Contáctenos  


home :: Notas :: A 10 AÑOS DEL PRIMER LOGRO MUNDIAL: LA VITRIFICACIÓN HOY

A 10 AÑOS DEL PRIMER LOGRO MUNDIAL: LA VITRIFICACIÓN HOY
Buenos Aires, Jueves, 24 abril a las 11:00:00

Los primeros nacimientos luego de ovocitos vitrificados en un programa de fertilización in Vitro con estimulación se dieron en el mundo en 2003 pero no fue hasta varios años después que ocurrieron en nuestro país.



Hoy, esta técnica de criopreservación rápida se afianza no solo con buenos resultados para los óvulos sino también para los embriones congelados. Y con las cada vez más frecuente postergación de la maternidad, hoy no solo es una opción para mujeres con alguna indicación médica sino que crece como opción válida para aquellas mujeres sanas, sin indicación alguna, llevando a que el funcionamiento de un banco de óvulos aparezca en el centro del cuadro. Qué hay que saber sobre la técnica y sobre los resultados.

Durante el 2013 la cantidad de pacientes que criopreservaron óvulos respecto de los 3 años anteriores siguió en aumento, mostrando que se triplicó desde el 2011 hacia acá. Sin embargo, la campaña debe continuar y es importante repetir que las mujeres no posterguen por razones nimias y que, si lo van a hacer tomen los recaudos. Y esto digo que es necesario porque aunque el promedio de edad se mantenía relativamente estable en los 36 años, según nuestros datos de los últimos 3 años, en este último año se retrasó esa edad y hoy enfrentamos un promedio de edad de la mujer al momento de congelar óvulos de casi 40 años”, comienza poniendo en alerta el Dr. Sergio Pasqualini, Director Científico de Halitus Instituto Médico.

Si bien los motivos pueden ser distintos, la conducta social se repite y enfrenta a los médicos, inevitablemente, con el mayor problema a tratar en la pareja que consulta por infertilidad: la función del ovario. “Las razones sociales por las que se congelan óvulos pasaron del 7% entre los años 1998-2008 a más del 50% para los años subsiguientes. Esto se mantiene estable en los últimos 3 años. Y otra tendencia que merece una mención es que El 50% de las pacientes que criopreservaron óvulos durante el 2013 fueron mujeres solas -sin pareja-), mostrando un pequeño incremento incluso respecto de las consultas que tuvimos el año anterior”, agrega el médico.

El problema de la edad

La edad de la mujer en el momento de criopreservar sus óvulo no es un tema menor porque la calidad y la reserva ovárica decrece con la edad, es por eso que es tan relevante criopreservar óvulos a edades tempranas, cuando aún el pico de fertilidad es alto. Así lo explica el Dr. Pasqualini: “A medida que una mujer envejece, no solamente se reduce la cantidad de folículos antrales disponibles en los ovarios sino que se incrementan los problemas cromosómicos y en la función ovárica. Esto lleva a que la ciencia haga foco en los últimos años para dar respuesta a este problema que no deja de crecer. Si bien surgió ante la problemática que enfrentaban mujeres con casos oncológicos, la vitrificación o criopreservación rápida y sus buenos resultados llevaron a que hoy no sea considerada solo en casos de enfermedad y mujeres que deben pasar por un tratamiento para combatir el cáncer sino que aparezca como una opción válida en mujeres sanas que, por distintos motivos, decidan postergar su búsqueda”.

“Pero es muy importante que no sea presentada como una forma de demorar la fertilidad en la mujer sino que el éxito de esta técnica debería proveer a la mujer que debe postergar su maternidad, por cualquier razón, la oportunidad de concebir a futuro utilizando sus propios óvulos”, aclara el especialista en fertilidad.

¿Qué es la criopreservación?¿Y la vitrificación?

La criopreservación consiste en utilizar muy bajas temperaturas para disminuir las funciones vitales de una célula y poder mantenerla en condiciones durante mucho tiempo. La criopreservación de gametas, embriones, tejido ovárico o tejido testicular ofrece opciones posibles para paternidad o maternidad diferida y se han llevado a cabo durante muchos años con buenas tasas de éxito. “De hecho, recientemente, ha nacido una nena producto de un óvulo que había sido criopreservado en nuestro instituto 14 años atrás. Ha sido un récord mundial. El anterior había sido de 12 años. Y la realidad es que a medida que pasen más alos se cree que los óvulos criopreservados a bajísimas temperaturas podrían durar miles de años en ese estado”, dice el Dr. Pasqualini.

La aparición hace algunos años –en 2003 a nivel mundial- de la técnica de criopreservación rápida o vitrificación, abrió nuevas expectativas, especialmente para la criopreservación de óvulos. El médico lo explica así: “el procedimiento de vitrificación es menos complicado que la criopreservación lenta, evita la cristalización intracelular que puede dañar la célula; aumentando los resultados, tiene menor costo y requiere de menos tiempo que el congelamiento lento. Todo esto llevó a que más mujeres no solo se acercaran a averiguar sino a vitrificar sus óvulos pensando en el futuro, las consultas han aumentado pero aún llegan a edades tardías. He ahí la importancia de crear conciencia”.

Hoy vivimos una realidad: mujeres y hombres postergan el momento de la búsqueda de un hijo y la ciencia sigue avanzando para darles oportunidades nuevas. Sin embargo, aún queda mucho por hacer a nivel social para que la información esté a disposición de todos y las consultas lleguen antes en el tiempo dándoles así más posibilidades a futuro.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible