Contáctenos  


home :: Notas :: Disfunciones sexuales: más consultas, más jóvenes, nuevos tratamientos

Disfunciones sexuales: más consultas, más jóvenes, nuevos tratamientos
Buenos Aires, Jueves, 08 septiembre a las 11:00:00

Las disfunciones sexuales son trastornos del normal funcionamiento sexual, es decir, alteraciones en la Respuesta Sexual Humana. En la actualidad se sabe que más de la mitad de la población femenina y masculina padece o ha padecido en algún momento de su vida algún trastorno en su función sexual. Hoy en día mucho se ha avanzado en los tratamientos farmacológicos. Cuáles son esos avances y por qué son tan importantes.





El cuerpo es un mecanismo de relojería en todos sus sistemas y una pequeña falla en alguno de ellos puede provocar una disfunción que requiere de atención médica especializada y que, incluso, hasta puede tener una rápida solución.
“Las disfunciones sexuales, desde un punto de vista clínico-sexológico puro son casi las mismas de siempre:

  • Pérdida o disminución del deseo sexual
  • Dificultad para lograr la excitación (erección en el varón y sensaciones corporales y lubricación en la mujer)
  • Vaginismo
  • Anorgasmia
  • Eyaculación anticipada o diferida
  • Dolor durante la penetración o dispareunia
  • Aversiones, fobias sexuales y asincronía sexual de la pareja.

Pero actualmente un sexólogo se encuentra ante un desafío mayor que hace unos años y los métodos de tratamiento han debido actualizarse. Esto es, las disfunciones son las mismas pero se manifiestan de manera distinta porque debido al estilo de vida actual y al proceso sociocultural que la población experimenta han aparecido síntomas en relación con ciertas edades y géneros que hace algunos años no se veían. Por ejemplo, nunca se vieron tantos casos de disfunción eréctil y fobias sexuales entre los jóvenes como se están viendo ahora. Y tampoco era común tener tantas consultas por falta de placer durante el acto sexual como tenemos ahora, especialmente en mujeres de mediana edad, o sea entre los 35 y los 45 años”, comienza explicando la Dra. Beatriz Literat, médica sexóloga de Halitus Instituto Médico.

Crecimiento de las consultas sexuales

La consulta por temas sexológicos ha crecido, sin dudas, pero estos motivos de consulta han aparecido con mayor frecuencia en los últimos años y se deben a varios motivos, uno fundamental: La sexualidad ya no es un tema de adultos o de parejas. Literat expresa: “La cultura actual promueve que desde muy pequeños los chicos estén en contacto con mensajes sexuales a través de los medios y escuchando conversaciones de los mayores. Prácticamente ya no existen los temas “para mayores”; todo se habla abiertamente. Esto permite que lleguen mensajes al intelecto de niños que aún no tienen ningún recurso para filtrar ni procesar esta información. Por lo tanto, crecen con ideas que se transforman en creencias y que pueden ser muy confusas o determinar en ellos comportamientos que creen válidos aunque no lo sean”.

Consultas de ellos y ellas

Literat dice: “El modo de tratar una disfunción eréctil o eyaculatoria en un hombre requiere actualmente, en mi opinión, de una intervención del Sexólogo en los aspectos no sexuales de la relación y una o varias entrevistas con la pareja del consultante, porque si la actitud de la compañera no se modifica, el síntoma eréctil o eyaculatorio tampoco se va a modificar. Por ejemplo, hoy en día existen medicamentos para la disfunción eyaculatoria como la Dapoxetina, pero cuando le indicamos al paciente que la tome una hora antes de la relación sexual, suele decir “nunca tengo la certeza de que vamos a tener realmente relaciones”.
Hoy en día las mujeres también determinan cuando, cómo y los varones pueden sentir que no tienen el control de la situación. Eso puede crearle inseguridad y empeorar los síntomas o si no tenía ninguno, puede generarlos. Aparece muchas veces lo que llamamos “evitación fóbica” y el motivo de consulta es que la mujer dice que él no tiene deseo, que tiene la libido baja, sin darse cuenta de que el síntoma se creó con el aporte de la conducta de ella misma”.
Pero la consulta sexológica no es patrimonio de ellos. También las mujeres se animan más, incluso a edades más avanzadas.
“Cuando una mujer ha tenido muchas experiencias sexuales anteriores, generalmente entre los 20 y los 30 años, cuando llega a los 35 o 40 sus hormonas sexuales están estabilizadas o levemente descendidas respecto de la década anterior. Su curiosidad está saciada gracias a sus experiencias previas, de modo que su compañero actual debería marcar una gran diferencia para no perder en la comparación histórica. Cuando existen otros motivos de atracción además del sexo, las cosas pueden funcionar porque la sexualidad no tiene en sí misma tanta carga, sino que es un vehículo más para expresar sentimientos, pero si la pareja pretende privilegiar la genitalidad como parámetro de lo bien que están juntos, aparecen las consultas”, menciona la especialista.

Diagnóstico y novedades en tratamientos

Ahora bien, ¿cómo saber que estamos frente a una disfunción sexual? La única forma de diagnosticar correctamente una disfunción sexual, es consultando al especialista, el Sexólogo/a Clínico/a. Si este profesional es un médico, tiene la ventaja de poder solicitar a los pacientes, después de un interrogatorio bien dirigido, estudios de laboratorio que permitirán el diagnóstico de enfermedades sistémicas que son, muchas veces, las causantes de las disfunciones. También podrá evaluar con criterio científico si los medicamentos que pudiera estar tomando el/la paciente son la causa del trastorno.
“Es muy importante que los pacientes puedan seleccionar un profesional idóneo que llegue rápidamente al diagnóstico y les ofrezca un tratamiento breve. Es difícil que en sexología los tratamientos sean prolongados”, agrega Literat.

Consultada sobre los nuevos tratamientos disponibles, Literat comenta: “La Dapoxetina para la eyaculación precoz es lo más reciente llegado al país. También los tratamientos para la disminución de la libido en la andropausia masculina, como los parches de Testosterona. Incluso existen distintas fórmulas de vasodilatadores para las disfunciones eréctiles -ya no es necesario tomar la pastilla 1 hora antes de…- y fármacos fitoterapéuticos para estimular la excitación sexual en hombres y mujeres, además de geles de acción local para estimular la excitación y llegar al orgasmo más fácilmente”.

Sin embargo, la médica insiste en la necesidad de consulta: “Yo diría que todo medicamento tiene su indicación precisa y su paciente al que se le prescribe; es muy importante contar con recursos farmacológicos que de inmediato producen un cambio, aunque los pacientes saben que los tratamientos sexológicos, por lo menos los que realizamos en Halitus, son integradores y abarcan los aspectos biológicos del síntoma y los aspectos vinculares de la pareja, además de proveer la información y orientación científica sobre el propio funcionamiento sexual y el manejo de nuevas técnicas que desconocían. Lo importante es que los pacientes sepan que en la gran mayoría de los casos hay soluciones en un plazo muy corto de tratamiento”.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible