DONACIÓN DE ÓVULOS | Por amor a la vida
Fecha Martes, 05 junio a las 12:59:41
Tema Sentir y Pensar TV


El incremento de la técnica de la ovodonación tiene su fundamento en  cambios sociales como el ingreso de la mujer en el mundo laboral y  desafía todo por amor a la vida. Cuando ayudar es el objetivo principal.

Testimonio: Silvina Insaurralde 26 años. En pareja hace 12, 1 nena de 8 años. Se decidió a donar porque tenía parejas de amigos que no podían lograr el embarazo y porque incluso su papá no lograba la gestación durante un tiempo aunque finalmente lo logró en forma natural. Una amiga le comentó sobre la posibilidad de donar óvulos. Su pareja primero no quería que lo hiciera pero luego accedió. Su hija, a quien también le contó, le dijo “¡Mamá pero vas a tener un montón de hijos!”; luego entendió. La importancia de ser mamá y su valor agregado. “Si no voy a usar mis óvulos, alguien más puede usarlos”.



Existe una cierta cantidad de mujeres en edad fértil que por determinados problemas no producen óvulos o estos no son de buena calidad. Para ellas la única opción de lograr un embarazo es considerar la ovodonación.
La donación de óvulos, también llamada ovodonación, está indicada para mujeres que han dejado de menstruar: por menopausia precoz o por la extirpación de los ovarios debido a un cáncer, quistes benignos o endometriosis, para mujeres que aún menstrúan pero no ovulan o por un factor ovárico producen ovocitos de mala calidad o que responden mal a la estimulación ovárica; para mujeres que superando los 40 años, independientemente de la calidad ovocitaria, aumenta el riesgo de alteraciones cromosómicas como el Síndrome de Down; para mujeres en las que se comprobó la herencia genética de una enfermedad que podría transmitir a sus hijos –como hemofilia o fibrosis quística por ejemplo- ; y para mujeres que luego de varias FIV, y habiendo pasado la instancia de una FIV en ciclo natural, se determina una falla ovárica que impide lograr óvulos fertilizables.
“Yo doné porque me contó una amiga que era algo simple y como estaba rodeada de parejas que tenían problemas para tener un hijo, que por suerte pudieron resolverlos y finalmente lograron embarazarse sin tratamientos y la verdad es que lo viví de cerca, quise ver si podía ayudar a otros. Lo hablé con mi marido y a él al principio mucho no le gustó la idea pero después me dijo que averiguara bien y me sacara las dudas y finalmente accedió. Así que tuve una entrevista con una de las doctoras e hice todas las preguntas. Después me dieron la medicación, unas inyecciones que me doy yo sola y después fui al instituto y me aspiraron los óvulos”, relata Silvina, una donante de 27 años, mamá de una nena de 8 años.
Según el Dr. Sergio Pasqualini, Director médico de Halitus Instituto Médico, no todas las mujeres pueden ser donantes de óvulos. Para poder donar es imprescindible tener entre 21 y 32 años de edad, no presentar alteraciones reproductivas ni antecedentes hereditarios de importancia, tener maternidad probada o buena respuesta al tratamiento de estimulación ovárica en una Fertilización in Vitro o en un ICSI gozar de buena salud desde el punto de vista reproductivo, familiar y de su historia genética, además de no tener ningún trastorno psicológico. Deberán pasar varias pruebas iniciales que comprenden: revisión completa de la historia clínica médica, consulta y examen clínico-ginecológico, consulta psicológica, consulta y estudio genético y estudios hormonales de rutina e infectológicos (HIV-Hepatitis B y C, VDRL, etc)
¿Cómo es el procedimiento con la donante?
“La donante recibirá estimulación hormonal y luego se realizará la recuperación de óvulos por punción transvaginal, luego serán donados. Donar óvulos no adelanta la menopausia y no afecta de manera alguna la posibilidad de embarazo en el futuro y, además, es anónimo, es decir, la donante y la receptora no se conocen mutuamente”, expresa el especialista.
“Yo doné dos veces, una vez logré que me aspiraran 28 óvulos. No me dolió. Primero me dieron unos calmantes para que estuviera relajada y después una inyección de anestesia local que no se siente nada. La primera vez que me aspiraron sí lo sentí un poquito más. Pero todo salió muy bien. Y te dicen que hagas por lo menos un día de reposo pero no tuve ningún dolor.”, cuenta Silvina.
El tratamiento que recibe la donante es el mismo que se realiza para toda fertilización in Vitro, es decir, estimulación con medicación hormonal inyectable, controles ecográficos y análisis de sangre. A partir de los primeros días del ciclo la donante comenzará a recibir medicación hormonal inyectable diaria, con el propósito de estimular el desarrollo de una abundante cantidad de folículos en ambos ovarios. Además, durante las dos semanas que durará aproximadamente la etapa de estimulación, deberá acercarse al instituto para realizarse ecografías transvaginales de manera periódica, probablemente a partir del día 7 u 8 del ciclo, para medir el tamaño de los folículos. Es probable también que se indique uno o dos análisis de sangre en el laboratorio, con la intención de medir los niveles de Estradiol y LH, dos hormonas que de acuerdo a los valores obtenidos informan acerca de la maduración de los ovocitos y la probable inminencia de la ovulación. Si los datos obtenidos son satisfactorios se establece el día en que se realizará la aspiración de los ovocitos.
“El procedimiento es sencillo, dura no más de 20 minutos a media hora, y para aliviar molestias se aplica una anestesia local. En la técnica de aspiración se utiliza un mecanismo de precisión que punza y aspira el líquido que encierra cada folículo –dentro del cual se encuentra un óvulo- a través del control ecográfico transvaginal que registra las imágenes de los ovarios en un monitor. Al finalizar la aspiración, la paciente puede retirarse para seguir con su vida normal. En algunos casos pueden presentarse molestias similares a los dolores menstruales que se alivian en pocas horas”, explica el Dr. Pasqualini.

Silvina relata cómo lo vivió su hija. “Yo a mi hija se lo conté y le expliqué. Ella estaba preocupada porque lo primero que me dijo es ‘Vas a tener hijos por todos lados’. Entonces le expliqué que yo solamente iba a ayudar a un papá y a una mamá a tener un hijo. Primero le costó un poquito entender pero creo que después entendió”.
Halitus Instituto Médico viene desarrollando un programa de ovodonación controlado y dirigido, –es decir, que los embarazos y nacimientos logrados por medio de la ovodonación no representan casos aislados-. Cuenta con datos estadísticos y tasas de embarazo según el caso:
*    56% de tasa de embarazo en el caso de donantes con maternidad previa comprobada, que donan la totalidad de sus óvulos.
*    30% de tasa de embarazo en el caso de donantes que se someten a un FIV y donan parte de sus óvulos.
En el año 2005 se realizaron 126 ciclos de ovodonación con una tasa de embarazo del 45%.  En el año 2006 hasta septiembre se realizaron 163 ciclos de ovodonación con una tasa de embarazo del 57%.
 “Yo quedé embarazada cuando todavía no había terminado el secundario. Hacía 5 años que estaba de novia con mi marido. Y fue difícil pero mi familia me apoyó, mi papá me apoyó mucho. Y para mí ser mamá fue lo más importante que me pasó en la vida”, concluye Silvina emocionada.

PARA INSCRIBIRSE COMO DONANTE!! www.halitus.com/ovodon

 







Este artículo proviene de Sentir y Pensar
http://www.sentirypensar.com.ar

La dirección de esta noticia es:
http://www.sentirypensar.com.ar/modules.php?name=News&file=article&sid=249