Contáctenos  


home :: Notas :: Cuando la maternidad se posterga: crio de óvulos y maduración in Vitro

Cuando la maternidad se posterga: crio de óvulos y maduración in Vitro
Buenos Aires, Miércoles, 12 octubre a las 16:16:49

Durante un Simposio organizado por Halitus Instituto Médico, el Dr. Johan Smitz hizo incapié en la necesidad del trabajo en conjunto de especialistas en fertilidad con los oncólogos. Además, mencionó los últimos avances en maduración in Vitro de ovocitos. 


El Dr. Johan Smitz, Director Científico del Laboratorio de Biología Molecular del Hospital de la Universidad Libre de Bruselas, un referente internacional en criopreservación de óvulos y tejido ovárico participó, en julio de este año, junto al equipo de Halitus, del Simposio “Desarrollos recientes en estrategias de preservación de la fertilidad y maduración de ovocitos” organizado por Halitus Instituto Médico en la Ciudad de Buenos Aires, en el cual, entre otros temas, se refirió a los avances en este campo y a la criopreservación a nivel mundial, sus controversias y sus posibilidades.
Las nuevas técnicas y los avances mencionados por el Dr. Smitz y aquellos realizados en Halitus Instituto Médico y expuestos en el simposio parecen abrir las puertas para un futuro mejor. Si bien la técnica de congelamiento de óvulos, que consiste en utilizar el frío extremo para disminuir las funciones vitales de una célula o un organismo y poder mantenerla en condiciones durante mucho tiempo, no es segura y necesita aún mejorarse, en algunos casos se presenta como una opción válida para casos de maternidad diferida. Las células se mezclan con soluciones "crioprotectoras" especiales y luego son almacenadas en nitrógeno líquido a -196°C en tanques especiales.
Ahora bien, esta conducta social de postergación de la familia estaría asociada a motivos personales, laborales y hasta económicos y enfrenta a los médicos, inevitablemente, con el mayor problema a tratar en la pareja que consulta por infertilidad, que es la función del ovario. “La función ovárica está relacionada en forma directa con la edad; ya que el período más fértil de la mujer es alrededor de los 25 años, disminuye lentamente hasta los 30 años y algo más hasta los 35, acentuándose a partir de ese momento. Esta disminución puede producirse en los tiempos naturales y normales, puede hacerlo en forma prematura, que es lo que se da en llamar falla ovárica temprana (en general determinada genéticamente), o puede presentarse como consecuencia de tratamientos oncológicos como cirugía, rayos o quimioterapia”, sostiene el Dr. Sergio Pasqualini, director de Halitus Instituto Médico.
Por lo tanto, la consulta por maternidad diferida puede hacerse por tratamientos oncológicos, por aquellas mujeres temerosas de tener una falla ovárica temprana por antecedentes familiares o simplemente por precaución por parte de aquellas mujeres que piensan en intentar embarazarse pasados los años.
Aún así, el mejor consejo es el de no postergar la maternidad por motivos triviales. Pero la realidad es que muchas mujeres consultan deseando embarazarse cuando ya la función ovárica se encuentra declinando.

Fertilidad y tratamientos oncológicos

En aquellos casos en que la mujer sabe que debe someterse a tratamientos agresivos que van a afectar el funcionamiento del ovario o frente a procesos oncológicos en mujeres sin pareja, si la enfermedad y el tiempo lo permiten, lo ideal es la preservación de óvulos y si fuera posible también de tejido ovárico. “La técnica de preservación de óvulos en frío es una alternativa y se realiza estimulando al ovario con hormonas, dado que la mujer produce un solo óvulo por ciclo, se aspiran los óvulos y se los criopreserva. Esto puede realizarse en más de una oportunidad, es sencillo y se lleva a cabo con anestesia local. Ahora bien, es una alternativa válida para aquellos casos de pacientes que van a perder su función ovárica y que no reúnen las condiciones para criopreservar embriones porque el apremio para comenzar la quimioterapia hace que no se pueda esperar el tiempo que se requiere para la estimulación y la obtención de óvulos y embriones, pero debe tenerse en cuenta que también en caso de tumores hormonodependientes la mejor opción es criopreservar tejido ovárico dado que la estimulación hormonal podría resultar una amenaza para la enfermedad”, explica el Dr. Pasqualini.
En el caso de maternidad diferida por motivos diferentes del oncológico, hoy en día se puede ofrecer la criopreservación de óvulos y quizás algún día la de tejido ovárico. . La técnica consiste en extraer un ovario o en tomar pequeñas muestras de la corteza ovárica que contiene gran concentración de folículos inmaduros, por laparascopía y luego se lo criopreserva. Si bien todavía la ciorpreservación de óvulos está en proceso de desarrollo, es una opción válida a evaluar tanto en pacientes oncológicos jóvenes y sin pareja como en aquellas mujeres que consultan por otros motivos ya que es la única opción hoy por hoy. El éxito del congelamiento de óvulos depende fundamentalmente de la calidad de los mismos, y esta calidad tiene relación directa con la edad de la mujer.
 “Se ha establecido que hoy en día es posible para pacientes a quienes se les declara un cáncer, extraerles parte del tejido ovárico, incluso un ovario completo, criopreservarlo y obtener una buena supervivencia de los folículos luego del proceso de congelamiento. El año pasado se publicaron los primeros resultados luego de retrasplantar tejido ovárico a las pacientes, tanto en Estados Unidos como en Bélgica, donde ha nacido una niña sana luego de este reemplazo de tejido ovárico que había sido congelado siete años antes y reimplantado por medio de una laparoscopía. También en otros países, como Israel, recientemente el Dr. Nero ha reportado un nacimiento y en Dinamarca existe un centro donde han reportado retrasplantes de tejido ovárico exitosos. Así que yo diría que mucho más que en años anteriores tenemos ahora la esperanza de que la criopreservación de parte de tejido ovárico brinde posibilidades reales a las pacientes”, sostiene el Dr. Smitz.

Preservación de la fertilidad en todas las edades

Continúa el Dr. Smitz:“Para la preservación de la fertilidad en niños o en mujeres en edad reproductiva existen diferentes posibilidades. Si el varón es prepúber, por supuesto, no existen en ese momento células espermáticas maduras para congelar, pero hoy en día es posible tomar parte del tejido testicular, o el testículo, y criopreservarlo porque luego de descongelado se pueden recolectar las células espermáticas y retrasplantarlas en su tejido testicular eventualmente más adelante. De manera que esto abre la posibilidad de conservar sus propias células germinales. Cuando se trata de un varón adulto, que cuenta con una producción normal de células espermáticas, creo que en todos los centros de fertilidad hoy en día podemos, con una tasa elevada de probabilidades, recuperar células espermáticas muy sanas, congelar sólo las células espermáticas durante mucho tiempo y emplear estas células descongeladas en el futuro para realizar ICSI si hubiera, por ejemplo, sólo unas cuantas de estas células espermáticas que puedan sobrevivir. Para la población masculina, entonces, creo que la preservación de la fertilidad es algo muy real. En el caso de las mujeres, cuando la niña aún no tiene un compañero no existen posibilidades, por ejemplo, de obtener embriones para congelar. Lamentablemente, cuando aún no existe un compañero, entiendo que no se pueden hacer embriones; en estos casos, podemos congelar sólo los tejidos ováricos.
Ahora bien, cuando una mujer tiene marido, por ejemplo, o cuando tiene una relación estable, diría yo, es perfectamente posible, si hay tiempo suficiente y si la enfermedad permite posponer el tratamiento contra el cáncer, lo que podría hacerse es estimular a la mujer con regímenes de estimulación especiales para obtener unos cuantos ovocitos para intentar hacer embriones a partir de estos.” Cuando, por ejemplo, la mujer es pospúber y si tenemos tiempo, podríamos imaginar la congelación de ovocitos también maduros que obtenemos, pero las técnicas para congelar ovocitos maduros no son muy buenas ni están bien establecidas, de manera que no deberíamos confiar sólo en la congelación de ovocitos maduros.
De cualquier manera, creo que si el oncólogo entiende que el régimen a utilizar destruirá el ovario, al menos debería intentarse conservar un ovario completo para evaluar la posibilidad de trasplantar ese tejido nuevamente en un futuro o, eventualmente, si no se puede retrasplantar ese tejido, intentar madurar los óvulos hasta el punto en que puedan ser fertilizados. Este no es un procedimiento rutinario aún, yo diría que el trasplante ha demostrado ser capaz de dar vida a partir de la maduración in Vitro, pero madurar los ovocitos al punto de ser fertilizables aún no ha sido alcanzado en la especie humana, aunque ha sido realizado con éxito en ratas y ratones, así que esperemos que en los próximos años las investigaciones nos brinden la posibilidad de llevarlo a cabo en humanos”, sostiene el Dr. Smitz.

Congelamiento de tejido ovárico

 “Los resultados que se han obtenido al día de hoy de un programa de congelamiento de tejido para pacientes con cáncer podría aplicarse a pacientes que simplemente quisieran conservar parte del tejido para más adelante. Por supuesto, el desperdicio resultante de todo el procedimiento es aún muy grande. Creo que todavía debemos ser muy claros en expresar que este es un procedimiento que está aún en una etapa experimental y que no puede prometerse que aquello que criopreservamos hoy para estos pacientes será sano, así que, tal vez, esta posibilidad no debería restringir a las pacientes de tener hijos a una edad razonable. Lo que quiero decir es que, no porque tengamos la técnica ahora uno va a aconsejar a las mujeres postergar su maternidad hasta muy adelante. Creo que este tipo de técnicas debería estar disponible sólo para casos excepcionales, como una especie de reaseguro, diría yo”, explica el Dr. Smitz
Hasta no hace mucho este procedimiento presentaba algunas dificultades pero la preservación en frío de óvulos ha sido mejorada en los últimos años y la técnica si bien aún no es segura, es la única opción. El Dr. Sergio Pasqualini, Director de Halitus Instituto Médico y Carlos Quintans, el Jefe de laboratorio, decidieron recurrir a una técnica de criopreservación probada anteriormente en ratones en Estados Unidos que consistía en reemplazar la mayor parte del sodio que generalmente contienen los medios de cultivo por la colina, una base orgánica, evitando así el efecto tóxico que el sodio produce sobre los ovocitos durante el congelamiento. “Cuando se efectúa la criopreservación, el agua se separa en estado puro, como hielo, mientras que las sales no se congelan y, en cambio, se concentran cada vez más e ingresan al ovocito a medida que se forma más hielo. Las altas concentraciones intracelulares de sodio pueden llevar a la destrucción del ovocito. Pero al sustituir el sodio por la colina, ésta no penetra en el óvulo y se evita entonces esa contaminación”, explica el Dr. Quintans.
Este trabajo realizado en el laboratorio de Halitus tuvo repercusión mundial, fue citado en varias publicaciones científicas y reconocido por investigadores en todo el mundo, tanto es así que el Dr. Carlos Quintans fue invitado al “First World Congress on Human Oocyte criopreservation” en Bologna, para exponer los resultados de la nueva técnica desarrollada por la cual ya nacieron 15 bebés en el mundo y de esos, 4 tuvieron lugar en Halitus Instituto Médico.

Trabajo en equipo con los oncólogos

 “Creo que definitivamente es el momento para que todos los departamentos oncológicos, y especialmente aquellos de oncología infantil, dejen en claro desde las edades más tempranas en adelante que la preservación de la fertilidad es algo muy importante y que se ha convertido en algo real hoy en día. Tenemos a nuestra disposición todas las posibilidades técnicas para congelar las células germinales de ya sean niñas o niños jóvenes, y es extremadamente importante hacerlo porque los tratamientos contra el cáncer en los últimos años se han vuelto mucho más agresivos con el objetivo de proporcionar una mayor sobrevida y, desafortunadamente, estos tratamientos agresivos suelen destruir todas las células germinales. Así que todos los oncólogos deberían estar al tanto de que en la mayoría de las clínicas de reproducción asistida existen técnicas para preservar la fertilidad de sus pacientes y que preferentemente ellos deberían ser el enlace con estos centros para juntos diseñar una estrategia buena y moderna en favor del paciente”, instó el Dr. Smitz.
 “La criopreservación para maternidad o paternidad diferida debe ser difundida y recomendada  para que aquellos pacientes que tengan un proceso oncológico o alguna enfermedad que haga que su medicación o la misma enfermedad amenacen su fertilidad puedan tener la posibilidad de la criopreservación para que el deseo de tener un hijo a futuro sea una realidad. Y si en su momento no criopreservaron las gametas o los embriones o el tejido no van a poder cumplir su sueño. No decirle al paciente que existe esta posibilidad, es quitarle oportunidades y cada persona debe consultar con su médico particular para asesorarse sobre lo que se puede hacer”, sostiene Pasqualini.

La ley italiana de criopreservación

En Italia, por otra parte, la ley recientemente implementada sobre criopreservación de embriones es muy restrictiva, es decir, no les permite colocar más de tres óvulos con los espermatozoides para intentar la fertilización porque la criopreservación no es una opción y, lograr más de tres embriones obligaría al descarte de los sobrantes. “De esa manera como muchas veces hay óvulos que no fertilizan o fertilizan mal se reducen las las chances de éxito del tratamiento, le quitan posibilidades a las parejas infértiles y prolongan muchas veces el tratamiento con un costo emocional y económico mucho mayor. Hoy la criopreservación de óvulos es otra opción para esto”, sostiene el Dr. Pasqualini.
 “La ley que recientemente salió en Italia tiene como resultado que ya no se les permite a los pacientes ni a los centros que tratan a éstos fertilizar  ovocitos que puedan ser implantados en la mujer en ese mismo ciclo. Esto significa que todos aquellos ovocitos extraídos durante ese mismo ciclo deberán ser congelados en lugar de criopreservar embriones normales. Ahora bien, el congelamiento de ovocitos no es aún una técnica de rutina bien establecida lo cual lleva a la paciente a perder muchas posibilidades de lograr embarazos normales luego de estos ciclos de tratamiento y, desafortunadamente, muchas de las pacientes se trasladan fuera de Italia, a los países vecinos, donde cuentan con las posibilidades normales que están disponibles en la actualidad”, expresa el Dr. Smitz.
Al día de hoy, criopreservar ovocitos es entonces una alternativa válida aún con mayores resultados que la preservación de tejido ovárico. Y, en la medida en que los avances a partir de la utilización de la colina seguramente se producirán otros que permitan aumentar la tasa de éxito, más aún si se criopreservan óvulos de mujeres que no presentan problemas de fertilidad y que, por lo tanto, van a responder favorablemente, en general, a la estimulación ovárica produciendo óvulos en buena cantidad y de buenas características.
Así, allí donde las tasas de fecundidad vienen bajando y las mujeres postergan su maternidad, congelar óvulos es una buena opción para el sueño de la familia que aún espera su momento de convertirse en realidad.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible