intoxicación por CO)

La cirugía como tratamiento de la quemadura

El tratamiento quirúrgico dependerá de la profundidad de la lesión. “Siempre hay que partir de la base que se debe eliminar en forma quirúrgica todo el tejido necrótico y luego si hay restos de epitelio viable se hace una cobertura transitoria con alguna membrana protectora hasta que se complete la epitelización, si no hay restos epiteliales viables se deberá recurrir a la reposición cutánea con homoinjerto, heteroinjertos y autoinjertos”, define el Dr. Bolgiani. Pero además, el médico explica que el paciente además de su lesión cutánea puede presentar también, lesión inhalatoria. “Hay 3 tipos, la intoxicación con monóxido de carbono, la lesión supraglótica y la lesión infraglótica, el diagnóstico se hace con el interrogatorio y con una fibro broncoscopía. El tratamiento variará según el tipo de lesión inhalatoria, que irá desde el simple tratamiento con oxígeno al 100 %, la intubación y la asistencia ventilatoria mecánica”.
Los últimos avances en materia de quemaduras, el médico los resume así: “Resucitación con fluidos, intervención  quirúrgica precoz, ventilación mecánica, monitoreo hemodinámica, apoyo nutricional temprano, técnicas de reemplazo renal, desarrollo de piel artificial y la bioingeniería”.

Lo importante es saber que hay algunas recomendaciones a tener en cuenta:

  • Cuidar que tanto el niño como el adulto no queden en situación de riesgo.
  • Ante una quemadura, alejar a la víctima de la fuente que produce la lesión, colocar agua corriente de la canilla fría, hasta que tenga sensación de alivio, cubrir con una toalla o sábana planchada y consultar con un centro especializado.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible