Contáctenos  


home :: Notas :: Resistencia a la insulina y fertilidad

Resistencia a la insulina y fertilidad
Buenos Aires, Jueves, 17 julio a las 11:00:00

La resistencia a la insulina o insulinorresistencia se produce cuando hay una menor respuesta de los tejidos, en especial del hígado, músculo y tejido adiposo, a la acción de la insulina.



Esta hormona producida por el páncreas endocrino cumple la función de provocar la captación, utilización y almacenamiento de la glucosa dentro de las células generando energía. Pero también tiene una fuerte incidencia en el logro de un embarazo:la prevalencia de insulinorresistencia en pacientes con infertilidad es de 50 al 60%. Cuál es su importancia en la fertilidad.

La Dra. María Gilligan, endocrinóloga de Halitus Instituto Médico refiere: “La prevalencia de insulinorresistencia en pacientes con infertilidad es del 50 al 60%, según Azziz R. y colaboradores, investigadores reconocidos en el tema. La gravedad de ambas aumenta con la obesidad, ya que un 75% de las pacientes obesas padecen insulinorresistencia. A su vez, la insulinorresistencia tiene una alta relación con el síndrome de ovario poliquístico-SOP-: Un 75% de las mujeres con SOP presentan insulinorresistencia y la gravedad de ambos aumenta con la presencia de obesidad”.

La insulina es producida por el páncreas endocrino para captar, utilizar y almacenar glucosa dentro de las células, lo que les permite disponer de la energía necesaria (a partir de la glucosa) para realizar los procesos de síntesis con gasto de energía. “La insulina es la llave de entrada a las células. La comida llega a la puerta de la célula en forma de glucosa de la sangre, y con la llave abre la puerta. Entonces, la glucosa entra a la célula en donde se transforma en energía. Cuando existe insulinorresistencia, las células no responden a esta hormona y la insulina no puede hacer su trabajo. En estos casos, la glucosa llega a la puerta de la célula pero la insulina no puede trabajar eficazmente requiriendo una mayor producción de insulina para realizar el mismo trabajo. Tras esta resistencia, el páncreas produce más insulina para lograr su efecto, llevando así a una hiperinsulinemia -o insulina alta- compensadora”, continúa su explicación la especialista.

El hiperinsulinismo puede producir un aumento en los niveles de andrógenos -hormonas como la testosterona-, con la consecuente anovulación en la mujer. La médica expresa: “Esto está dado por una acción directa de la insulina sobre el ovario y, a su vez, por un incremento en la hormona LH. Además, la insulina elevada, disminuye la formación de las proteínas que transportan a los andrógenos -“la globulina fijadora de hormonas sexuales”-, provocando una mayor disponibilidad de estos. A su vez, existe una asociación con la pérdida recurrente de embarazos, ya que la insulinorresistencia puede producir un estado de hipercoagulabilidad, con alteración de la fibrinólisis y aumento de los niveles de citoquinas inflamatorias, mayor daño en el endotelio vascular -estrés oxidativo- y disminuir la expresión de proteínas de adhesión en el sitio de implantación”.

Síntomas de alerta
Si bien la insulinorresistencia puede no traer síntomas específicos, puede asociarse en aquellos pacientes con:

  • Obesidad o sobrepeso, principalmente con un incremento de la cintura abdominal (mayor a 88cm para la mujer y 102cm para el hombre)
  • Sedentarismo
  • Antecedentes familiares de Diabetes tipo 2
  • Las mujeres con síndrome de ovario poliquístico (SOP)
  • Niveles de colesterol HDL (bueno) bajos (menores a 40 mg/dl), con triglicéridos elevados (250 mg/dl o más)
  • Hipertensión Arterial
  • Engrosamiento de la piel, más oscura (hiperpigmentada) de aspecto sucio, alrededor del cuello y en los pliegues del cuerpo como axilas, codos, etc.(acantosis nigricans); es un signo físico que puede ayudar a determinar si una persona tiene insulinorresistencia.

¿Insulina alta=diabetes?
La Dra. Gilligan especifica que la resistencia a la insulina es una condición que aumenta las probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 pero no toda persona con insulinorresistencia tiene diabetes, aunque sí el 92% de los pacientes con diabetes tipo 2 -la diabetes del adulto- presentan insulinorresistencia. En los pacientes con insulinorresistencia, con el tiempo se genera una deficiencia relativa de insulina porque las células del páncreas no pueden segregar una cantidad suficiente para cubrir el aumento de la demanda, mostrando entonces un incremento en los valores de glucemia.
Y agrega: “La insulinorresistencia es normal en el embarazo, por modificaciones hormonales que van reduciendo paulatinamente la sensibilidad a la insulina, como el cortisol, la progesterona y la lactógeno placentaria, que incrementan la resistencia a la insulina a lo largo del embarazo. Cuando esta se suma con un defecto preexistente en la acción de la insulina se transforma en una carga difícil de manejar para la mujer y puede llevar al desarrollo de la diabetes gestacional. El principal tratamiento de la diabetes gestacional es un plan alimentario adecuado, controlado con automonitoreos glucémicos. En algunos casos, puede ser necesario el uso de insulinoterapia”.

Diagnóstico y tratamiento de la insulinorresistencia
La vida de estas personas es totalmente normal, pero con un riesgo a futuro muy importante de diabetes, hipertensión arterial y enfermedades cardiológicas, sino se revierte el cuadro. “Principalmente el diagnóstico es clínico, y puede ayudar realizar una prueba de tolerancia a la glucosa con insulinemia. Desafortunadamente, la curva de tolerancia oral a la glucosa es poco reproducible, porque la absorción gastrointestinal de glucosa varía de individuo a individuo, con cambios poco predecibles de las concentraciones plasmáticas de glucosa. Durante la curva de tolerancia oral las concentraciones de insulina cambian constantemente y tienen una variabilidad intraindividual muy importante. Dada las variabilidades de las que hablamos, puede existir insulinorresistencia con valores bioquímicos normales”.
El principal tratamiento es un plan alimentario adecuado, junto con actividad física, que mejora la acción de la insulina por sí misma. En algunas situaciones puede ser necesario agregar tratamiento farmacológico con insulinosensibilizadores, como la metformina. La endocrinóloga dice: “Este medicamento, indicado en mujeres que sufren trastornos ovulatorios, principalmente Síndrome de ovario poliquístico asociado a insulinorresistencia, mejora la ovulación con una disminución en la tasa de abortos y de diabetes gestacional. Pero en todos los casos, la consulta a tiempo y periódica es fundamental para un buen desarrollo del embarazo, para la búsqueda e incluso para la calidad de vida diaria”.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible