Contáctenos  


home :: Notas :: Ovodonación: ayer y hoy

Ovodonación: ayer y hoy
Buenos Aires, Jueves, 19 junio a las 11:00:00

La tendencia creciente de demorar la búsqueda de un embarazo cada vez parece más instalada y es por eso que muchas veces la consulta por infertilidad llega más tarde de lo ideal y la reserva ovárica de una mujer puede no estar en condiciones óptimas para realizar un tratamiento de fertilidad con sus propios óvulos.



A veces, esa caída de la reserva ovárica se presenta tempranamente. Otras, los óvulos no tienen la calidad necesaria o la mujer tiene alguna enfermedad hereditaria. Para cualquier de estos casos, la ovodonación es una opción válida. Pero ¿qué sabemos de donación de óvulos?

La donación de óvulos es uno de los procedimientos, dentro de las técnicas de fertilización asistida de alta complejidad, que más ha crecido y sigue creciendo en todo el mundo. Y es que la tendencia a demorar la búsqueda del primer hijo por diferentes razones está cada vez más instalada. Pero el tiempo pone un coto y, muchas veces, se vuelve el principal enemigo. Según la Dra. Florencia Inciarte, coordinadora del Departamento de Reproducción de Halitus Instituto Médico: “La probabilidad de que una mujer mayor de 40 años quede embarazada y tenga un bebé es del 10%. De allí que el promedio de edad de las mujeres que recurren a la ovodonación sea de 41 años. Y salvo algunos casos de menopausia precoz o cáncer, mayormente no están enfermas, simplemente la edad no es la más indicada para ser madres”.

Es por todo esto que las investigaciones científicas a lo largo de los años se han ocupado de un tema que, aún hoy, genera cierta polémica: la donación de óvulos. El puntapié inicial que significaron los primeros hallazgos sobre congelamiento de semen, hace casi 150 años, fueron fundamentales para que los científicos enfrentaran entonces el problema de criopreservar óvulos exitosamente. El advenimiento de la vitrificación –criopreservación rápida- a nivel mundial, que dio sus primeros pasos hace casi 25 años y se instaló como una opción exitosa prácticamente 5 años después, abrió nuevas expectativas sobre la técnica de ovodonación e, incluso, sobre la posibilidad de crear un banco de óvulos.

Hablar de donación de óvulos hoy es difícil sin mencionar los avances en criopreservación de óvulos que cambiaron la forma en que –muchas veces- la ovodonación se lleva adelante. El Dr. Sergio Pasqualini, director científico de Halitus Instituto Médico y Presidente de Fundación Repro dice: “El descubrimiento-realizado en nuestro laboratorio por el Dr. Carlos Quintans y adoptado luego a nivel mundial- del reemplazo del sodio por la colina en el medio de cultivo, disminuyendo así las posibilidades de cristalización y aumentando los niveles de sobrevida del óvulo luego del descongelamiento, marcó un hito. El uso de la criopreservación rápida o vitrificación luego, le daría un nuevo empujón a la criopreservación de óvulos y permitiría modificar la forma de llevar adelante la ovodonación. En el instituto hemos logrado el primer nacimiento de óvulo donado vitrificado del país en 2009”.

Cuándo recurrir a la ovodonación

En algunos casos, una mujer en edad fértil no produce óvulos o éstos no son de buena calidad, ya sea porque existe una falla natural en la función ovárica-como en el caso de una mujer de más de 40 años-, debido a causas externas como un tratamiento oncológico o a cirugías sobre los ovarios. “También puede tener indicación de ovodonación una mujer cuyos ovarios no puede ser estimulados adecuadamente para realizar un tratamiento de fertilización in Vitro o poseen una enfermedad genética transmisible que no le permite utilizar óvulos propios para la búsqueda del embarazo. En el caso de las mujeres de más de 40 años, es la técnica de reproducción asistida que brinda más chances de embarazo y teniendo en cuenta que hoy en día la mujer llega a consulta alrededor de los 37 años, lo que nosotros consideramos una consulta tardía ya que la función ovárica tiene su pico a los 25 años y luego comienza un descenso paulatino a partir de los 30, más rápido luego de los 35 y aún más a partir de los 40, la ovodonación es una técnica en franco crecimiento”, agrega la Dra. Inciarte.

El Dr. Pasqualini refiere: “Con el avance de la edad no sólo decrece el número de folículos antrales disponible en los ovarios sino que aumentan los problemas cromosómicos y funcionales de los óvulos. Como resultado, en los últimos años se han realizado gran cantidad de investigaciones para que la ciencia pueda dar respuesta a este problema creciente. Actualmente, la demora en la búsqueda de un embarazo lleva a la donación de óvulos a convertirse en una realidad cada vez más frecuente, tanto para una pareja como para una mujer sola, otra consulta que se nos presenta cada vez con mayor asiduidad. El año pasado recibimos unas 300 consultas por mes aproximadamente, y entre 20 y 25 pacientes por mes realizaron el tratamiento. Sin embargo, nuestro programa de donación de óvulos no es nuevo, empezó en 1992 y ha crecido desde entonces al ritmo también de las consultas”.

La relevancia de la consulta psicológica

El trabajo en equipo de todos los involucrados en un tratamiento es fundamental para un resultado exitoso. En ese equipo también hay que resaltar el trabajo de nuestras nurses, que coordinan las búsquedas de donantes, asisten a los pacientes con dudas y colaboran con las indicaciones de la aplicación de medicación”, refiere la médica.

Pero, además, los sentimientos y sensaciones que genera la donación de óvulos requieren una consulta psicológica tanto en el caso de la donante como de la mujer receptora de óvulos donados. “En el caso de la mujer receptora, es importante trabajar sobre los sentimientos muchas veces encontrados que la donante le genera a esa mujer que recibirá óvulos donados. Por un lado esa donante representa una oportunidad pero por el otro genera una crisis y es necesario trabajar con la psicóloga sobre este tema y sobre la importancia de referirle al hijo sobre su origen, que sepa que es producto de una donación. Y, además, en consulta psicológica trabajan sobre la paternidad y maternidad como un rol, una función más allá del material genético aportado”, explica la médica. Los óvulos son las únicas células del cuerpo que conservan la mitad de los cromosomas para que cuando se mezclen en la fertilización conformen una nueva célula de 46 cromosomas, con el aporte del material genético del padre y la madre. “La psicóloga ayuda a la mujer receptora a comprender que aunque no le transmitirá a su hijo su información genética, estará brindándole los nutrientes y el amor para que crezca”.

La donante

¿Quién puede donar? Cualquier mujer sana de entre 21 y 32 años sin antecedentes hereditarios, clínicos de importancia, ni problemas de fertilidad puede donar. La donación se aconseja que sea anónima en el sentido de que no esté relacionada, que no sea hermana ni prima por ejemplo, para evitar los posibles conflictos de un donante relacionado. La donante debe cumplir ciertos requisitos:

  • Menor de 32 años- algunos aceptan hasta 35 años
  • Sin antecedentes de enfermedades hereditarias
  • Evaluación hormonal e infectológica normal
  • Debe realizar la consulta con la genetista
  • Debe realizar la consulta con la psicóloga

Según la Dra. Inciarte, “La selección de la donante no es un tema menor, se busca que comparta características genéticas con la receptora, el color de la piel, de los ojos…. Y el tratamiento que recibe la donante es el mismo que se realiza para toda fertilización in Vitro. En primera instancia recibirá estimulación con medicación hormonal inyectable, se le realizarán controles ecográficos y algunos análisis de sangre. Luego, se realizará la aspiración de óvulos por punción transvaginal, esos óvulos podrán ser inseminados con los espermatozoides de la pareja de la receptora y transferidos o vitrificados para otro ciclo de tratamiento de la receptora. Es importante explicar que donar óvulo no afecta las posibilidades de embarazo en el futuro de esa donante ni incide de manera alguna sobre su menopausia”.

La técnica de donación de óvulos tiene un 50% de porcentaje de éxito aproximadamente, alcanzando un 87% en el caso de llegar a tres intentos” describe el Dr. Pasqualini, y agrega: “Con los tiempos actuales de búsqueda del primer embarazo es importante pensar en la criopreservación de óvulos propios cuando todavía no ha comenzado el declive de la fertilidad o, en su defecto, pensar en la posibilidad de la ovodonación”.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible