Contáctenos  


home :: Notas :: El uso de la ecografía en ginecología, obstetricia e infertilidad

El uso de la ecografía en ginecología, obstetricia e infertilidad
Buenos Aires, Jueves, 17 abril a las 11:00:00

La ecografía o ultrasonografía es una técnica que permite mediante ondas sonoras efectuar un diagnóstico por imágenes mostrando tamaños y formas de las estructuras a estudiar.



Existen diferentes tipos de ecografías y distintos usos y, a lo largo del tiempo, los avances permiten imágenes de mejor calidad. Hoy veremos sus usos específicos en fertilidad y en obstetricia y los últimos avances en esta tecnología que permiten la visualización del bebé en el útero con imágenes más realistas y vívidas: la ecografía 5D.

De acuerdo a la vía de abordaje que se utilice, tanto en ginecología como en obstetricia, las ecografías pueden dividirse en: ecografía transabdominal o transvaginal. Pero además, es posible establecer una distinción de acuerdo a la tecnología que posea cada ecógrafo, cada aparato y de allí la importancia de contar con buena aparatología, de última generación. En este sentido, existen la ecografía 2D, convencional, en blanco y negro, la ecografía 3D que brinda imágenes tridimensionales, estáticas y fotos, la ecografía 4D que aporta imágenes tridimensionales en movimiento, y ahora ya se puede hablar de lo último en este campo que es la ecografía 5D.

“Hoy contamos con nuevos ecógrafos que permiten llevar a cabo ecografías 5D, efecto fetoscopía. Este avance permite ya no solo ver la imagen del bebé en el útero antes de nacer y sus movimientos en tiempo real –como en la ecografía 4D- sino que, además, intensifica los bordes y establece tonos de sombras en la piel generando imágenes más realistas y vívidas. Además, esta tecnología nos habilita a eliminar mas fácilmente la información que se interpone entre la imagen y la cara del bebé otorgando así una visión más exacta, dándole nitidez y volumen. La innovación en este campo es la incorporación de la tecnología VSI (Volume Shading Imaging), que permite una mejor visualización de las estructuras anatómicas superficiales, logrando tonos de piel y de sombras que proporcionan el llamado “modo de vida”, como las imágenes en 3D, similares a las imágenes obtenidas en una fetoscopía”, describe la Dra. Ana Iglesias, Coordinadora de Ecografías de Halitus Instituto Médico.

“Estos ecógrafos que poseen tecnología 3D permiten evaluar ciertas estructuras del bebé, como el cerebro, la columna, así como del útero o los ovarios en la paciente no embarazada, de manera tridimensional, complementando a la ecografía 2D convencional en el diagnóstico de ciertas patologías especificas, incluso volver a tomar mediciones porque permite almacenar los datos del volumen y volver a revisarlos cuantas veces sea necesario”, agrega.

Este tipo de imágenes ha cambiado la forma de ver al bebé en el útero pero, además, la médica especialista explica que no es el único uso que este tipo de nueva tecnología provee. “Estos nuevos ecógrafos cuentan además con alta resolución para evaluar los flujos sanguíneos mediante doppler color, fundamentales a la hora de estudiar diferentes patologías hematológicas e inmunológicas”.

Ecografías en obstetricia

Las ecografías en el embarazo permiten realizar un seguimiento y detectar distintas anomalías desde el primer trimestre pero también pueden jugar un rol fundamental en el segundo y en el tercero. Sobre la ecografía 5D, la Dra. Iglesias expresa: “El momento ideal para realizar una ecografía 5D es al igual que para la ecografía 4D,entre las 26 y 29 semanas, porque el bebé tiene un tamaño ideal para verlo y la cantidad de líquido amniótico en ese momento es suficiente para obtener buenas imágenes. Igualmente siempre dependemos de que el bebé este un una posición adecuada para verlo, que no se tape con los brazos o piernas, o con la placenta, que haya una cantidad normal de liquido amniótico, etc. Y durante el primer trimestre se obtienen imágenes realmente nítidas del embrión y del ambiente intrauterino, se puede ver la cavidad uterina entera, mostrando la relación entre ambos”.

Ecografías en ginecología

Pero si bien la ecografía es la “estrella” durante el embarazo, tiene también un costado muy importante ala hora de trabajar desde la ginecología e incluso, en casos de infertilidad. “La ecografía 3D es una ecografía transvaginal que se hace con un transductor especial. Nos permite ver el útero en forma global, obtener cortes diferentes a los que se obtienen con la ecografía transvaginal común o 2D. Y esto facilita el diagnóstico de ciertas patologías que pueden comprometer la fertilidad como: malformaciones uterinas, sinequias -que son adherencias entre las paredes del útero-, miomas que crecen hacia el interior del útero, adenomiosis, etc”, refiere la médica especialista en ecografías. Y agrega: “El DIU que libera hormonas, por ejemplo, suele ser más difícil de visualizar por ecografía por el material del cual está hecho. Generalmente, vemos la sombra que proyecta, a diferencia del DIU convencional que es brillante. Cuando usamos la ecografía 3D transvaginal podemos obtener imágenes muy claras de la ubicación de esta sombra que genera el DIU con hormonas, lo que nos permite ver certeramente su ubicación”.

El Dr. Sergio Pasqualini, Director Científico de Halitus Instituto Médico, explica lo que es un mioma y por qué es importante: “Un mioma es una estructura redondeada formada por tejido muscular similar al de las paredes del útero. Los miomas son benignos, no suelen generar problemas, salvo cuando son muy grandes o alteran la cavidad uterina comprometiendo la implantación del embrión. Y la adenomiosis es otra patología benigna del útero, donde las glándulas que forman el endometrio -que es la capa mas interna del útero donde se implanta el embrión-, invaden las paredes musculares del útero, haciendo que éste aumente de tamaño y altere entre otras cosas su receptividad. Y en caso de adenomiosis es importante la ecografía porque muchas veces se la confunde con miomas o úteros miomatosos y la patología es completamente diferente. Un mioma se puede requerir cirugía si interfiere con la búsqueda de embarazo, en cambio la adenomiosis, si bien no genera transtornos graves, no brinda esa posibilidad. Y en algunos casos puede disminuir las tasas de implantación, de allí la importancia de su diagnóstico”.

Por otra parte, la médica menciona el uso de la histerosonografía. “Es una ecografía que se hace después de colocar solución de contraste en el interior del útero, a través de un catéter muy delgado, de alrededor de 1 mm. Este estudio se hace para evaluar la cavidad uterina y nos permite diagnosticar pólipos, miomas, sinequias, es decir, patologías que puedan alterar la implantación del embrión. Podemos combinarla con tecnología 3D para obtener mejores imágenes, e incluso evaluarlas una vez que la paciente ya se retiró”.

“Tanto en caso de embarazo, como de búsqueda, los últimos avances tecnológicos en materia ecográfica han hecho un gran aporte. En manos entrenadas, son de gran utilidad y carga diagnóstica”, cierra diciendo el especialista en fertilidad.

Calendario ecográfico en el embarazo

SEMANA 6 A 10

Eco transvaginal (1º Trimestre)

SEMANA 11 A 14

TN plus. Screening de Síndrome de Down y otras alteraciones cromosómicas

SEMANA 20 A 26

Eco Doppler Color Cardiaco Fetal (En caso de NT patológico se recomienda realizar a partir de las 14 sem)

SEMANA 20 A 24

Ecografía morfológica de II nivel. Scan detallado fetal. Doppler de arterias uterinas. Screening de preclampsia. Ecografía transvaginal para evaluación de cervix . Screening de parto pretérmino.

Semana 26 a 29

Ecografía 4D- 5D

SEMANA 30 EN ADELANTE

Ecografía obstétrica y/o Doppler obstétrico de acuerdo a indicación médica.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible